Deportes

Invadidos por las redes sociales

La llegada de Twitter al plantel argentino revolucionó el ambiente en Turquía; igual, no todos lo ven con buenos ojos.

ESTAMBUL (De un enviado especial).-"Un día enciendo mi computadora y empiezan a saltar nombres de personas que ni conocía. «¡¿Qué pasó?!», pensé. ¡Se volvió loca la compu! No entendía nada. Resulta que Fabricio [Oberto], que comparte habitación conmigo, me había abierto una cuenta de Twitter." El relato de Carlos Delfino, hoy uno de los integrantes del seleccionado nacional que más seguidores cosechó en esa red social, sirve para ingresar en un mundo muy particular que permanece en la intimidad del plantel. 

Oberto es el líder de la banda de los "twitteros" y capaz de subir fotos, videos, dar charlas sobre el tema y hasta organizar fiesta entre los fans de los 140 caracteres. En Córdoba, hace dos meses, juntó 400 personas que bailaron al ritmo de la música que él mismo eligió. "Fue un éxito, en cualquier momento hago otra", dice el pivote cordobés, que tiene más seguidores (363.221) que otro especialista como Manu Ginóbili (303.158). "Esto me convenció más que el Facebook, es algo más resumido, simple y concreto", aclara Oberto. 

Manu hizo con Chapu Nocioni lo mismo que Oberto con Delfino. Hace unos meses, cuando se encontraron en San Antonio, durante un partido de la NBA, el santafecino contó: "Todo lo armó él, yo no toqué nada; me abrió la cuenta, eligió el nombre, armó el perfil y subió la foto", dijo sin esconder la sonrisa el propio Chapu. "No soy muy bueno para esto, pero ahora, mientras estuve lesionado, mejoré un poco. A mí me gusta cuando hay un contrapunto, ahí me prendo." 

Uno de los casos más particulares en Twitter es el de Luis Scola (41.986), que aceptó haber abierto un una cuenta pese a que mucho no le gusta. "Me aconsejaron, casi me obligaron a entrar en la nueva tendencia para no quedar fuera del mundo", afirmó, sin especificar quién lo impulsó, pero suponemos que fue algún asesor de imagen de la NBA. 

Otros adeptos de este plantel son Juan Gutiérrez (3643) y Román González (3375), que empezó a escribir mensajes casi simultáneamente con su ingreso en la preparación para el Mundial y ya acumuló muchos seguidores. 

Lo extraño es que mientras un grupo se divierte y entretiene con el celular o la computadora mandando twitters, hay otros integrantes del seleccionado que no entienden nada sobre el tema. "Me parece una estupidez, estás muy expuesto. No estoy en ninguna red social", afirma el entrerriano Paolo Quinteros, cuya mejor red de comunicación es el infaltable mate que viaja por el mundo. "Yo, sólo messenger.", señaló Pancho Jasen. "Nada, no manejo ni una. No tengo ni idea", acepta Leo Gutiérrez. 

"Yo soy un clásico y medio antiguo. No soy como los chicos de la NBA. El Twitter es una moda más norteamericana que de Europa. Yo sólo uso la computadora para navegar por Internet", aclaró Pablo Prigioni. 

Pero, sin dudas, la respuesta más simpática la dejó el correntino Federico Kammerichs, cultor del humor fino o grotesco, según la situación: "Todo esto me supera, es demasiado. Le tengo terror a la tecnología. ¿Sabés qué?, tengo miedo de convertirme en un Neanderthal muy pronto. Te cuento algo: ni celular uso. El otro día, nos bajamos en el aeropuerto de Barajas y me puse a buscar un teléfono público. Soy medio raro, decime, ¿vos, qué opinás?". 

Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|15:21
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|15:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic