Deportes

Lituania, un país donde el básquet es más que básquet

Argentina tendrá como adversario en cuartos de final a un país acostumbrado a un papel secundario en el ámbito deportivo salvo en el básquetbol, donde sí es una potencia muy respetada y la pasión de sus hinchas es conocida fuera de sus fronteras.

Sólo en términos de catarsis colectiva se explica que un pequeño territorio de poco más de tres millones de personas aporte desde hace décadas grandes nombres al panorama internacional y constituya una referencia constante para los buenos aficionados.

‘Más que un deporte, allí el básquet es una religión. Tienen grandes equipos, grandes talentos y jugadores con carácter. Da igual que tengan muchos menos habitantes que nosotros o que otros países, siempre consiguen nuevas figuras‘, apuntó el técnico argentino, Sergio Oveja Hernández.

Esa ‘religión‘ provoca que los partidos del Mundial sean seguidos como auténticos acontecimientos y que noticias recientes como la elección de su ex estrella Arvydas Sabonis para entrar en el Salón de la Fama de la FIBA hayan ocupado un espacio muy destacado en la prensa y la televisión del país.

Desde su independencia de la Unión Soviética a principios de los noventa, el país ha sumado tres bronces olímpicos (1992, 1996, 2000) y ha quedado a punto de las medallas, como cuarto, en dos citas (2004, 2008). En Mundiales, su mejor resultado es la séptima plaza de hace cuatro años en Japón-2006.

En los campeonatos europeos, ha sido campeón una vez en su etapa reciente (2003) y subcampeón otra (1995), recogiendo el testigo de los recordados equipos que alcanzaron la gloria en los años treinta, cuando el país era independiente antes de pasar a la URSS.

Fue entonces, en 1937 y 1939, cuando el país fue monarca del continente. En el segundo torneo estaba el mítico Pranas Lubinas, un ídolo para varias generaciones, considerado como el ‘abuelo‘ del básquetbol lituano.

Durante los años en la Unión Soviética, los jugadores procedentes del pequeño territorio báltico brindaron una importante aportación. En el oro de la URSS en los Juegos de Seúl-1988 tuvieron por ejemplo un peso muy importante hombres como Sabonis, Valdemaras Homicius o Rimas Kurtinaitis.

En el Mundial de Turquía, son uno de los equipos aún invictos y Linas Kleiza, soberbio el martes con 30 puntos para ganar a China (78-67) en octavos, es la estrella junto a Mantas Kalnietis, amenazando la continuidad de los argentinos en la gran cita planetaria.

La pasión lituana por el deporte de la canasta se traslada a las gradas y su hinchada en una de las más numerosas y ruidosas, llenando de verde la tribuna y desplegando en sus partidos una gran bandera con los colores -amarillo, verde y rojo, en franjas horizontales- del país.

Hasta los periodistas se contagian y los días de partido de su equipo nacional muchos acuden a trabajar al estadio con camisetas de su país, demostrando que el básquet, en Lituania, es algo más que básquet.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|14:30
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|14:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic