Deportes

Epidemia: la enfermedad de los barras no tiene control

Ahora, la barbarie se desató en Liniers: una pelea entre hinchas en la sede de Vélez terminó a los tiros. Boca, River y Estudiantes, viven realidades similares.

Noche del 8 de mayo pasado. Hernán Rodrigo López y Pablo Lima dejan el estadio José Amalfitani después de la goleada de Vélez ante Chacarita por 4-1, por el torneo Clausura, con todos los tantos convertidos por el delantero uruguayo. En el estacionamiento del club, un barrabrava le reprocha a López: "Uruguayo p..., todos los goles que le metiste a Chaca te los comiste el otro día con Chivas". La referencia es a la eliminación del equipo de Liniers en los octavos de final de la Copa Libertadores 4 días antes, pese a vencer 2-0 a Chivas, ya que el equipo argentino había caído 3-0 en México. Según testigos, hubo insultos, discusiones y hasta se llegó a los golpes entre Lima y el barra, hasta que apareció personal policial y de seguridad del club para separarlos. Unos pocos meses después, casualmente (o no), a Lima no se le renovó el contrato (hoy está en Iraklis Salónica, de Grecia) y López fue transferido a Estudiantes en 700.000 dólares, pese a que el club de Liniers mantiene como política no realizar ventas en el mercado local. 

Medianoche del 12 de agosto. Una decena de barras de Vélez cena en la confitería del club en el festejo de un cumpleaños. Lo hace naturalmente, como si estuviese comiendo en el patio de su casa. Dicen que es una realidad en la entidad: los violentos se mueven con demasiada libertad dentro de la institución, e incluso tienen a su cargo negocios paralelos, varios comunes a todas las hinchadas argentinas, y otros agregados por tener una cancha donde se hacen con frecuencia recitales. 

En el final de la mencionada comida, dos barras comenzaron una discusión, que continuó con una pelea a golpes de puño. Uno de ellos hizo una llamada desde su celular y, al poco tiempo, llegaron al club tres autos. De ellos habrían bajado alrededor de siete personas con armas de fuego. Hubo disparos, vidrios rotos, destrozos y el saldo de un joven de 23 años herido con algunos cortes, aunque sin revestir gravedad. La causa, en la que interviene la Fiscalía de Instrucción N° 7 y en la cual las actuaciones estuvieron a cargo de la comisaría 44a, fue caratulada oficialmente como "disparos de armas de fuego, lesiones y daños". No hubo detenidos. 

Según fuentes del club que prefirieron el anonimato, los agresores serían de Fuerte Apache, un grupo que en su momento quiso apoderarse del mando de la tribuna, pero no lo logró. Además, al Mundial fue uno solo de ese grupo contra 11 de la barra oficial. Los de Fuerte Apache pretenderían, en compensación, más entradas para los partidos del torneo local. Y esta violentísima aparición sería la apertura de un nuevo frente de batalla que cierra una semana movida en el tema barras. 

El martes, Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), entidad que nuclea a los barras y encabeza el dirigente político Marcelo Mallo, dio el puntapié inicial para un pedido especial. HUA pretende que los barras sean oficializados por la AFA como empleados de los clubes en la función de acomodadores. 

Más causalmente que casualmente, anteayer hubo un escenario amenazante en City Bell, en la práctica de Estudiantes, con dos grupos antagónicos de la interna. En River y Boca, hay situaciones similares. Ahora se desata esta pelea en Vélez, al igual que Estudiantes, un club ordenado deportiva y económicamente. Los tiempos de las peleas entre hinchadas rivales han quedado sumergidos en el olvido. Hoy las peleas son entre hombres identificados con el mismo color, y las mismas búsquedas: poder y dinero. 

    * "Una locura total", dijo el presidente Raffaini
      "Fue una locura total", definió el presidente de Vélez Fernando Raffaini. Dijo no tener certezas acerca de la presencia de armas de fuego dentro del club porque "no había indicios". Y agregó: "Si hubo, las trajeron los que llegaron después". El club tiene idea de aplicarle el derecho de admisión a algunos hinchas.

 
La vinculación con gente de Fuerte Apache 

"Un grupo que estaba siendo atacado salió y volvió con gente de Fuerte Apache, que, aparentemente, no es de Vélez. Incluso, vino con camisetas de otros cuadros", fue el relato de los hechos del vicepresidente Julio Baldomar. 

Fuente: Canchallena.com

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|17:40
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|17:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic