Deportes

Pechito: "Sabía que lo bueno se terminaría"

Tras un 2009 ganador y con proyección de F. 1, José María López vive un año opuesto; luego de no llegar a la máxima categoría y lejos de los grandes resultados, analiza su presente.

Observa detrás de los lentes oscuros. Se entusiasma cuando comienza a conversar sobre automovilismo y otras yerbas. No lo oculta. El box se rodea por curiosos y él de inmediato enciende su moto para trasladarse a su trailer. Invita a subir y también a un diálogo mucho más tranquilo en su cómodo búnker. 

La mesa grande, los sillones mullidos, el televisor HD enorme que muestra un concurso de baile y el plato de fideos bien caliente para digerirlos antes de la clasificación. En el mismo lugar y en una situación similar, José María Pechito López hablaba con LA NACION a fines de 2009, cuando se proyectaba un futuro en la Fórmula 1, mientras los logros deportivos se multiplicaban casi de manera automática y su nombre excedía el ambiente automovilístico, producto del entonces factible ingreso en la máxima categoría. 

Verano agitado, idas y venidas, y una novela de final triste, ya que el gran sueño que se anunció con bombos y platillos se truncó con la desaparición del mal ensamblado equipo USF1. El LCD HD, los fideos, la gran mesa y los cómodos sillones dentro del asombroso trailer ahora enmarcan otra realidad: los éxitos quedaron atrás; la Fórmula 1, en el mero anhelo ("No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió", canta Sabina), y el Turismo Carretera, con él perfilado para quedar afuera de los playoffs . El gran protagonista de 2009 ahora está al margen del centro de la atención. 

-¿Qué te pasó, Pechito ? 
-Nada en particular. El equipo sólido que tenía en TC se me disolvió por mi proyecto en Fórmula 1. Y ahora estamos armando una nueva estructura. A mí me costó dos años andar bien en TC. Mi primera temporada fue malísima. Por eso creo que en la segunda mitad del año estaré mucho mejor. 

-Fuiste el gran ganador de 2009 y ahora no tenés F. 1 ni triunfos. ¿Cómo se sobrelleva el contraste? 
-Con inteligencia. Mi perfil siempre fue el mismo. Sabía que lo bueno se terminaría. Hay que ser neutral cuando se gana y cuando se pierde. 

-Estabas con los dos pies dentro del auto de Fórmula 1 y de repente te quedaste sin nada. ¿Pensaste en dejar el automovilismo? 
-No. Mi papá me decía que me tomara un año de descanso. Pero yo vivo de esto. 

-¿Cuál fue el momento más duro? 
-Estar en mi casa viendo la Fórmula 1. Es duro saber que todo sigue, ver que todo pasa y yo ahí, sentado. Pero estoy curtido, viví esto muchas veces. 

-¿Cómo se encuentra la motivación? 
-Es difícil para un deportista continuar sin motivaciones. Me hizo muy bien ganar en la primera fecha del año en TC 2000, en Punta del Este. Me demostré que podía mantenerme. Y fue fundamental el apoyo de la familia. Eso es lo único que te sostiene cuando las cosas no salen bien. 

-¿La Fórmula 1 ya quedó en el recuerdo o aún hay posibilidades? 
-Realmente no pienso en eso. Viajé a Silverstone para mostrarme y para contactarme con amigos. Pero lo concreto es que hoy no hay posibilidad alguna en la F. 1. 

-Esteban Guerrieri se reunió con Florencio Randazzo, el ministro del Interior, para llegar a la máxima categoría . ¿Qué te parece? 
-Si se le da, me parece bárbaro . El está en Europa y se sacrificó muchos años para llegar a ese gran objetivo. Pero ninguno de mi familia ni de mi entorno está en su contra. Al revés. Estuvimos juntos cuando yo comencé a correr en fórmulas en Europa y sé de su esfuerzo. 

-¿Puede pasarle lo mismo que a vos, quedarse en el umbral? 
-Ojalá llegue. Hay que ser consciente de que los años pasan y de que a veces no hay que empecinarse en cosas que no se dan. Esteban, si viene a correr a la Argentina, seguramente se destacará muchísimo. 

El plato con fideos se vacía. El baile continúa en la gran pantalla HD. Pechito toma las planillas de los tiempos (quedará 21ero en la clasificación, a casi un segundo del primero) y analiza todos los detalles. Como lo hacía cuando las pole positions y las victorias se sumaban domingo tras domingo. La dedicación y el esfuerzo continúan de la mano del talento. Buscando volver a ser aquel que deslumbró. "Tiempo al tiempo", dice el cordobés. Uno de los pocos que saben cómo vencerlo dentro de un automóvil. 

"Para mí es más valioso contar con el reconocimiento de mis rivales que lograr alguna que otra victoria. Haberme ganado el respeto de mis colegas por mi esfuerzo es lo más valorable. Más en este ambiente en el que, a veces por los celos o la envidia, las relaciones se complican", comentó Pechito López. 

Mathias Nolesi iba a cumplir hoy 100 carreras en TC, pero lejos estará de festejar. Ayer, en la clasificación, se despistó y saltó con su Ford. El impacto fue importante: el piloto de San Andrés de Giles se fracturó la sexta vértebra dorsal y pasará entre dos y tres meses sin correr. 

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|00:11
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|00:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic