Deportes

La columna de Ginóbili antes del debut en el Mundial

Emanuel Ginóbili escribió su opinión para Canchallena.com sobre la selección de la que quedó afuera por pedido de su equipo, los Spurs, horas antes de que se enfrente con Alemania por el primer partido del Mundial. Leé una palabra verdaderamente autorizada.

Arranca el Mundial y las sensaciones son muchas. Pero no puedo comenzar con otro que con Chapu Nocioni. Creo que todos los que lo conocemos vivimos un día especial. Estando aquí en San Antonio, a la distancia, ver las imágenes de la conferencia de prensa en Canchallena.com, cuando se quiebra, entre lágrimas, fue dolorosísimo. Una cosa es leer la noticia, leer lo que dice el protagonista, y otra es verlo. Cuando vos sabés cómo es una persona y tenés el aprecio que yo tengo por él, al verlo así, en ese momento, te das cuenta de lo que debe estar pasando y no puede más que causarte dolor a vos también. No es como si le pasara a uno, pero casi. Desde el 99 que estoy con él. El que lo vio en el partido con Lituania, por el tercer puesto de los Juegos Olímpicos de Pekín, jugando en una pata y tirándose de cabeza para conseguir la pelota, seguro que se emocionó como nosotros mismos. Y ver a ese león que es Nocioni tocado de esa manera, te moviliza mucho. ¡Lo banco a muerte! 

Tengo una enorme tristeza porque lo conozco muy bien, y sé lo que quería jugar especialmente este Mundial, porque él venía de una temporada no tan positiva y sentía que la Copa del Mundo podía servirle de trampolín para reposicionarse, paralelamente por lo que siente cada vez que representa a la selección. Encima, con lo difícil que fue la recuperación por la lesión de tobillo, lo que significa mentalmente. 

De recuperaciones entiendo un poco por todo lo que me pasó. Cuando te pasa lo de él, que te lesionás al tercer día de arrancar los entrenamientos, querés mejorar rápido para ponerte a la par de tus compañeros y llegar de manera óptima. Pero del mismo modo, no te tenés que apurar, porque un paso en falso te puede dejar afuera totalmente. El hizo todo lo que necesitaba para ponerse bien. Y enterarse 48 horas antes del torneo de que no te dejan jugar es un mazazo en la nuca. La debe de estar pasando mal desde que se enteró. Esto también me duele como hincha del equipo que soy en este momento. Y no debe de ser fácil para el grupo digerir la situación. Le mandé mails, mensajes... En realidad, estamos en contacto siempre. Es un momento duro. 

Es cierto que este grupo de la Generación Dorada ha soportado grandes golpazos e igualmente se las ingenió para dar batalla, pero creo que el caso del Chapu es diferente a todo. No habíamos tenido, antes de empezar un Mundial o un Juego Olímpico, una baja tan importante. Recuerdo que Fabri (Oberto) se perdió la final de Atenas 2004 porque le rompieron la mano en la semifinal, y yo me quedé fuera del partido por el tercer puesto en Pekín 2008. Pero que te suceda antes de un torneo es un golpe muy duro, sobre todo por lo que significa Chapu para el equipo. Él siempre suma, dentro y fuera de la cancha. Por su carisma, por el temple y un carácter muy difíciles de reemplazar. 

De todas formas quiero dejar en claro algo: la baja de Chapu no cambia el respeto que se le tiene a este grupo. Sé que los que están van a luchar por lo mejor, van a dejar todo. No seremos un equipo tan profundo como en 2002 o 2004, cuando el recambio era más fuerte. Hay muy buenos relevos, gente con muchos años en ligas competitivas, aunque es evidente que algunas ausencias se sienten. 

Por eso, no hay que perder el optimismo. Respecto de nuestras posibilidades en sí, no sé si disminuyen mucho, Entiendo que será un Mundial muy parejo. Salvo España y Estados Unidos, que para mí son los grandes candidatos, se le puede ganar a cualquiera. Todos sufren ausencias. España a Gasol, Estados Unidos a varias de sus estrellas; Grecia es potencia, pero no está Papaloukas, que es muy importante para ellos. A Lituania se lo ve padeciendo la ausencia de muchos jugadores. Brasil tiene potencial, pero se le cayó Nené y no rindió mucho en los amistosos. En síntesis, estará para cualquiera. 

El grupo que nos tocó es normal. En un Mundial con 24 equipos es difícil que haya un grupo de la muerte. El de Croacia y Eslovenia por ahí puede ser más duro. En general, nuestra zona es accesible, pero hay que equivocarse lo menos posible. En estos torneos lo más importante no es el grupo eliminatorio, sino con quién te cruzás la primera vez. Serbia aparece como el rival más difícil, pero son todos ganables, es cuestión de ir a pelearla. La Argentina sigue siendo favorita en el grupo. Después, depende de quién te toca, cómo llega el equipo a ese partido, si hay desgaste, si lo que pasó hasta ahí nos pegó mucho. Pablo (Prigioni), Luis (Scola) y Carlitos (Delfino) tendrán muchos minutos encima. Pero la selección está capacitada para jugar un gran partido contra cualquiera. No somos Jordania, con todo respeto, que tiene que esperar un milagro. La Argentina puede aspirar a cosas importantes. Sin desconocer que España y Estados Unidos están un paso por arriba. Después, nosotros, Grecia, Brasil, Turquía, al que no va a ser fácil ganarle en Ankara. Esos son los de la segunda tanda. Serbia también, por el gran Europeo que hizo. Puerto Rico siempre es una incógnita: puede ganarle al Dream Team como perder con alguien inesperado. 

¿Mis sensaciones? Me la veo venir. Con los amistosos no fue tanto problema, pero ahora. Supongo que será peor cuando me siente frente al televisor. Son momentos en los que te imaginás todo: el calentamiento, las charlas, el aliento. Todo lo previo, y jugar, claro, lo voy a extrañar muchísimo. Fue una decisión muy difícil, muy pensada, como lo dije hace unos meses. Lo viviré como un hincha, por más que me cueste. 

Si tuviera que darles un mensaje final a los muchachos -aunque en realidad hablo seguido con ellos-, les diría que lo del Chapu es un golpe difícil, pero que ya está. Es con lo que te tocó jugar. Por ahí, y quiero que esto se entienda bien, si Andrés se lesionaba mal y de entrada sabíamos que no iba a llegar, todos se habrían preparado para no contar con él, habrían tenido 45 días para mentalizarse. Que pase 48 horas antes es duro. Pero los equipos tienen que estar preparados. No dudo del carácter y del juego de la selección.. Hay que ir, jugar y competir, que igual se puede. 

(*) Información provista por Canchallena.com

 Copyright 2010, SA LA NACION

 
En Imágenes