Deportes

Estados Unidos espera al ganador en semifinales

Los norteamericanos vencieron a Rusia por 89-79, en un encuentro con un primer tiempo ajustado, luego resuelto por los estadounidenses, que hace 16 años no ganan un Mundial.

Estados Unidos derrotó hoy a Rusia por 89-79 y se clasificó para las semifinales del Mundial de básquetbol de Turquía, instancia en la que se medirá con la Argentina o Lituania, que se miden a continuación. 

El equipo norteamericano rompió el partido cuando se aplicó en defensa y buscó el contragolpe. En ataque, se destacó de nuevo Kevin Durant, que anotó 33 puntos. 

Rusia, sin nada que perder, salió descarada buscando el aro rival con rápidas transiciones, decidida a ir al cara a cara ofensivo. 

Apoyado en los tripes de Sergey Bikov, en la dirección de Dimitri Khvostov y en el poder cerca del aro de Timofey Mozgov, para el que Estados Unidos, sin pivotes puros, no encontró respuesta, Rusia dominó el ritmo y el marcador los primeros minutos. 

Rusia mandaba en los rebotes y a 1:25 para el final del cuarto también en el marcador por 23-20. 

Estados Unidos empató al final (25) gracias a Kevin Durant, 

Poco cambió al inicio del segundo cuarto y Rusia alcanzó los cinco de ventaja (35-30) a 4:48 para el final, lo que llevó al técnico estadounidense a solicitar tiempo muerto, a dejar las rotaciones a un lado y a pedir más agresividad defensiva a su cinco titular. 

Surtió efecto. El equipo NBA se aplicó, secó a Rusia, sin Mozgov por dos faltas personales, y logró un parcial de 12-0 que le sirvió para alcanzar su máxima ventaja (42-35). Durant alcanzó los 19 puntos y Estados Unidos se marchó al descanso con un más tranquilizador 44-39, pese a la desventaja en el rebote (29-22). 

En el tercer cuarto, Estados Unidos comprendió que debía ganar el partido desde la defensa. Intenso y concentrado, aprovechó una buena racha para ampliar la ventaja ante una Rusia que sufría para encontrar vías de anotación. 

A 4:21 minutos para el final, el campeón olímpico se escapó 58-47 y con siete puntos seguidos de Russel Westbrook, muy intenso en la marca, la diferencia se alargó hasta el 65-50. Y todo desde la defensa, que forzó 15 pérdidas rusas, y el contragolpe, y sin la necesidad de Durant, menos decisivo. 

Rusia perdió la fe y Estados Unidos se limitó a mantener la concentración. La diferencia se estiró hasta los 18 puntos (79-61). 

El conjunto europeo se acercó a 12 (84-72) a falta de 3:28, pero Durant, con cinco puntos seguidos, apagó cualquier intento de rebelión y metió a su equipo en semifinales, manteniendo vivo el deseo del equipo NBA de recuperar el oro mundial después de 16 años de sequía. 

(*) Información provista por www.Canchallena.com

Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:35
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes