Deportes

El Partido de otra Galaxia: un perfecto show, pero con desorden y poco fútbol

El evento que revolucionó a San Luis durante un día fue un excelente combo de espectáculo mediático, inédito para la Argentina. Pero también mostró algunas falencias organizativas y en la actuación de la Policía puntana. Mirá videos con los detalles del evento.

No hay dudas de que el famoso "Partido de otra Galaxia" fue un show, un espectáculo de pies a cabeza. Y todo lo que rodeó a este evento se pareció mucho a ese glamour que envuelve a la mágica NBA en los Estados Unidos, pero en versión sudamericana.

Por unas horas, San Luis realmente pareció "otro país", como suelen repetir, una y otra vez, los hermanos Rodríguez Saá. Aviones privados, vuelos charter, superestrellas del fútbol mundial, mucha prensa argentina y alguna de varios rincones del planeta. Todo un combo digno de un país europeo o del Primer Mundo. Pero no: era San Luis.

La presencia de Lionel Messi, de Ronaldinho, de Sebastián Verón, de Martín Palermo, del brasileño Wagner Love, entre otras estrellas de la pelota, produjo un golpe de efecto muy fuerte entre los fanáticos y el público en general que se acercaron a San Luis para disfrutar de este show.

Que Ronaldinho y sus amigos, y Lionel Messi y los suyos hayan pisado suelo puntano no fue un dato menor para quienes viven en el oeste argentino. Era casi una utopía pensar que esas piernas tan cotizadas se dieran una vuelta por este rincón de Sudamérica. Pero aquí estuvieron, traídos, claro, por la empresa Movistar y un puñados de otras que no son tan grandes.

Había que verle la carita a los chicos y jóvenes puntanos que se acercaron al hotel Potrero de los Funes (donde se alojaron por unas horas los jugadores) para tratar de conseguir un autógrafo de sus ídolos, o aunque más no sea, tocarlos. Acostumbrados a la tranquilidad, ayer estuvieron revolucionados, eufóricos, felices, más allá de que luego no pudieran ira a verlos al estadio Juan Gilberto Funes.

Sin embargo, y pese a que este evento tuvo su costado positivo (movilizó como pocas veces a San Luis) con la llegada de turismo por un día, con más trabajo para los hoteles, para los restoranes, para los taxistas, el mentado "Partido de otra Galaxia" también mostró su faceta gris. Quizá haya sido porque un espectáculo de esta magnitud nunca había llegado a San Luis o porque el furor de la gente muchas veces es incontrolable.

Pero lo cierto es que en muchas ocasiones la organización se desbordó. No tanto en las horas previas al partido (incluye la espera y la llegada de los jugadores al hotel), sino en lo que sucedió luego en el estadio de La Punta. Y aquí es preciso hacer una aclaración: la Policía puntana colaboró para que el desorden fuera aún más grande.

El operativo de seguridad afectaba a unos 300 policías y gran parte de ellos estaban apostados en el estadio. Pero era tanta la confusión que tenían los hombres de azul en algunos momentos (quizá provocada por la misma efervescencia del público o porque ellos tampoco habían visto a Ronaldinho o a Messi a dos metros de distancia) que, por ejemplo, en el campo de juego había más personas particulares, amigos de jugadores o de organizadores que periodistas o trabajadores de prensa en general.

En síntesis: la llegada de las estrellas del fútbol fue una satisfacción para quienes viven en San Luis y sus alrededores. El "Partido de otra Galaxia" quizá sea recordado para siempre por los que pudieron disfrutarlo de cerca. San Luis vivió un día revolucionado, inédito, de muchas emociones. Pero también es cierto que muchos no olvidarán que no todo fue color de rosa desde el punto de vista organizativo.

Un partido demasiado amistoso

Si bien hubo algunos destellos de calidad de Ronaldinho, Verón, Wagner Love o alguna "locura" de Palermo, que arrancaron aplausos y ovaciones de las tribunas, el "Partido de otra Galaxia" quedó en deuda desde el punto de vista futbolístico. El show le ganó al juego y eso se notó dentro del campo.

El golazo de Leandro Lázzaro (al cabo, el único grito de la noche), uno de los tres jugadores argentinos que juegan hoy en la Argentina, fue uno de los pocos momentos de emoción que entregó el duelo, donde hubo mucho de espectáculo y lujos y poco de buen fútbol. Quizá sea porque muchos deben volver a jugar en sus clubes en breve, otros están de vacaciones y, lo más importante, sus piernas casi valen oro. El show eclipsó al juego.

Después de todo, eso fue el Partido de otra Galaxia: un perfecto show, que muchos disfrutaron a pleno y otros no tanto. Un espectáculo que en este rincón del planeta sólo se podía ver por televisión y ayer hubo argentinos que lo que sintieron tan cerca que San Luis parecía cualquier país de Europa.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|19:55
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016