Alfredo Porras: “Me hicieron arrastrar por el piso como una víbora”

El ex Ministro de Gobierno y ex Ministro de la Suprema Corte de Justica de Mendoza, Dr. Alfredo Porras, declaró esta mañana junto a otros dos testigos. Su testimonio, junto al de Josefina Gonzáles de Osorio dejó otra vez el sabor amargo del sufrimiento vivido en carne propia por las víctimas.

 Esta mañana comenzó la 6ª semana del juicio a represores en San Rafael. Si bien estuvo programado que declarara el imputado Ruiz Soppe, su testimonio fue suspendido hasta el miércoles.

La primera testigo del día fue Josefina Margarita Gonzáles de Osorio. Fue detenida junto a su esposo (Roberto Osorio) el 24 de marzo de 1976. Le abrieron la puerta de la casa y los iluminaron con una linterna, los insultaron y se los llevaron. Permaneció un mes y medio. Tenía un hijo que se quedó con sus abuelos. Estuvieron en Infantería, luego en un calabozo de Tribunales y finalmente en la Cárcel de Encausados. 

En cuanto a su esposo, le mostraron el acta de liberación pero, aunque se parecía,  no era la firma de su esposo la que estaba al pie de la misma. Ella comenzó a buscarlo y le dijeron “si desapareció uno, puede desaparecer una familia”. Lograron así que Josefina dejara de buscar a su marido por temor a que le pasara algo a su hijo. “Nos fuimos acostumbrando a su ausencia con la esperanza de que volviera algún día”, dice. 

Roberto Osorio trabajaba en una farmacia del ex Gobernador Martínez Baca. Su esposa no sabe si él tuvo militancia política, aunque aseguró que no poseía armas. Destacó que era un hombre altruista que muchas veces regalaba medicamentos a personas que no podían pagarlo. Dijo no recordar a los demás desaparecidos, aunque Tripiana fue testigo de su boda. 

La mujer se emocionó durante su testimonio, asegura que pasó por mucho miedo y dijo “tengo temor por haber declarado hoy acᔠy agregó “no quiero recordar esto nunca más”. 


Luego declaró el ex Ministro de Gobierno, Dr. Alfredo Porras. En aquellos años fue miembro de la Juventud Peronista. Contó que ingresaron en una finca en la que vivía, revistaron todo y se lo llevaron. Primero lo llevaron a Infantería y luego a la Departamental. Conoció a Tripiana, Roberto López, Roberto Osorio y a Martínez Baca. 

En la Departamental fue golpeado. Sabe que otros detenidos fueron torturados, como Luis Barahona, a quien vio como si le hubieran pelado la cabeza con las manos, “creo que los torturaban en la Municipalidad”. 

Un día les hicieron mojar las celdas con agua y luego los hicieron arrastrarse por los pisos como víboras hasta secarlos. Además los pateaban e insultaban. Cuando Porras contaba esto al tribunal, se emocionó en varias ocasiones. 

En ese lugar también conoció al padre del Dr. Dauverné y contó que un día le dio un ataque de epilepsia y los militares llamaron a su hijo para que lo atendiera. 

Contó que un policía lo trató bien e hizo que se asomara desde el patio de bomberos para que pudiera verlo la familia que estaba en la vereda de enfrente. (Se refiere al testigo que declaró la semana pasada, Roberto Reyes Aramayo).  

Porras fue testigo del día en que liberaron a Tripiana. Sin embargo al ver que la familia seguía llevándole comida, se dieron cuenta de que algo andaba mal. Nunca más lo vieron con vida ni supieron nada de él. 

Pasado un tiempo lo llevaron a Mendoza, con Mússere a cargo del operativo, y luego en un avión Hércules a La Plata. Luego de más de 8 meses de cautiverio le dieron allí la libertad. 

Aseguró que nunca supo por qué lo detuvieron, aunque supone que es porque era útil para una buena causa. Agregó que en San Rafael no había grupos guerrilleros ni armados. “El Partido Comunista estaba en contra de la lucha armada”, aseguró. 

Contó que los jueces de aquellos años no hacían nada porque tenían miedo. “Vi a un Juez de Instrucción, Quiroz, que entraba con uniformados de noche a la Departamental. 

Mañana habría un careo

El abogado de la familia Tripiana, contó que el periodista Osvaldo Barroso le dijo que una mujer que trabaja en el hospital Schestakow llamada Carmen Torres le dijo que podría saber dónde están enterrados algunos cadáveres. Serían unas piletas de azufre. 

Fue citada por el tribunal y declaró hoy. Desmintió todo y aunque reconoció que conoce al periodista, asegura que no le dijo nada al respecto. 

Osvaldo Barroso declararía mañana, pero la querella pidió que se haga un careo entre él y Carmen Torres.

Opiniones (0)
27 de Abril de 2017|02:27
1
ERROR
27 de Abril de 2017|02:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Fotos de una tormenta inesperada en Mendoza
    25 de Abril de 2017
    Fotos de una tormenta inesperada en Mendoza
    Las mejores fotos de Real Madrid - Barcelona
    24 de Abril de 2017
    Las mejores fotos de Real Madrid - Barcelona