Deportes

Los rituales de la selección de Básquet

El grupo argentino que competirá en el Mundial de básquetbol de Turquía desde pasado mañana tiene muchas cábalas -costumbres les dicen ellos-, que se cumplen sin falta, siempre. Esta vez, no será la excepción.

Los ritos, las ceremonias de siempre, deben cumplirse, como es costumbre en esta Generación Dorada. Por eso anoche, después del entrenamiento nocturno en esta ciudad, y pese a que tenían que armar los bolsos para viajar por la mañana a Kayseri, la salida a cenar todos juntos, los doce unidos, como casi siempre ocurre al dejar una ciudad, se cumplió a rajatablas. Igual que lo hicieron en Madrid, antes de venir a Turquía o en Santa Fe, donde invitó Carlos Delfino. 

Las cábalas no se abandonan. Leo Gutiérrez sigue siendo el último en ingresar con la formación completa antes de un partido. Los lugares en el ómnibus, para ir a entrenarse o previo a los partidos, son fijos, nadie cambia. La música es la misma y ya están grabando un compacto con doce canciones, una elegida por cada uno de los integrantes, para antes de los encuentros del Mundial, igual que en Pekín. 

Mañana, seguramente, harán detener el ómnibus en la mitad del camino para comer algo, aunque no tengan mucho hambre. Se hizo en Japón, en Las Vegas, en Pekín. Donde sea. Es una costumbre que ya tiene casi ocho años, desde aquel extenso viaje que hicieron de Detroit (donde había jugado una serie de amistosos) hasta Indianápolis, donde se disputó el Mundial de 2002. Aunque sea hamburguesas comen, pero el rito no puede fallar. También la reunión entre todos para cenar después de un torneo, cualquiera sea el resultado, es una ceremonia inevitable. 

"Anoche ni me avisaron. A la hora de cenar me dijeron: «Nos vamos a comer afuera». Bueno, les dije que podrían haberme avisado antes, y me respondieron: «Si vos estabas en la habitación, enfermo». Son unos chicos de colegio. Disfrutan de compartir estas cosas. Y ojo que siempre invitan al cuerpo técnico, pero esta vez no fuimos. Preferimos dejarlos tranquilos, todos juntos", contó Sergio Hernández, que cenó junto a sus asistentes. 

Ellos no hablan de cábalas, no las consideran así. "Es para cambiar un poco la comida del hotel", suelen explicar. Son gustos que se dan todos juntos, que sirve para aglutinarlos más, que es objetivo de siempre de los líderes, convencidos de que estas cosas hacen fuerte mentalmente al grupo. 

• Dos ómnibus para viajar a Kayseri
El seleccionado nacional ocupará dos ómnibus para viajar hoy, a las 9, desde Ankara a Kayseri, sede del Grupo A del Mundial. Uno para el plantel y otro para las valijas, bolsos y toda la utilería. Se calcula que cubrirán el trayecto en 4.30 horas. 

  • Hernández, con fiebre, pero mejor
Sergio Hernández tuvo 39° de temperatura anteanoche y, por eso, ayer a la mañana no pudo conducir la práctica. Un problema intestinal se lo impidió. "Ya estoy mejor. Hoy comí pollo con puré. Te juro que nunca me pasó esto", dijo el técnico que, a la noche, sí pudo estar en la práctica.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|02:53
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|02:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016