Deportes

Historias mínimas del debut leproso en Tucumán

Independiente Rivadavia dará su primer paso en esta temporada ante Atlético Tucumán en el mismísimo monumental José Fierro. Conocé 5 personajes que rodean la concentración azul en el Jardín de la República.

San Miguel de Tucumán vive un fin de semana a puro fútbol, en la ciudad el retorno de atlético a la B Nacional a generado una efervescencia notable y la Lepra enfrenta a esa ebullición popular con calma, concentrado en el coqueto hotel Catalina´s Park.

El medio día comienza a golpear en la capital tucumana y en un café los hinchas de Atlético se amontonan como moscas en el azúcar para ver el debut del Decano, todos anticipan una victoría aunque pocos saben el rival.

Un fanático desgarbado, con varios defensores menos en su dentadura y con perfume a la noche anterior se arrimó y tiró: “Esta noche los cog…. a los porteños estos, a no son de rosario, no , no de Mendoza, bueno el tema es que los vamos a cog…”

Ante tanta pasión y color popular, una señora copetuda , que las hay en todos lados, se nos acerca y nos pone al tanto de la situación. “Tenga, cuidado, que estos van a robarle, todo” y continua con su monólogo. “Vivo a cuadras de la cancha de estos y tengo que estar enjaulada”, soltó la señora de las siete décadas. “En San Martín es distintos, los hinchas son educados, no hacen daño, ni nada, mis nietos son de allí”, saldó su abultada cuenta, saludo y se fue.

De regreso a la concentración de Independiente Rivadavia, algo extraño para los tiempos que se viven en la Primera B Nacional. Casi una docena de hinchas azules aguardaban por su equipo en la puerta del hotel. Se trata de la familia Torres de Villa del Parque y algunos otros mendocinos que hace un tiempo viven en el Jardín de la República. “Vemos a la Lepra dos veces al año, y a veces una, seguro algo haremos para entrar al estadio”.

La hora del almuerzo del plantel ya terminó, entrada de fiambres, pastas y ensalada de frutas para esperar el juego de esta tarde. Lo llamativo fue lo que realizó Carlos, el chef del comedor que aprovechó su fanatismo por San Martín para decorar algunos platos de pastas con líneas rojas, formando así la casaca del Santo tucumano. “Ojala que esta tarde le ganen a los -mugrientos-“.

Así se vive el fútbol en Tucumán, los contrarios son vistos siempre como un equipo menor, no tiene la menor chance, el clásico rival merece todas las jornadas perder, no importa cual sea el oponente y la hinchada propia siempre es ordenada, pacífica y seguidora mientras que los de enfrente reciben los peores motes y las descalificaciones más grandes.

El escenario está planteado y la Lepra deberá sacar pecho ante este clima pasional que asfixia y contagia.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|21:27
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|21:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016