Las empresas eléctricas se ocuparán del canje de lámparas de bajo consumo

Harán la tarea de cambiar las bombitas de alto consumo por las que gastan menos. El Gobierno Nacional comprará, en total, 25 millones de lámparas de ese tipo para distribuir gratuitamente entre la gente. Junto a las distribuidoras eléctricas, buscarán evitar "desvíos".

Usuarios residenciales podrán canjear lamparitas de alto por otras de bajo consumo a través de las distribuidoras de energía, empresas que evalúan junto al Gobierno distintas alternativas para que el recambio de los 25 millones de bombitas que comprará el Estado sea "eficiente y no haya ningún desvío".


Así lo aclaró hoy el titular de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la Argentina (ADEERA), Alejandro Macfarlane, quien puntualizó que si bien para el Estado esta compra requiere una importante inversión inicial, se compensará cuando la caída en la demanda permita dejar de comprar fuel oil para abastecer la generación eléctrica.
  

"El Estado está comprando fuel oil para la generación eléctrica cuando no hay gas y, al cambiar las bombitas de alto consumo por la de bajo consumo va a tener que darle menos fuel oil a las generadoras, porque va a haber menos demanda, al hacerse más eficiente el uso", explicó Macfarlane.


En declaraciones radiales, el también presidente de la compañía Edenor remarcó que este tipo de "planes de eficiencia energética se aplican en todo el mundo".


"En 2004 se hizo un plan de aumento de oferta y ahora se hace este plan de ahorro que nosotros habíamos hablado el año pasado, pero que el Gobierno consideró que éste era el mejor momento para aplicarlo", recordó el empresario.

Respecto de este plan anunciado ayer por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, remarcó que "el Gobierno nacional va a comprar 5 millones de lamparitas de bajo consumo para el primer trimestre y después 20 millones más".
 

"La idea es que los distribuidores nos hagamos cargo de reemplazar esas bombitas entre nuestros consumidores. Las lamparitas las compra el Estado y nosotros vamos a aportar la logística para distribuirlas sin cargo a la gente", aclaró Macfarlane.


Se trataría entonces de un "canje" de un artículo por otro, es decir que por cada lamparita de alto consumo que entregue el cliente las distribuidoras le darán "sin cargo" otra de bajo consumo.


"En los próximos 30 días vamos a reunirnos con la Secretaría de Energía para ver cuál es la mejor manera de hacer el cambio.


La idea es sacar las bombitas de alto consumo, llevárnoslas y entregar a cambio otras de bajo consumo", puntualizó el titular de ADEERA.


Como propuestas que llevarán a esos encuentros, comentó que pondrán a disposición para el recambio "las 750 oficinas comerciales" de Edenor en "donde también se va a poder hacer el canje de bombitas".


"Seguro que nos costará al principio porque puede generar desconfianza en la gente que alguien toque el timbre para canjear las bombitas, por eso vamos a ver todas las opciones posibles y elegir la mejor para tratar de que sea eficiente y no haya ningún desvío", remarcó el dirigente.


En este sentido, dijo que "los encargados de los edificios también serán convocados para participar de esta propuesta".


"Es algo novedoso, a lo mejor no sea lo mas ortodoxo, pero es una forma de avanzar", evaluó Macfarlane, al tiempo que subrayó que "también los distribuidores y el Gobierno nos comprometimos a hacer una campaña para fomentar el no derroche de energía".
  

Es que, dijo que si los 120 millones de lamparitas que se venden en la Argentina se cambian por otras que consuman 50 vatios menos "el ahorro que se consigue es impresionante".


Por eso, advirtió que "lo que hay que buscar es la manera de ver cómo se puede hacer para que no haya tanta diferencia entre una bombita común y una de bajo consumo".


En cuanto a la situación del sistema interconectado nacional, que obligó al Gobierno a reducir el suministro de gas durante el invierno pasado, Macfarlane aclaró que 2007 "fue un año extremadamente frío y seco que complicó la situación de la producción".
  

"Si logramos para el invierno que viene mejorar la calidad luminaria y cambiar lamparitas entre oras medidas, esa energía que se derrocha se puede destinar a las industrias que tanto necesita el país para crecer", concluyó el empresario.
Opiniones (2)
20 de agosto de 2017 | 08:17
3
ERROR
20 de agosto de 2017 | 08:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. 1) Colocar generadores eléctricos a base de combustibles en los barrios, conectados a la red general de electricidad y hacerlos funcionar durante un determinado tiempo de acuerdo a las pautas que determinen los técnicos a los fines de reducir el consumo de energía por las vías naturales. 2) Dar créditos para la compra de generadores a los hogares que así lo deseen o subvencionar la fabricación de los mismos para que estén más baratos al público. 3) Incentivar la fabricación de televisores que funcionen a base de baterías propias, cambiables y a bajo costo. 4) Limitar los horarios de transmisión televisiva para que en ciertos horarios no pueda verse nada (mayormente en la madrugada).
    2
  2. Como seguramente no todas las bombitas que compre el Gobierno van a ir al destino deseado sino que se desviarán al mercado para venderlas y como seguro que la gente va a empezar a comprar bombitas viejas para después cambiarlas por las otras y vender las que les sobren, propongo algo menos corrupto. Que se obligue a sacar del mercado todas las bombitas viejas y que las únicas que puedan comercializarse sean las de bajo consumo y se fije el precio de las bombitas nuevas al mismo precio, o más bajo, que las bombitas viejas. Con eso será el mercado quien irá cambiando sólo las bombitas que hagan falta y nadie se tentará a corromperse.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial