Deportes

Ahora David Nalbandian va tras la Copa Davis

Luego del título en el ATP 500 de Washington, el jugador más copero de la Argentina tiene entre ceja y ceja su más alto objetivo, conseguir ganar la Copa Davis.

Después del triunfo en el ATP 500 de Washington, que lo devolvió al top 50 del ránking, David Nalbandian demostró que puede jugar y ganar cuando se lo propone, y por eso luego de tantas lesiones, esta consagración fue una prueba que rindió para enfocarse tras su verdadero objetivo: la Copa Davis.
  
De todas formas, también se debe otra buena actuación a pleno físicamente en un Grand Slam, para borrar de su memoria aquella final perdida con Lleyton Hewitt en Wimbledon, y otros tantos partidos que por distintas cuestiones lo privaron de poder pelear nuevamente por un título grande.
  
Pero en sus palabras y en sus ojos se nota el cambio cuando un periodista o un amigo le dice la palabra clave. Davis es sinónimo de David, pese a que sea una sola letra la que cambie.
  
Lo demostró cuando eligió adelantar tiempos de recuperación de una lesión sólo para jugar como hizo en la primera rueda de este año en Suecia, cuando se puso el traje de "superhéroe".
  
Incluso hace algunas semanas cuando con poco tiempo de entrenamiento tras recuperarse de un desgarro en el isquiotibial izquierdo voló a Moscú y se sacó de encima con suma facilidad a Nikolay Davydenko (6 del ránking) y Mikhail Youzhny (14) para darle la clasificación a las semis al conjunto conducido por Moesto 'Tito' Vázquez.
   
Las muestras de su técnica y su capacidad de juego son inagotables. En esta temporada jugó apenas 20 partidos en la temporada y perdió cuatro.
  
En Buenos Aires, en febrero último, se retiró por lesión antes de enfrentar a Albert Montañés por los cuartos de final; en el Masters 1000 de Indian Wells contra Jurgen Melzer en segunda  ronda; en tercera de Miami con Rafael Nadal; y en cuartos de Monte Carlo contra Novak Djokovic.
  
Hasta que llegó Washington, el torneo al que David apuntó a  reaparecer después de decidirse no jugar hasta estar al "ciento por ciento" físicamente.
  
Y ahora, con el cemento como la superficie más propicia para recuperarse de la operación en la cadera que lo mantuvo meses fuera del court, Nalbandian tiene todo por ganar en el circuito.
  
En la gira previa al US Open, el último Grand Slam del año, el cordobés no defenderá puntos y tratará de mantener el título en Argentina tras la victoria el año pasado de Juan Martín Del Potro, quien también había ganado en Washington en 2009.
  
Pero la mira del unquillense apunta a Lyon, donde en septiembre, Argentina se jugará el pase a una nueva final de la Davis. Nalbandian quiere que su nombre quede en los libros y en esa bendita Ensaladera.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|00:49
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|00:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic