Deportes

Jugar la copa en medio del ramadán

El torneo tiene cinco selecciones que profesan la religión islámica, aunque no respetan las tradiciones en el torneo.

KAYSERI (De un enviado especial).- Esta es la primera vez en 16 ediciones que un Mundial de básquetbol se disputa en un país donde la mayoría de sus habitantes (90 por ciento en Turquía) son musulmanes. Pero también sucede que nunca hubo tantos seleccionados que representasen a naciones que profesan esa religión islámica, tal es el caso de la propia Turquía, Líbano, Túnez, Irán y Jordania, estos tres últimos, debutantes 

Sin embargo, más casualidad es que justo el certamen se juega durante el Ramadán (entre el 11 de agosto y el 8 de septiembre), considerado el período en el que se debe ayunar desde que sale hasta que se pone el sol. Ya nos pasó que nuestros jugos gástricos se prepararon al mediodía para un buen almuerzo y no encontramos ningún restaurante que nos sirviera comida. Lo insólito es que esos lugares están abiertos, con sus mozos listos y todo, pero no sirven ningún tipo de alimentos hasta el anochecer. ¿Para qué están allí? Eso nos preguntamos nosotros también. 

El ayuno incluye no tomar agua siquiera, no mantener relaciones sexuales ni provocar encuentros de diversión. La primera de esas condiciones, al menos, es casi imposible cumplirla para los atletas de alta competencia, que deben jugar partidos durante casi dos horas todos los días. Recordamos que en la NBA, durante el época del Ramadán, el legendario pivote de los Lakers en la década del 80, Kareem Abdul Jabbar, evitaba beber, a riesgo de deshidratarse, durante algún cotejo de horario vespertino. 

Aquí es difícil mantenerse totalmente fiel a la religión, pero los jugadores tienen la oportunidad de redimirse cumpliendo con la abstinencia en otro momento del año que ellos elijan. Por eso, jordanos, turcos, iraníes, tunecinos y libaneses ingieren líquidos en los tiempos muertos de cada juego sin problema. 

También es cierto que se puede seguir siendo musulmán sin respetar estas ceremonias tradicionales, como los cristianos solemos no hacer el ayuno durante el Viernes Santo. De hecho, dicen aquí que sólo un 50 por ciento o menos de la población mantiene fidelidad a esas costumbres. Mucho menos pueden cumplir los atletas mundialistas los cinco rezos diarios que impone el Ramadán. Desde ya que el de media tarde los suele encontrar jugando y el de la 4 de la mañana, durmiendo. 

Para cada uno de esos cinco rezos existe un llamado del Imán (especie de párroco), que convoca a los fieles con sus oraciones por altoparlantes a todo volumen que surgen al unísono desde cada una de las casi 200 mezquitas de Kayseri. Cuando eso sucede, hasta los cristianos del primer sueño pegamos un salto de la cama. 

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|13:39
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016