Según el INDEC, en noviembre los precios bajaron en Mendoza un 0,2%

El organismo nacional difundió hoy que durante el último mes, hubo una deflación del 0,2% en la provincia. Los alimentos bajaron 2,8%, caída que compensó incrementos en transporte (2,1%) e indumentaria (1,6%). Mientras que el IPC Nacional registró un incremento promedio del 0,4%.

El Indice de Precios al Consumidor a nivel Nacional (IPC-Nacional) registró un incremento promedio del 0,4 por ciento en noviembre, por debajo del 0,9 por ciento que registró la medición del costo de vida en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Influyó para que el IPC-Nacional alcanzara este guarismo la deflación registrada en Santa Fe, Mendoza, Tucumán, San Luis, y Catamarca, debido a la baja en alimentos y bebidas. Un dato curioso resultó el de Córdoba, donde las subas y bajas de los distintos rubros, dejaron un saldo final neutro.

En Mendoza, los precios minoristas retrocedieron 0,2 por ciento. Según el Indec, los alimentos bajaron 2,8%, caída que se compensó incrementos en transporte (2,1%) e indumentaria (1,6%).

Según las cifras difundidas hoy por el INDEC, en las provincias de Tucumán, San Luis y Catamarca, se registraron bajas de precios del 0,4 por ciento.

La provincia de Santa Fe fue la que lideró a las provincias con deflación, ya que allí los precios bajaron 0,5 por ciento.

El aumento de precios fue liderado por la Ciudad de Buenos Aires con 0,9 por ciento y la provincia de Buenos aires, que incluye el Gran La Plata, Mar del Plata y 24 partidos del conurbano, con una inflación del 0,5 por ciento. Ambos distritos por encima del nivel general del 0,4 por ciento.

Según las cifras del Indice de Precios al Consumidor Nacional (IPCN), el aumento en los valores minoristas en el interior del país estuvo por debajo del tradicional Indice de Precios al Consumidor (IPC)de noviembre del 0,9 por ciento.

El INDEC difundió las cifras del IPCN, que releva la evolución de los precios en la Ciudad de Buenos Aires y otras siete provincias.

Este indicador se diferencia del tradicional IPC, que mide precios en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano y es considerado por ahora como el indicador de la evolución de la inflación a nivel nacional.

Pese a la baja de precios de noviembre, San Luis tiene la mayor inflación acumulada en los primeros diez meses del año, con 19,5 por ciento, que triplica la que se registra en el IPC del área metropolitana del 7,4 por ciento en el mismo período.

Le sigue Mendoza con una inflación acumulada desde enero hasta noviembre último del 16,3 que también que casi triplica también el IPC tradicional.

Posteriormente, se ubican Catamarca, con un 11 por ciento; Tucumán, y Santa Fe, con 10,7; Córdoba, 10,5, y el Area Metropolitana, con 7,5 por ciento de aumento en los precios minoristas acumulados al mes de noviembre pasado.

Desde principio de año, los precios minoristas del interior se ubicaron siempre por encima del tradicional IPC, tendencia que parece revertirse en los últimos tres meses, en los que los precios muestran una desaceleración.
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 22:05
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 22:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A continuación les dejo un cuentito que salió publicado en la versión on-line del Diario La Nación de hoy, viernes 21 de diciembre de 2007: NO TODO SON ANGUSTIAS Y TRISTEZAS.---- Aproximándose el año, el Señor bajo a la Tierra y así le hablo a Noé: - - Noé, dentro de seis meses haré llover cuarenta días y cuarenta noches, hasta que toda la Argentina sea cubierta por las aguas y los pecadores sean destruidos. Solo voy a salvarte a ti, a tu familia y a una pareja de cada especie animal viviente en la Argentina. Te ordeno construir un arca y ocuparte de reunir a los animales para que en seis meses estén todos aquí, en este mismo lugar, listos para embarcar. - - Pero, Señor... - intento argumentar Noé Spadacqua, un humilde carpintero de la zona del Delta. - - Haz lo que te ordeno, Noé!! - bramo el Señor. - En este país, la perversión, la corrupción y la injusticia han alcanzado un grado intolerable. El ansia de poder y de riqueza han hecho olvidar mis enseñanzas. Han dejado de lado el amor al prójimo y el respeto a Dios. Les voy a dar un castigo ejemplar. - - Haré lo que tu ordenas, Señor - dijo Noé, que era un hombre extraordinariamente recto, bueno y piadoso, como ya casi no se ven sobre la Tierra. -- Pasaron seis meses, se oscureció el cielo y comenzó el diluvio. El Señor se asomo entre los negros nubarrones y pudo ver a Noé llorando amargamente en la puerta de su casa. Ningún arca estaba construida y sólo unos pocos animales vagaban alrededor de su humilde vivienda. - - ¿Dónde está el arca, Noé?, preguntó Dios, enfurecido. - - Perdóname,. Señor - suplicó el pobre hombre, - hice lo que pude pero encontré grandes dificultades: Para construir el arca tuve que gestionar un permiso, autorizar los planos y pagar impuestos altísimos. Después me exigieron que el arca tuviera un sistema de seguridad contra incendios, lo que sólo pude arreglar sobornando a un funcionario. Algunos vecinos se quejaron de que estaba trabajando en una zona residencial, y en eso perdí un tiempo precioso, pues en la Intendencia, para habilitarme, pretendían una contribución a la campaña de reelección del Intendente. Pero el principal problema lo tuve para conseguir la madera, pues en el Instituto Forestal Nacional no entendían que se trataba de una emergencia y me dijeron que sólo había madera disponible para las embarcaciones incluidas en un decreto que no contempla la construcción de arcas. Luego apareció el Sindicato que, apoyado por el Ministerio de Trabajo, me exigía dar empleo a sus carpinteros afiliados. Además, durante el trabajo, uno de los carpinteros se enfermó, la AFJP a la que estaba afiliado le dijo que la ebriedad no es una enfermedad, y el juicio me lo inció a mí, por considerar que la cobertura que no le daba el seguro tenía que cubrirlo yo. Mientras tanto comencé a buscar a los animales de cada especie y tropecé con el problema que, si no es para un zoológico, la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca obliga a llenar formularios y pagar impuestos que se me hacían imposibles de afrontar. Obras Públicas, por su parte, me exigió un plano de la zona a inundarse, y cuando les envié un mapa del país, me iniciaron un proceso por desacato. Por ultimo, la DGR y la AFIP-DGI me hicieron un allanamiento, apoyados por la Gendarmería, en busca de no sé qué, y me desbarataron lo poco que había logrado avanzar en la construcción del arca... Después apareció un señor Montoya que me exigió comprobante de pago de Ingresos Brutos por los últimos sesenta años, y como yo no los tenía (tengo 38 años) me embargó las cuentas de los bancos, los cheques que había girado para pagar las madera vinieron de vuelta, y el aserradero me cortó el crédito. Un día me visitaron inspectores de la ANSES y me pidieron que presentara el pago de todas las jubilaciones del personal que estaba trabajando, y me multaron porque la ferretería que me vende los clavos tenía un cadete en negro, y el abogado que me iba a defender me pidió 20.000 pesos de anticipo, ya que el trabajo en negro está severamente castigado. Poco tiempo después, la Unión de Constructores de Embarcaciones de Placer me inició un juicio por competencia desleal, pues entendían que mi arca era recreativa, a pesar de que les hice notar que nadie, a su placer, se iba a embarcar con pumas, zorrinos, gatos onzas etc. El Juez se declaró incompetente y estoy esperando una resolución del Procurador General de La Nación (hace cinco meses) para que haga lugar a mi defensa, pues la navegación deportiva y de recreación está fuertemente gravada. Noé acabó su relato y el Señor nada respondió. Sin embargo, puso su brazo afectuosamente sobre el hombro de Noé y al cabo de pocos instantes la lluvia cesó. -- El cielo comenzó a despejarse, apareció un sol brillante y un bello arco iris se desplegó sobre el firmamento. - - Señor, ¿significa esto que no vas a destruir a la Argentina? - - preguntó Noé con los ojos esperanzados, aunque todavía llorosos. - - No, Noé - respondió Dios, - no es necesario, están Cristina, Nestor, los Fernandez y los Debidos que ya se estan ocupando de hacerlo.
    1
En Imágenes