Deportes

La reforma del rugby que no se hará realidad

Según el buen análisis que hizo un matutino porteño durante el fin de semana, la Asamblea Extraordinaria convocada para el viernes por la Unión Argentina de Rugbyl, no concretará su objetivo. El rugby sigue perdiendo.

Cotidianamente fluyen expresiones en favor de la inclusión de los Pumas en alguna de las competencias regulares que reúnen a los mejores del mundo (el Seis Naciones, Tri Nations o Super 14), pero mientras no estén dadas las condiciones, dicho sueño nunca se materializará. El primer requisito sería disponer de un seleccionado profesional, algo que por el momento no es viable. En procura de cambiar esa realidad discordante con la situación actual en el mundo ovalado, la UAR promovió, motivada por el bronce mundialista, una renovación del estatuto actual, con la intención de permitir crear un plantel nacional rentado.

La cumbre de presidentes está pautada para el viernes próximo, desde las 18, en la sede de la avenida Rivadavia 1227, aunque dicha reestructuración, ideada por el presidente Alejandro Risler y el secretario Raúl Sanz, sería rechazada por la mayoría de las Uniones provinciales, y así la modernización de las normativas quedará en la nada, al menos, por el momento.

La Unión de Buenos Aires (la URBA, que posee cerca del 45% de los votos) consultó a sus clubes afiliados y la respuesta fue categórica: por unanimidad ganó el no. Los que también se opondrían son Tucumán, Córdoba, Salta, Rosario, Mendoza, Santa Fe, Tierra del Fuego y Sur. La única Unión que hasta el momento aseguró que dará el sí es Nordeste. Este panorama permite aventurar que no prosperará la reforma estatutaria, aunque para el jueves venidero, en el hotel de las Fuerzas Armadas, en Vicente López, Risler y Sanz organizaron una reunión -de las 18 a las 22- para allanar el terreno para el día siguiente, pero la URBA no se presentará a dicha disertación, y eso también marca una tendencia.

"No nos oponemos a la existencia de un seleccionado profesional, que quede claro, pero de eso no se habla en el proyecto de la UAR. El estatuto que pretenden crear divide al rugby argentino, y hasta destruye a algunas Uniones", aclaró Néstor Galán, presidente bonaerense. El texto del estatuto diseñado se presentó en todo el país y cada provincia lo estudió en profundidad (la URBA recurrió a un asesoramiento legal externo), así como una carta firmada por Risler asegurando que "de aprobarse la propuesta de cambio estatutario, todos los miembros del consejo directivo habrán de cesar en su cargos".

Pero nada parece encontrar consenso. El rechazo se sustenta en el método arbitrario en la elaboración del plan (no hubo un debate federal), así como en la ambigüedad en la redacción de algunos de los artículos y la constitución de un Comité Ejecutivo con funciones no del todo precisas.

Lo que no se puede soslayar en esta pulseada entre la dirigencia, es que en el rugby nacional, pero de manera especial en la URBA, existe una profunda resistencia a la continuidad de Risler y Sanz -en ambos se focaliza la discordancia-, a pesar de que ellos pertenecen a dicha entidad y que aseguraron que darán un paso al costado de producirse la transformación proyectada. Si bien la renovación es necesaria y todos la desean, otro punto de conflicto se genera a partir de que no se definió -y sí debería haberse hecho- cuándo se llevará a cabo la asamblea para el cambio de autoridades de la UAR, algo que correspondía efectuarse antes de fin de año.

En conclusión, mientras los Pumas dieron una magnífica lección de lo que es la unidad y la búsqueda del bien común, los dirigentes todavía no están en condiciones de comportarse de la misma manera. Las diferencias -tan arcaicas como el actual estatuto- frenan el crecimiento.

 

Estos son algunos de los puntos salientes del cambio de estatuto:

1) Se suman los clubes

Los clubes se incorporarán en forma directa a la UAR, con derecho a voto para la elección de autoridades.

2) Un comité ejecutivo

La UAR será conducida y gestionada por dos órganos con facultades independientes: el actual consejo directivo y un comité ejecutivo, que se creará con la reforma.

3) El profesionalismo

Se mantiene la prohibición del rugby profesional en la Argentina, con la excepción de los jugadores que integran los equipos representativos de la UAR, que podrán recibir contraprestación por su participación.

4) El presupuesto

La UAR contará con un presupuesto anual elaborado por el comité ejecutivo y aprobado por la asamblea, y a dicha cuenta estará supeditada la actuación de la UAR y de todos sus órganos.

5) Dinero para los clubes

Entre el 15 y el 20% de los ingresos de la UAR -excluyendo subsidios o aportes de la IRB- serán distribuidos a los clubes, exclusivamente para el desarrollo del deporte.

6) Otras disposiciones

Se incorpora una disposición expresa que prohíbe la negociación de los derechos de imagen y audiovisuales de la UAR y de sus equipos a través de intermediarios. Se dispone la creación de dos comisiones de juego: una del juego amateur y una del juego profesional. Se crea el departamento de imagen, marketing y audiovisuales, que negociará los contratos inherentes a su área. Se formará un tribunal de ética para los dirigentes de la UAR y las entidades afiliadas. La UAR se hará cargo de los gastos del transporte (por más de 80 km) de los equipos de clubes y de Uniones que participen en torneos nacionales o regionales autorizados por la UAR.

Fuente: La Nación / Santiago Roccetti
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|21:39
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|21:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic