Deportes

El dolor de un equipo habituado a la victoria

En diez años, la Argentina había participado en 15 torneos y no había bajado del cuarto puesto.

ESTAMBUL (De un enviado especial).- No fue la caída más abultada en los Mundiales. Tampoco significó la eliminación más temprana. Ni siquiera se trató de la derrota más amplia para la Generación Dorada. Sin embargo, el duro traspié ante Lituania se vivió casi como si hubiera sido más que todo eso. Para este grupo de jugadores, acostumbrados a estar en los primeros lugares desde hace ya tiempo, haber perdido en esta instancia y por esa diferencia de puntos parece ser demasiado. Su orgullo no les permite aceptarlo. Y algo similar pareció vivir el público argentino, que ya se ilusionaba con la presencia del equipo -una vez más- en las semifinales de un torneo importante. 

En los últimos diez años, la Argentina se acostumbró a estar siempre en los primeros planos. Durante ese período compitió en 15 torneos y en ninguno de ellos finalizó por debajo del cuarto puesto. Más aún, en uno solo terminó en el cuarto lugar (Mundial de Japón 2006) y, en el resto, siempre escaló hasta el podio. 

La serie comenzó en 2001, en el Sudamericano de Valdivia, Chile. Al título en ese torneo luego le siguió el del Premundial de Neuquén. Fue el punto de partida para un equipo que pronto se acostumbraría a éxitos de mayor relevancia. Al año siguiente, un fallo arbitral lo dejó con un sabor amargo y la medalla plateada en el Mundial de Indianápolis. 

Pero en 2004 llegaría la gloria máxima, el escalón superior al que llegó esta selección. La medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas significó superar cualquier objetivo que se hubiera planteado a priori. Hasta ese momento, se había llegado a todas las finales disputadas en esos años. 

Recién en 2006 debió conformarse con no animar una definición. Aunque estaba lejos de ser frustrante, el cuarto lugar en el Mundial de Japón les pareció poco a estos muchachos que volvieron a colgarse otra medalla en Pekín 2008, aunque esta vez de bronce. 

Tantos éxitos sostenidos a lo largo de los años parecieron elevar al equipo a otro nivel, distante de lo que había marcado la historia hasta ese momento. Tal fue la diferencia que parece perdida en el pasado la ausencia en los JJ.OO. de Sydney 2000 por no clasificarse. 

La eliminación de ayer, en cuartos de final, parece demasiado poco para este equipo. Sobre todo por la abultada diferencia que le sacó Lituania a un equipo acostumbrado a emparejar situaciones con su actitud. Pero no fue la máxima derrota de la Generación Dorada, que ya había sufrido dos mayores diferencias en contra. En ambas, el verdugo había sido Estados Unidos. En el Preolímpico de Puerto Rico de 2003, la Argentina cayó por 33 puntos (106-73), y en el Preolímpico de Las Vegas de 2007, por 37 (118-81). 

Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|08:02
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic