Deportes

La Argentina sufrió, pero superó el debut por su característica actitud ganadora

En Kayseri, el conjunto de Hernández venció 78-74 a una sólida Alemania y consiguió un buen impulso anímico para el resto del Mundial; Delfino, con 27 puntos y 8 rebotes, fue el más destacado

El resumen de la victoria argentina:

La Argentina apeló a su amor propio y característica actitud ganadora para resolver favorablemente un debut durísimo ante Alemania en el Mundial de Turquía. En un final infartante, frente a seis mil personas en el estadio Kadir Has y con una gran actuación de Carlos Delfino, el equipo de Sergio Hernández se impuso por un angosto margen en el comienzo del torneo al superar a Alemania por 78 a 74. Fue una victoria clave en lo anímico -sobre todo, porque hace 48 horas recibió el mazazo de la baja de Chapu Nocioni- para encarar el resto del certamen con mayor confianza.  

Pese a algunas desatenciones en la rotación defensiva y un regular trabajo en el poste bajo con los rebotes (36-29 ganó el rubro Alemania), la Argentina se impuso por ese ADN que lo caracteriza hace una década: esa entrega, sacrificio y determinación para sobreponerse en situaciones límite.  

Delfino, con 27 puntos y 8 rebotes en 38 minutos, fue la figura en los números, y sobre el final, sentenció el partido con tres tiros libres en dos jugadas. Mañana, a la misma hora (15.30 de nuestro país), la Argentina enfrentará a Australia, que hoy superó por la mínima diferencia (75-74) a Jordania.  

El comienzo fue auspicioso para la Argentina (gracias al aporte ofensivo de Oberto y Scola, y del buen trabajo de Prigioni, la selección pudo sacar una leve ventaja 23-18 el 1er cuarto), pero cerró mal la primera mitad, cediendo el 2° sobre el final con un triple de Green, que le dio a los germanos la ventaja de 42-39 al entretiempo.  

La reacción llegó enseguida, con un brillante tercer período -lo mejor del equipo de Hernández- del banco argentino (Kammerichs, Cequeira, Paolo Quinteros y Leo Gutiérrez se lucieron) para ponerse al frente y gozar, por momentos, de una ventaja superior a los 10 puntos. Allí, la Generación Dorada, a seis años de la consagración en Atenas, demostró de qué está hecha.  

Pero el seleccionado volvió a dormirse en el cierre y permitió que los alemanes se mantuvieran en partido en el marcador. El comienzo del 4° cuarto fue de 10-3 para Alemania. A base de triples acechó a la Argentina. Tres disparos de larga distancia lo dejaron a un punto (69-70). Y luego llegaron a igualar en 71, con 3m10 por jugar.  

Final caliente. Una gran acción de Oberto con un rebote ofensivo y un doble más la falta le dio aire a la Argentina, pero el rival se acercó de nuevo a un punto (74-75) cuando restaban 30 segundos. La posesión alemana, ya con 10s por jugar, fue muy bien neutralizada por Pancho Jasen, con un robo a Green. Delfino se encargó desde la línea para sentenciar el partido, que dejó más aspectos positivos en lo anímico que en lo deportivo.  

(*) Información provista por www.Canchallena.com

Copyright 2010, SA LA NACION

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|05:55
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|05:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes