Deportes

Deportivo Maipú tiene con qué, pero no supo cómo

El cruzado terminó igualando ante Desamparados de San Juan sin abrir el marcador en su estadio. Contó con algunas chances para quedarse con los tres puntos, pero su deficiencia ofensiva y la seguridad del arquero visitante conspiraron contra la ansiada victoria.

No hay dudas que este Deportivo Maipú versión 2010 temporada invierno – verano, cuenta con un rico plantel futbolístico, donde sobresale principalmente la riqueza individual de varios de ellos.

Si se repasa algunos de estos nombres, más allá de que en la variedad está el gusto, se topa con “viejas figuras” de categorías de ascenso que prestigiaron no sólo el fútbol de la provincia sino que aportaron en diferentes elencos del país.

Así pueden ser destacados los casos de Sebastián Coria, lejos el mejor exponente en el debut del Argentino A del lado mendocino, Jugador este “pamperito” con harta capacidad conductiva, muy buen pie y gestor de los mayores peligros sufridos por los puyutanos.



Pero claro está que “no todo lo que brilla es oro” y acá es donde debemos mencionar lo opaco de la “perla del este”, su carácter irascible y gestos constantes en contra de todo fallo que este en “su contra”. La roja con Coria siempre pasea por sus narices.

Otro argumento con el que Maipú tiene para mostrar credenciales de pretencioso, es la dupla de volantes de contención integrada por Leandro Garciarena - Enzo Imbesi, que en el domingo soleado del debut fracasó en su labor exigida.

Quizás esta desavenencia mostrada en la inauguración tenga que ver con el poco tiempo de juegos entre ambos o en lo particular que signifique jugar en pocos metros dos hombres de características calcadas con la salvedad de que el “mecha” tiene más tránsito con la bola y “el león” más quite y despliegue físico.



Lo real es que ninguno de los dos pudo acertar con su tarea y eso el cruzado lo empieza a sentir.

También en está lista de haberes que se convirtieron en debe, sobresale la falta de gol. Aquí y si uno nombra a los puntas, poco puede dudar de que goles deberán hacer.

Porque tiene a Lucas Gamba, un merodeador del área o a Nicolás Aguirre, con gambetas hasta bajo del arco, incluido Coria y la capacidad de asociarse al juego colectivo hasta pisar suelo ajeno de Rodrigo Zapata. De haber, hay, pero…

Pero no dieron pie con bola, ninguno de los nombrados. Y ya se sabe que en el fútbol los goles son amores y no buenas razones. Que juegue Leonardo Ábalsamo ya empieza a ser una ley de estado por calle Vergara.

Capítulo a parte es nombrar a Carlitos Azcurra, que volvió a pisar una cancha de fútbol de manera oficial despúes de un largo tiempo y parecía que ayer no más había dejado de cuidar su lateral en el Malvinas correctamente, aquella tarde que la inconciencia castigó a un inocente. ¡Estás igual Carlitos!.



En síntesis, el objetivo uno se cumplió a medias, si bien no se perdió, tampoco se ganó y si claramente no se jugó bien, empatar en este estado es bueno o no tan malo.

Para mejorar hay un campeonato por delante, pero sería lindo que los hinchas comiencen a ilusionarse tempranito con este equipo que tiene con qué, pero todavía no sabe cómo. 

En Imágenes