Deportes

Haedo terminó tercero en la séptima etapa de la Vuelta a España

El italiano, Alesaandro Petacchi, sumó su vigésima victoria en la ronda española, Cavendish se volvió a quedar a las puertas de la victoria y el argentino logró un meritorio tercer puesto.

Alessandro Petacchi se llevó su vigésima etapa en la Vuelta a España imponiéndose al sprint a un Cavendish que volvió a pecar de inexperiencia en la recta final y vio como el viejo rockero italiano se hizo con la última oportunidad para los sprinters antes de afrontar el temible Xorret de Catí.

A sus 36 años de edad, Ale-Jet, su mote en el pelotón, volvió a demostrar que el que tuvo retuvo en una época en la que los jóvenes (Cavendish, Farrar y Hutarovich) dominan una disciplina reservada históricamente para hombres curtidos en mil batallas.

Precisamente, esa experiencia fue la que le dio a Petacchi su segunda alegría de la temporada tras sus dos victorias en el Tour. Su equipo, el Lampre, esperó a que el Columbia desgastase toda su maquinaria para coger el mando del pelotón en el último kilómetro y hacer un treno a Petacchi como el que disfrutaba en sus buenos tiempos en Fassa Bortolo.

Tal fue el ritmo que hubo más de un corte en el pelotón, aunque sin consecuencias para los favoritos. Con las alas desplegadas hacia la pancarta final, el italiano cerró la puerta a un Cavendish que intentó colarse por el exterior pero que se encontró de morros con la elegancia de Petacchi que ya suma 20 victorias en la Vuelta, a sólo una de sus triunfos en el Giro.

Cavendish no pudo aprovechar la oportunidad de cerrar su ciclo de victorias individuales en las tres Grandes y tendrá que esperar a la duodécima etapa con final en Lleida para intentar sumar su primer triunfo individual en la ronda española antes de dirigirse hacia uno de sus principales objetivos del año, el Mundial.

El pelotón, alejado de las luchas internas entre los sprinters, disfrutó de un día de transición. Jorge Martín Montenegro, Martin Pedersen, Dominik Roels y Vladimir Isaichev protagonizaron la escapada del día, una fuga que llegó a contar con más de diez minutos de diferencia, pero que acabó muriendo a pocos kilómetros de la meta, algo demasiado habitual en lo que llevamos de Vuelta.

Cambio de rumbo

Afortunadamente para los escapados, la Vuelta entra en terreno para las emboscadas y deja atrás los días de los velocistas. Uno de los luchadores por excelencia en este tipo de etapas, Juan Antonio Flecha, tuvo que abandonar por un proceso vírico que ya dejó fuera de carrera a sus compañeros Augustyn y Swift.

La próxima etapa, además, se presume apasionante para los hombres fuertes de la general con la llegada final en Xorret de Catí, 3,8 kilómetros de ascensión al 11,5 por ciento con tramos de hasta el 22 por ciento ideales para que Purito e Igor Antón comiencen a defender la reputación española ante la brigada de extranjeros.

En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic