Deportes

"La mejor manera de respaldar a Borghi era ganándole a Vélez"

Caruzzo se mostró conforme con la victoria de Boca, y explicó que esa era la única manera que tenía el plantel para demostrarle apoyo al Bichi.

El defensor Matías Caruzzo celebró hoy el alivio que significó el primer triunfo boquense del campeonato ante Vélez Sarsfield por 2 a 1, y afirmó que esa reacción futbolística fue la mejor manera de apoyar al entrenador, Claudio Borghi. 

"Nadie salió a respaldar al técnico en la semana porque sabíamos que la mejor manera de hacerlo era dentro del campo de juego. Haber ganado es lo más importante de todo, ya que eso nos va a permitir pensar en lo que viene con otra tranquilidad", expresó Caruzzo, en diálogo con radio La Red. 

El líbero consideró que "era el momento justo para lograr un cambio", tras el empate y las dos derrotas en las primeras tres jornadas. 

"Sabíamos que sería el partido para ver en dónde estábamos parados realmente y lo tomamos como una final; tuvimos la suerte de encontrar un buen funcionamiento y, lo que es mejor, un resultado positivo", manifestó el bonaerense. 

El futbolista, de 26 años, es conciente de que haber conseguido sólo cuatro 4 puntos de los 12 que puso en juego el Apertura hasta el momento "no es lo esperado", pero confía en que el "Xeneize" podrá "seguir con la levantada". 

"Es feo acostumbrarse a que te vaya mal y por suerte nos dimos cuenta de que necesitábamos una reacción en el momento justo. Es muy importante haber vuelto a ganar en La Bombonera", agregó. 

Caruzzo espera que con el correr de las fechas la última línea de la formación dispuesta por Borghi vaya mejorando su coordinación e impermeabilidad. 

"A pesar de las críticas, vamos a ir progresando con el rodaje. Se habla de identidad y hasta de tradición, pero es difícil encontrar algún club que históricamente se haya defendido con tres hombres", señaló. 

En tanto, elogió la calma que les transmite el "Bichi" Borghi a sus dirigidos, algo esencial en Boca, ya que, "al principio, a todos los impacta la magnitud que alcanza cada cosa que ocurre, tanto las buenas como las malas". 

"Gracias a él, hoy tengo otra tranquilidad y me siento a gusto. Estoy contento de tener el privilegio deportivo que es vestir la camiseta azul y oro", concluyó Caruzzo. 

En Imágenes