Deportes

O'Neal llega a Boston para ganar su quinto anillo

El veterano pívot llega por segunda vez en menos de un año a un nuevo equipo, con la única intención de ayudar para que el resto de sus compañeros puedan darle el quinto título de campeón.

El veterano pívot Shaquille O'Neal llega por segunda vez en menos de un año a un nuevo equipo, en esta ocasión a los Celtics de Boston, con la única intención de ayudar para que el resto de sus compañeros puedan darle el quinto título de campeón de liga que tanto añora y desea.
 
Especialmente después que el escolta Kobe Bryant ya tiene cinco, uno más que él, con dos ganados de forma consecutiva en las últimas temporadas, y sin su presencia dentro de la plantilla de Los Ángeles Lakers.

O'Neal es consciente que su condición de estrella ya forma parte del pasado y que ahora su gran mérito dentro de los Celtics será darles al máximo toda la ayuda que necesiten cuando lo crean conveniente, pero sin exigir nada.

El veterano pívot y seguro miembro del Salón de la Fama no tuvo problemas en reconocer el objetivo del título cuando fue presentado oficialmente como nuevo jugador de los Celtics en rueda de prensa con su nuevo uniforme y el número 36.

O'Neal recordó que cuando era pequeño y mucho más joven eligió al legendario Bill Russell como su "ídolo" a imitar dentro y fuera del campo después que el ex jugador de los Celtics ganó 11 títulos de liga.

"Quería competir también con él en cuanto a los títulos, pero soy conscientes que me conformó si logró la mitad", declaró O'Neal, que ha firmado con los Celtics por dos temporadas y tres millones de dólares.

O'Neal, de 38 años, dejó contratos mucho más lucrativos por tener la posibilidad real de lograr un título más de liga y además convertirse en el segundo jugador en la historia de la NBA que podría lograr anillos de campeón de liga con los Lakers y los Celtics. El primero fue Clyde Lovellete.

"Lo que si tengo muy claro es que me siento con todo el entusiasmo del mundo por conseguir un nuevo título, de lo contrario no estaría aquí para perder el tiempo y hacerlo perder a los demás. No soy ese tipo de persona", subrayó O'Neal. "Además cuando cierre mi etapa profesional quiero que sólo se hable de triunfos".

O'Neal, quien llegó a la conferencia con traje y corbata, puede empezar la temporada como el centro suplente de los Celtics, con Jermaine O'Neal iniciando en lugar de Kendrick Perkins, quien se recupera de una lesión de rodilla.

Sin importarle el rol, Shaq, de 38 años, insistió llegaba para ponerse a disposición del entrenador de los Celtics, Doc Rivers, en la manera que consideras mejor y más productiva para el equipo.

"Este verano tuve muchas opciones pero quise ir a un equipo con posibilidades reales de ganar", admitió O'Neal. "Creo que encajamos bien".

Rivers, quien se sentó al lado de Shaq durante la conferencia de prensa, dijo que el equipo espera mejorar en el apartado de los rebotes y con la adición de O'Neal van por el buen camino.

Además, destacó que la habilidad de Shaq de cargar a los internos contrarios de faltas es un beneficio adicional de un valor excepcional para el equipo.

"Necesitas tamaño para ganar", recordó Rivers. "Creemos que nos hemos reforzado muy bien en esa posición y apartado del juego", señaló Rivers.

O'Neal, además, agradeció la presencia en la rueda de prensa a su nuevo compañero, el alero Kevin Garnett, quien viajó desde Hawaii para estar con él en la presentación oficial ante los periodistas.

En su línea de buen humor, O'Neal dijo que le gustó el apodo de "Big Shamrock", pero también le pareció acertado que lo llamen Big Green Mile, todos referentes a la tradición del deporte profesional de los equipos de la ciudad de Boston.
 
En Imágenes