María Guerrero: pintora, autodidacta y apasionada por el arte

La artista mendocina inauguró, junto a amigos, familiares, colegas e invitados especiales, una muestra de pinturas en el centro integral Pura Vida, de la Quinta Sección. Agradecimientos, cóctel, música y una amena reunión fueron parte de la apertura. Fotos de los presentes y de algunas de las obras, en esta nota.

Se llama María Guerrero, es mendocina y desde los cuatro años se dedica a pintar. Hoy asegura que lo hace “por amor al arte y porque es su forma de vivir”. Es ama de casa, madre de tres hijos y actualmente expone doce de sus obras en el centro integral de salud y estética Pura Vida –Emilio Civit 572, de Ciudad-, en el marco del ciclo “Arte, música y bienestar”.

 

“La madre y el niño” y “Desnudo” (I y II) son la creaciones que uno puede apreciar en el hall de entrada del espacio. Allí mismo, la artista plástica aprovechó la inauguración de la muestra para dar gracias a varias personas que fueron y son muy influyentes en su carrera: “Al maestro (Orlando Pardo) y a Chela (Pardo) les debo mucho más que un aprendizaje de técnicas pictóricas; me enseñaron a ser libre con mis expresiones y a no traicionar mis ideales”.

 

"La madre y el niño" -técnica mixta-.
"Desnudo I" -técnica mixta-.
 
Y fue justamente la curadora y esposa del reconocido maestro del arte quien se refirió a María y su obra. “Cuenta con una vitalidad sorprendente; se percibe generosidad e inhibición en cada uno de sus trazos y las pulsiones psicológicas son un intangible en el que tiene valor tanto lo físico como lo psíquico”, comentó y para finalizar agregó: “El gran collage del mundo de María Guerrero, así sintetizo la vasta producción de esta novel artista”.
 
Eugenia Bellastar y Silvina Manrique.
Mayra Domíguez e Itatí Esteso.
 

Apertura, cóctel y muchos invitados. La inauguración de la tercera muestra del ciclo de arte fue una gran reunión social. Estuvieron presentes desde los dueños de casa, María y Leonardo Bravín, hasta familiares, amigos y colegas de la expositora. Luego de los discursos y agradecimientos, hubo un brindis con espumantes y algunos bocaditos salados.

 

Los invitados recorrieron las distintas salas en busca de las obras expuestas y se deleitaron con la sesión de música en vivo. “Nuestra idea es lograr la conjunción entre arte y bienestar, de allí

el nombre del ciclo. No queremos, solamente, embellecer el lugar. Intentamos brindar un espacio de exposición a gente amiga y que los asistentes sientan placer y disfrute cuando vengan a realizar sus actividades o tratamientos”, comentó María Bravín.

 

La expositora, María Guerrero, con un gran ramo de flores que recibió esa noche, junto a Chela y Orlando Pardo y su hijo, Carlos Schmidt.

 

Algunos datos más de la carrera de la pintora. María Guerrero cursó estudios de pintura y escultura con prestigiosos artistas, como Luis Pozo, Luis Ciceri y Orlando Pardo, quienes la formaron en el dibujo y la pintura figurativa. Posteriormente, y después de varias experiencias como autodidacta y de clínicas realizadas en Buenos Aires, decide sumergirse en la abstracción, que la llevó a estar en una permanente búsqueda de la diversidad de su obra. 

 

Cursó estudios con Marita Lavoisier y Martín Villalonga, hasta que nuevamente fueron el maestro Pardo y su esposa quienes, con su incentivo, ayudaron a darle forma y personalidad

propia a su obra que, hasta la actualidad, sigue perfeccionando.

 

Datos de interés. La muestra, con entrada libre y gratuita, permanecerá abierta hasta la primera semana de septiembre en el centro Pura Vida. A partir de esa fecha, será Ignacio Nazar, el próximo expositor.

En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México