Deportes

Sabe ganar, otra virtud en medio de la adversidad

No fue la mejor producción de la Argentina, pero el coraje y la capacidad para superar todas las dificultades le permitieron sacar adelante un juego muy complicado ante Australia e imponerse por 74-72; hoy, frente a Angola.

KAYSERI.- Quitémonos el exitismo de adentro, saquémonos la camiseta y evaluemos lo sucedido ayer como si ese triple final de Adam Gibson, que boqueó en el aro, hubiese entrado en el último segundo. ¿Qué habríamos dicho de la derrota? Simplemente que la Argentina cerró mal el partido y desperdició un esfuerzo ciclópeo con una errónea reposición desde la mitad de la cancha, con sólo 3 segundos por jugarse y dos puntos de ventaja. Ese pase de Pancho Jasen a Luis Scola, que terminó fuera de la cancha y le dio vida al rival, pudo resultar muy perjudicial a la vista de la paridad existente en el Grupo A del Mundial, en el que ayer Alemania le ganó al gran candidato, Serbia. Hasta tácticamente estuvo mal elegida la opción, porque Scola no estaba con el perfil ni la libertad adecuada para recibir con seguridad ese balón.  

Ahora bien, ¿se merece una crítica dura esta maltrecha selección, que navega tapando los agujeros de todo tipo en una embarcación que hace agua por culpa de las infortunadas lesiones y enfermedades? No, seguro que no. Si los imponderables vienen en contra, ayer se sumó la descompostura intestinal del ausente Fabricio Oberto. Merecida la cuota de suerte y que ese triple de Gibson no haya entrado. "¿Si me asustó la salida de Prigioni por un golpe en la rodilla? Cómo no, si ya me asusto hasta cuando uno estornuda". La frase de Sergio Hernández no puede ser más gráfica. Una a favor de los pobres, bien podría decirse, después de tanta malaria.  

Aclarado esto, analicemos el segundo valiosísimo triunfo de la Argentina sobre Australia, por 74 a 72, que lo dejó como líder del Grupo A y con inmejorables posibilidades de ganarlo, aunque ningún partido le será fácil, ni siquiera el de hoy, a las 15.30, hora de nuestro país, frente a Angola.  

La Argentina se llevó un triunfo muy valioso

Otra vez los nuestros debieron exigirse y entregar hasta la última gota de sudor para equilibrar la despareja lucha contra adversarios de gran talla física, buenos tiradores a distancia y doce jugadores saludables y disponibles. La Argentina utilizó diez, pero algunos sólo pudieron actuar pocos minutos (Juan Gutiérrez, Paolo Quinteros y Luis Cequeira jugaron 5 minutos cada uno), porque no rindieron lo esperado o tácticamente no era aconsejable su permanencia en la cancha.  

Por eso, otra vez fueron los tres mosqueteros de siempre los que sostuvieron el peso de la lucha (Scola, Prigioni y Delfino), más un cuarto hombre que por roce internacional y temperamento cumplió una de sus mejores actuaciones dentro de la Generación Dorada: Leo Gutiérrez.  

*Información provista por canchallena.com

Copyright 2010, SA LA NACION

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|03:40
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|03:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016