Cómo armar un jardín seco
Los jardines secos resultan ideales para esos espacios en donde es difícil que prosperen muchas de las especies de plantas que conocemos. Por lo general lugares que no cuentan con buena iluminación o están ubicados cerca de grandes árboles que por su frondoso follaje no dejan entrar la luz del sol, o poseen raíces grandes que absorben demasiada agua.

* Por Lic. Lucas Albero

Una forma de iluminar visualmente estos espacios es jugar con piedras y diferentes elementos que les den colores, texturas y movimiento.

Por intermedio de fajas metálicas separadoras, podemos lograr de una manera creativa con distintos elementos, generando movimiento, curvas, entradas y salidas, vacíos y llenos, de acuerdo a la forma en que decidamos crear. También podemos intercalar materiales con líneas más puras y rectas, como durmientes en quebracho o separadores de hierro, y de esta forma no solo estaremos conteniendo la piedra sino también alternando diferentes tramas y materiales.

De eso se trata cuando diseñamos: de jugar con diferentes espacios, colores, movimientos, curvas, rectas, figuras geométricas… También podemos agregar agua en movimiento para cortar con la sensación de sequedad de estos jardines, sumándoles esa energía en movimiento que nos proporciona el agua.



Jardines orientales, modernos, eclécticos o minimalistas, incorporan la piedra como gran valor ornamental, generando así espacios rastrillados en caso de arenas gruesas, y combinando de acuerdo a los tipos de piedras y tamaños un intercambio visual de texturas.

Los tipos de piedra a utilizar van a depender de las que se encuentren en el mercado. Sin embargo, podemos señalar que hoy las hay de muchos colores, brillos  tamaños y texturas, lo que nos permite apelar a la creatividad combinando arenas gruesas, piedras partidas, gravas, puzolanas, bochas, platillos, y hasta rocas de mayor tamaño.

A quienes gustan de dibujar y generar espacios con colores, la piedra les permite la creación de rincones dentro de espacios que tenían poca vida. Así, visualmente se transforman en espacios que reviven, generando diferentes sensaciones, otro punto clave al momento de comenzar a diseñar un jardín. Los sentidos intervienen en este proceso, para encontrar un espacio donde generar un patio seco pero que tenga color y vida. 

Estos espacios no demandan reponer florales todo el año, y con poco mantenimiento se mantienen en buenas condiciones, siempre y cuando estén bien armados.

Cómo realizarlos

Una de las recomendaciones es la de colocar membrana geotextil debajo de las gravillas, para evitar el crecimiento de malezas. También podemos colocar papeles de diario, ya que con la tinta evitan el crecimiento de los yuyos.

Luego marcaremos y pasaremos por debajo todo lo que sea infraestructura: caños, electricidad, o lo que resulte necesario para iluminar o regar el jardín, si es que tuviese sectores con plantas (en el momento de plantado debemos marcar con un cutter el espacio que va adquirir nuestra especie a plantar, y levantar solo esa parte del geotextil). Finalmente debemos agregar la piedra y apisonar con rolo o pisón, para mantener nivelado el espacio que se podrá pisar una vez terminado. 

Las plantas que acompañan este tipo de jardines pueden ser Equisetum o cola de caballo, Acorus sp, Carex broncina, Nandina doméstica fire power, Ophiopogon, Festucas glauca, Stypa, Bechorneria, Sávilas o incluso Cactus.

En cuanto al mantenimiento, en caso de estar cerca de árboles hoy la tecnología nos ayuda con las aspiradoras de jardín, lo que los convierte en espacios fáciles de cuidar y mantener en buen estado.

 
*Miembro del Integral Instituto Superior de Diseño. Buenos Aires.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
2 de Septiembre de 2014|08:31
1
ERROR
2 de Septiembre de 2014|08:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"