Deportes

Los cuatro fantásticos buscan imponer su favoritismo en el US Open

El lunes próximo arranca el último Grand Slam de la temporada, en la que Federer, Nadal, Djokovic y Murray aparecen como los candidatos a quedarse con el título, a pesar de no llegar en su mejor momento; entre los argentinos, Nalbandian es la máxima esperanza

El Flushing Meadows Park albergará desde el próximo lunes a los mejores tenistas del planeta para celebrar el US Open versión 2010. Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray buscarán alzarse con el trofeo con el objetivo de acortar la brecha que los separa del actual número 1 del mundo, Rafael Nadal.

Juan Martín del Potro, en cambio, todavía no está recuperado al ciento por ciento de su lesión en la muñeca derecha por lo que no podrá defender el título obtenido la pasada temporada, cuando le quitó a Roger Federer la posibilidad de hilvanar su quinta corona en forma consecutiva en el cemento neoyorquino. 

Este año comenzó de la mejor manera para el suizo, quien arrancó coronándose en el Abierto de Australia. Sin embargo, su rendimiento fue decayendo progresivamente. En Roland Garros no pudo acceder más allá de los cuartos de final, donde Robin Soderling una vez más se vistió de cuco (el año pasado había eliminado en la misma instancia a Rafael Nadal) para dejar fuera del torneo al hasta ese entonces número 1.

De esta manera, Roger no pudo repetir título y perdió puntos en su férrea pelea con el mallorquín por el trono. Wimbledon también le fue esquivo al helvético. El checo Tomas Berdych no se apiadó de su vulnerable actualidad y lo dejó en el camino también en cuartos. Esto fue aprovechado por Rafa, quien se consagró por segunda ocasión en la Catedral y destronó al rey. 

Si bien hoy el ranking no lo muestra como el mejor tenista de la actualidad, Roger ha demostrado con creces que se hace fuerte ante las adversidades y que por algo es, para muchos, el mejor de la historia. Con cinco coronas en el US Open bajo el brazo, le sobra currículum como para ser considerado el gran favorito a consagrarse en esta edición.

De la mano de Paul Annacone, ex coach de Pete Sampras, a quien contrató recientemente, intentará retomar el lugar que más cómo le sienta: el número 1. Con una final en el Masters 1000 de Canadá, disputado hace dos semanas, y al haber obtenido, una semana después, el torneo de Cincinnati, llega a Nueva York como el rival a vencer.

Su primera parada será el argentino Brian Dabul, un match que no debería presentarle dificultades al suizo.  Por el lado de Rafa Nadal, el español no alcanzaba el tope del ranking mundial desde junio pasado. Tuvo un gran comienzo de temporada imponiéndose, por sexta ocasión, en Roland Garros y semanas después en Wimbledon, donde relegó a Roger al segundo lugar del escalafón.

Si bien el mallorquín no pudo hacerse de un título después de consagrarse en el All England, el hecho de que el único Slam que le falta sea el US Open, es una motivación extra para volver a encontrarse con el mejor tenis que lo catapultó hacia la primera ubicación del ranking de la ATP. 

Nadal arrancará en primera rueda ante el ruso Teymuraz Gabashvili. De darse la lógica, en su camino hacia la tan ansiada final podría chocarse en cuartos ante sus compatriotas David Ferrer y Fernando Verdasco, o el unquillense David Nalbandian. 

Djokovic y Murray, número 3 y 4 respectivamente, son, tal vez, los dos jugadores que todavía están en deuda con el mundo del tenis. Sus condiciones son innegables, pero cuando de torneos grandes se trata, los resultados no son los esperados. El serbio apenas pudo conseguir un título grande; fue en Australia 2009.

 

En Flushing Meadows, su mejor resultado fue en 2007, cuando cayó en manos de Federer en la final. El británico, en cambio, nunca pudo alzarse todavía con un Slam. El suizo siempre se interpuso en su camino al derrotarlo en las definiciones del US Open 08 y el Abierto de Australia de este año.

Dos semanas atrás el escocés lo superó en la final de Toronto; algo que, a priori, podría ser una buena señal de cara al torneo que comienza la próxima semana. En definitiva, la calidad y el tenis en estos jugadores están intactos. Queda ver si las sombras de Federer y Nadal no se interponen en su anhelo de conseguir su primer título en Nueva York. 

Murray iniciará su camino hacia su segunda final en Flushing Meadows frente a Lukas Lacko, de Eslovaquia. De acuerdo a los nombres que figuran en su parte del cuadro, podría chocar ante Juan Ignacio Chela en tercera rueda, y en cuartos, el checo Tomas Berdych (7° preclasificado) se cruzaría en su camino.

Djokovic, por su parte, que debuta ante el serbio Viktor Troiki, es el favorito en una llave que presenta nombres de peso como Nikolay Davydenko, con quien recién se vería en cuartos, Andy Roddick, James Blake, Marcos Baghdatis y Mardy Fish, reciente finalista del Masters 1000 de Cincinnati, entre otros. 

La Legión. Por el lado de los argentinos, la Legión no podrá contar con la presencia de su as de espadas Juan Martín del Potro, quien hasta el momento no consiguió encontrar la mejor forma, luego de la operación en su muñeca derecha, para volver al circuito.

Delpo hoy se encuentra en la décima ubicación del escalafón mundial. Su última y única presentación en este año fue en el Abierto de Australia donde cayó en octavos de final; en ese entonces era la cuarta mejor raqueta del mundo.

A su vez, lo negativo para el tandilense no sólo pasa por perderse la posibilidad de ser parte del torneo estadounidense, sino que perderá los 2.000 puntos del título conseguido el año pasado ante Federer, en lo que fue su primer Grand Slam. 

Ante este panorama, David Nalbandian se presenta como la gran esperanza argentina. El último año el unquillense sufrió una lesión en su cadera por lo que debió ser operado y su recuperación demandó poco más de nueve meses.

 

En ese lapso, lo más destacado del cordobés fue la serie de Copa Davis ante Suecia en el mes de marzo en Estocolmo, en una suerte de viaje relámpago, ya que David se había bajado de la nómina de Tito Vázquez por no estar al ciento por ciento físicamente.

Con lo mejor de su repertorio se cargó a los suecos y guió al equipo hacia los cuartos de final, instancia en la que lo esperaba Rusia. Se sabía que la misión Moscú iba a ser una brava parada. Sin embargo, la historia fue la misma. Sin estar en óptimas condiciones Nalbandian aceptó el reto y se embarcó hacia tierras rusas. Con un tenis soberbio no le dio chances a Davydenko (número 6 del mundo) y a Youzhny, y guió, una vez más, a la Argentina hacia las semifinales. 

Su vuelta al circuito, tras cuatro meses, se produjo en el ATP 500 de Washington, tres semanas atrás, donde no dejó dudas de que su calidad y fortaleza siguen intactas, y con momentos del mejor tenis que lo llevó a estar dentro del top ten se alzó con el título.

Las semanas posteriores continuó con su buen andar al alcanzar los cuartos de final en el Masters 1000 de Canadá y la tercera rueda en Cincinnati, donde cayó ante Djokovic. Sin dudas que esto es algo muy auspicioso para el cordobés ya que en tan poco tiempo consiguió recuperar parte del buen tenis que siempre ha desplegado y rodaje de partidos, algo por demás fundamental para afrontar un Grand Slam al mejor de cinco sets. 

Este buen andar lo depositó, en pocas semanas, en el puesto 31°, por lo que entró al cuadro principal del US Open como preclasificado. En su debut se enfrentará a un rival que saldrá de la qualy. El camino hacia la gran final le depara, por lo pronto, y si no hay sorpresas, a los españoles Fernando Verdasco y David Ferrer en tercera y cuarta, respectivamente, y en cuartos podría toparse con el número 1 del mundo, Nadal. 

Esta realidad dista mucho a la del resto de los argentinos. Los tres nombres que completaron el equipo de Copa Davis que viene de conseguir el pasaporte a las semifinales, son los de Eduardo Schwank, Leonardo Mayer, y Horacio Zeballos. Ninguno de ellos, desde aquel entonces, pudo acceder a una tercera rueda en los torneos posteriores que disputaron; todos ellos sobre superficies similares al cemento de Flushing Meadows.

 

Otro que dirá presente en la capital del mundo es Juan Mónaco, que llegará como el 30° preclasificado. Pico también estuvo relegado del circuito por un tiempo a causa de un problema en su muñeca izquierda, que casi lo lleva al quirófano. Desde Roland Garros su única presentación fue la última semana en Cincinnati, donde fue eliminado en su debut, por lo que es una incertidumbre saber cuál será su rendimiento ante la falta de partidos con la que llegará. 

Las cartas están echadas. Roger y Rafa intentarán consagrarse no sólo por la gloria, sino también por alcanzar el principal objetivo que tienen en común: comenzar la temporada 2011 como número 1. Djokovic y Murray saben que todavía están en deuda por lo que buscarán que este US Open sea el trampolín que los impulse para lo que queda de ahora en más. Mientras que los argentinos no llegan en un buen momento.

Nalbandian pareciera ser el único que le puede hacer frente a los cuatro fantásticos; el resto, tratará de cumplir una aceptable labor con miras a su gran anhelo, que es llevar al país hacia una nueva final de Copa Davis. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|06:07
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|06:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016