Deportes

Bajo bandera

Rubén Magnano heredó de su padre un fuerte sentimiento nacional y, en la cuenta regresiva del choque ante Brasil, dice sobre el partido de octavos: "son las vicisitudes del deporte".

ESTAMBUL.- En una de las tantas charlas mantenidas con Rubén Magnano cuando era entrenador de nuestro seleccionado nacional, el cordobés, nacido en Villa María, el 9 de octubre de 1954, confesó que su padre, un hombre de campo, le había inculcado desde muy chico un enorme respeto y orgullo por nuestros símbolos patrios. "La bandera, la escarapela y el himno argentino significan mucho para mi viejo", dijo hace algunos años el ahora técnico de Brasil. "Por eso, cuando escucho las estrofas de nuestro himno siento una fuerte emoción", agregó aquella vez. 

Se recuerda la historia a propósito del crucial choque que el martes próximo sostendrán la Argentina y Brasil por los octavos de final del campeonato mundial, una situación difícil de sobrellevar para el técnico que condujo las mayores hazañas de la Generación Dorada. "Son las vicisitudes del deporte. Hoy estoy del otro lado y no me arrepiento de la decisión que tomé de dirigir a Brasil, pero soy un ser muy sentimental y por eso siempre pensé que éste era el cruce que menos quería que se diera", aseguró. 

Varios integrantes del plantel argentino afirmaron que Magnano siempre preparaba de manera especial los encuentros contra los brasileños. "Es un clásico y siempre fuimos los rivales a vencer, en el básquetbol como en el fútbol. Incluso yo viví muchas definiciones de campeonatos sudamericanos, dirigiendo a Atenas y frente a clubes brasileños", recordó el cordobés, que ayer se alojó en el mismo hotel que la delegación argentina y ya se cruzó con varios de sus ex dirigidos. "Mantengo una buena relación a la distancia con ellos", agregó. 

Vale recordar que durante los diez años que fue asistente técnico del equipo argentino antes de tomar el cargo de coach principal, en 2001, a Magnano le tocó secundar por varias temporadas a Guillermo Vecchio, el entrenador que más sentido patriótico les inculcó a los jugadores. "Ustedes son soldados de la patria y tienen que defender la celeste y blanca con sus vidas", solía arengar el DT en algunos entrenamientos. Magnano se hizo a la par de Vecchio y festejaron juntos el primer éxito argentino ante Brasil, después de 13 años. Fue en 1993, durante el Premundial de Puerto Rico, donde nuestro seleccionado obtuvo la medalla de bronce tras vencer al clásico rival. 

Aquel fue todo un acontecimiento para el básquetbol nacional, tanto como la epopeya de 2001, en Valdivia, Chile, donde la Argentina volvió a conseguir el cetro sudamericano después de 14 años y en una final contra Brasil. ...se, justamente, fue el primer torneo dirigido por Magnano en la selección. Días después lograba el Premundial de Neuquén de manera invicta (10-0) y la clasificación para Indianápolis 2002. 

Allí también, como ahora en Turquía, se cruzaron los clásicos rivales en cuartos de final, un día después de que nuestro seleccionado le provocara la primera caída de su vida a un combinado de la NBA. "Si mañana no le ganamos a Brasil, este éxito no tendrá tanto valor", había expresado por entonces el cordobés en aquella histórica noche del Consejo Fieldhouse de los Indiana Pacers. Imborrable para el básquetbol del mundo. 

"Los jugadores argentinos me dicen que me ven raro; debe ser por la vestimenta", sonríe el entrenador cordobés, como tratando de escaparle a tanta presión generada por el cruce. Claro que, para su tranquilidad, ya recibió la aceptación de su padre, que ahora vive en Córdoba y que poco puede ver los partidos porque los 80 años arruinaron su vista. "Mi papá me dijo que ahora es hincha de Brasil", confesó Magnano. El amor de padre está por encima de cualquier bandera y sentimiento patriótico, por supuesto. 

El encuentro con Gabriela Sabatini 

En Estambul, después de la victoria ante Croacia, Rubén Magnano fue de compras con su familia, que lo acompaña por primera vez en una competición. Allí se cruzó con Gabriela Sabatini y después de una distendida charla, la ex tenista lo despidió con un amigable "Que gane el mejor". 

Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic