Careo entre Dauverné y otro testigo

En el 22º día de juicio por delitos de lesa humanidad en San Rafael, declararon 4 testigos mas y hubo un careo entre el Dr. Dauverné y Carlos Loyola, ya que hubo contradicciones en los relatos de ambos en sus respectivas indagatorias. En otro de los testimonios volvieron a señalar al comisario retirado Pérez como responsable del D2. Hubo además, otra compulsa por falso testimonio.

En el día de ayer declaró Lidia Teresa Oliveri de De la Reta y en su relato nombró a una profesora de historia de San Rafael que hizo un trabajo de investigación sobre la detención y posterior desaparición de personas en esta localidad. Se trata de Cecilia Centeno, que es además integrante del grupo Aldabón.

Fue citada para comparecer esta mañana ante el Tribunal para prestar declaración y acercar su trabajo. Se llama “Cuando comenzábamos a nacer. Persecución, dictadura y muerte”.

Es un libro que aún no ha sido editado donde cuenta quiénes eran las personas que fueron secuestradas por la dictadura. En él figuran entre otros, los nombres de Berón, Sandoval, Osorio y Tripiana, y la manera en que desaparecieron, que con sus características, de desaparición luego de firmar un acta de libertad, es única en el país.

Además explica cómo eran las líneas del peronismo y del sindicalismo en San Rafael: ortodoxos, peronistas de izquierda, Montoneros, Juventud Peronista, etc.

En su testimonio, la profesora contó su experiencia recabando información, por ejemplo de testimonios prestados por las familias. Investigó a cerca de los diferentes centros de tortura y privación ilegítima de la libertad, como Radio Municipal, la Departamental, una casa detrás de la escuela Normal (puede que se refiera al antiguo D2), Sanidad policial, Regimiento de caballería de Cuadro Nacional, la Bodega “El marinero” (Garbin), y la comisaría 32º.

Cuando terminaba su relato, el Presidente del Tribunal dijo “me han dicho que en San Rafael hay gente buena pero hipócrita, ¿es así?” Y la mujer respondió “Si, es así. San Rafael es una sociedad hipócrita. Nadie quería estar cerca de los detenidos. Se sigue justificando lo injustificable” y agregó que “le gustaría que hubiera una placa recordatoria en los diferentes lugares donde hubo detenidos, o que en ellos se hagan ‘museos de la memoria’”.

Luego hubo un careo entre el Dr. Armando Dauverné y Carlos Alfredo Ceferino Loyola.

Si bien Loyola (hijo de un ex comisario) lo negó, Armando Dauverné asegura que en cuatro oportunidades esa persona se le acercó en la playa de estacionamiento de la Municipalidad y le dijo que “los desaparecidos están enterrados en una mina de yeso en Malargüe”. El médico agregó que estaba dispuesto a hacer un careo con Loyola para esclarecer el hecho y el tribunal decidió que se hiciera hoy.

El careo duró 6 minutos. Loyola sostuvo que nunca se encontró con Dauverné como dice el médico que agregó “es mentira señor juez. Él estuvo conmigo”. Loyola respondió “ratifico lo que dije, nunca estuve con él”. Alguien miente y alguien dice la verdad, por lo que seguramente el Dr. Dauverné debería buscar testigos que corroboren sus dichos.

Siguió la jornada con el testimonio del ex policía Raúl Ávila, que estaba de guardia la noche que liberaron a Osorio y a la esposa del ex Gobernador Martínez Baca. En una declaración firmada por él ante el juez Raúl Acosta, Ávila dijo que estuvo con Osorio, cosa que hoy negaba.

Muchas contradicciones en su testimonio durante todo su relato, hicieron que el abogado de la querella pidiera compulsa por falso testimonio. Por su parte, el abogado defensor de Ruiz Soppe, Dr. Troyano, le hizo algunas otras preguntas de cuyas respuestas dedujo que ese testigo tiene que ser atendido por un psiquiatra y le solicitó al Tribunal que sea visto por uno del cuerpo médico forense, pedido que fue aceptado por los jueces.

Luego declaró Clide Silvia, ex policía que trabajó junto al imputado Labarta entre otros. Contó que trabajó en un estudio jurídico desde 1970 hasta el 1º de junio de 1977, día en que ingresó a trabajar en el D2, que se encontraba en la calle San Luis entre Pellegrini y Comandante Salas y que compartía edificio con Sanidad Policial.

En ese lugar trabajaba junto a Labarta, Fierro, Puebla, Rubén y Mariano López. Su jefe era quien el hoy Comisario retirado Oscar Pérez, que integra en Consejo de Seguridad de San Rafael y que ya había sido nombrado en ese cargo por el testigo Hipólito Sosa.

Silva se dedicaba sólo a trabajos administrativos y fue muy poca la información que pudo suministrar en esta audiencia. En algunos momentos parecía enervar la paciencia de los abogados y de los jueces ya que tenía algunas contradicciones con declaraciones de la etapa de instrucción.

Finalmente declaró Ambrosio Díaz Agüero, ex policía que era escribiente de guardia en la Departamental. Si bien conoció al entonces Teniente Guevara, que algunas veces acompañaba a Mussere y a los demás imputados de vista, su testimonio no agregó más información a la causa.
Opiniones (0)
26 de Julio de 2017|08:05
1
ERROR
26 de Julio de 2017|08:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes