Deportes

La novela de Riquelme, cerca de la solución

Hubo un acercamiento entre Riquelme y los dirigentes de Boca. Ahora, en el club confían que se llegará a un acuerdo por la renovación. Se modificaron varios aspectos en el ofrecimiento.

Poco a poco, muy con cuentagotas, casi como pidiendo permiso, el futuro de Juan Román Riquelme parece ir aproximándose a la Ribera. Lo que hasta hace sólo unas horas en el mundillo boquense era pura tensión, portazos y discusiones internas, ahora aparenta haber entrado, otra vez, en un escenario cordial de negociaciones entre los dirigentes xeneizes y el representante del enganche, Daniel Bolotnicoff. Luego de que Román se quejara en un programa de TV de que la propuesta por la renovación del contrato que le habían hecho llegar las autoridades a su apoderado había sido por correo electrónico, el jugador nacido en Don Torcuato recibió la oferta por escrito, como pretendía. Y algunas de esas mismas cláusulas que habían molestado a Riquelme fueron modificadas, lo que hizo tranquilizar al N° 10. 

Los dirigentes elevaron el piso del dólar en el contrato (de casi 4 pesos a 4,80 o 5 pesos), descartaron exigencias por productividad (pese a que a muchos dirigentes los irrita que el número 10 no juegue la mayoría de los partidos) y ya no sería un problema el requerimiento de que JR modificara la indumentaria (el jugador tiene un acuerdo personal con Adidas, pero a Boca lo viste Nike). En el club de la Ribera se aguarda, con ansiedad, que en las próximas horas Riquelme dé el visto bueno. Aunque no son pocos los que indicaron que todavía hay "trabas" y que en este momento están relacionadas con los impuestos por pagar. "Si Boca se hiciera cargo del tema impositivo para que a Riquelme le queden 5.000.000 de dólares netos en cuatro años, el club tendría que pagar más o menos US$ 7.000.000, lo que es muy difícil. Pero se puede llegar a arreglar", dijeron ayer, en Casa Amarilla. 

Mientras tanto, Claudio Borghi sigue con atención cada movimiento. "Pero no depende de mí, porque es un tema de los dirigentes y el representante. Pero voy a esperar a Riquelme hasta el cansancio, lo espero con los brazos abiertos. Estoy un poco preocupado porque el otro día, cuando llegamos de Nueva Zelanda, dije cosas que no correspondían con la realidad. Lo que pasa es que yo tomo unas pastillas para tranquilizarme en los aviones y bueno... Pero bueno, yo no manejo la plata de Boca, pero tengo un gusto especial por Román", señaló ayer por la tarde el entrenador. 

Varios fueron los jugadores creativos que le ofrecieron a Borghi para reemplazar a Riquelme. Uno de ellos lo encandila: José Sosa, el ex hombre de Estudiantes de La Plata. "Es un gran jugador, pero es demasiado caro para poder traerlo. Pero de todos modos sería atrevido decir que Sosa podría suplir a Román, que es un jugador ya consagrado en Boca", reconoció el director técnico, que en el último torneo Clausura fue campeón con Argentinos Juniors. 
Y añadió: "Hay que pensar que hoy no lo tengo a Riquelme y por más que firme mañana mismo no va a arrancar jugando porque se recupera de una operación de rodilla. Hoy, la prioridad para ese puesto es el chico Cañete. Pero bueno, repito, espero a Román con los brazos abiertos, y los hinchas también". 

Las próximas serán horas decisivas en las negociaciones. Pero algo está claro: tanto Riquelme como los dirigentes pretenden llegar a un acuerdo. Están en busca de la anhelada solución. 

• Se desgarró el zaguero que llegó a prueba
El zaguero paraguayo José Cáceres, proveniente de Sportivo Trinidense, que llegó anteayer a Boca para ser sometido a una prueba hasta el 4 del mes próximo, padeció un desgarro y de este modo no se sumará al plantel. El equipo se entrenó ayer en doble turno, en Casa Amarilla.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|05:31
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|05:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic