Deportes

El tobillo de Nocioni encendió las alarmas en Turquía

El alero de la selección argentina salió en el partido frente a Líbano con un golpe en su tobillo izquierdo. Según dijo el mismo Nocioni no es para preocuparse y salió para protegerse de cara al Mundial.

Ayer fue una de las grandes notas de la jornada. Andrés Nocioni había vuelto a jugar 19 días después de su lesión en el tobillo izquierdo y estaba feliz porque, según el, no sentía dolor. “Físicamente todavía me falta, pero eso lo tengo asumido, lo importante es que no me duele”, decía. Pero hoy se encendió la alarma. Cuando faltaban 6'30” para el final del tercer cuarto y llevaba la pelota en ataque se lo vio pisar mal y hacer un gesto de dolor. “Me pegaron una patada arriba del tobillo”, explicó Nocioni camino a los vestuarios. Y para tranquilizar dijo: “No hay ningún tipo de problema, me pegaron una patada, así que era mejor parar”. El parte médico de la CABB también es alentador: “No hubo lesión, ni trauma”.

Lo cierto es que después de esa acción intentó seguir, pero se notaba que corría con dificultad. Un minuto después, cuando volvía a defensa miró fijo al técnico, que no necesitó ni una palabra del alero para salir disparado y llamar a Kammerichs para que lo reemplace. Nocioni llegó caminando al banco con alguna muestra de dolor y, cuando se sentó, el médico Diego Grippo le alcanzó las tijeras para que se cortara las vendas. Un minuto después el tobillo estaba libre.

Antes de eso Nocioni había jugado casi 13 minutos con un primer cuarto en el que se lo vio muy activo. Defendió todo lo intenso que su estado físico le permitió y cuando pudo miró el aro. Fue el goleador argentino en el parcial con 7 puntos (1/2 dobles, 1/1 triples y 2/2 libres) y además sumó un rebote un robo y una tapa en 7'40”. Ya cuando volvió al partido en el tercer cuarto su participación se diluyó un poco y terminó antes de lo deseado.

El hielo tardó en llegar. Primero acercaron al banco argentino un recipiente de plástico con agua, pero al comprobar que estaba pinchado y perdía lo retiraron. Entonces hubo que esperar hasta después de la mitad del último cuarto para que finalmente Nocioni pudiera poner el pie en el frío. Cuando terminó el partido Chapu, ya totalmente descalzado, quiso acercarse hasta el centro de la cancha para despedirse con sus compañeros, pero desistió en el camino y sólo se limitó a saludar levantando el brazo derecho, con el que sostenía sus dos zapatillas.

Fuente: Clarín.com

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|06:08
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|06:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes