Deportes

En Boca, el tironeo por el futuro de Riquelme no se tolera más

"Me ofrecieron algo que es para reírse", se quejó Román tras escuchar versiones que hablaban de un acuerdo; el dirigente Palmieri le echó la culpa a la interna política y a Mauricio Macri.

El escenario ya se tornó irrespirable. La relación entre los dirigentes de Boca y Juan Román Riquelme parece resquebrajada, sin retorno y afecta directamente a la vida del club. Porque mientras el equipo de la Ribera hizo un "esfuerzo" al lograr reforzarse con fondos propios e invirtiendo unos 9 millones de dólares en incorporaciones, y consiguió a un entrenador (Claudio Borghi) que llega envalentonado tras ser campeón con Argentinos Juniors, no obtiene armonía. El tironeo entre las autoridades y el N° 10 por la renovación del contrato parece no tener fin. El presidente Jorge Amor Ameal hace trascender que tiene buenas intenciones, pero sin embargo no llega a satisfacer los pedidos del jugador. Y el jugador se muestra indignado ante los micrófonos, repite una y otra vez que es hincha de Boca y que sólo por eso aun no dio el tema por descartado. ¿Quién es el culpable de que se haya llegado a este punto? Los dirigentes y Riquelme. Ninguno parece ceder, ninguno aquieta las aguas; mientras tanto, la situación no hace más que provocar tedio e incertidumbre. 

"Dijeron que estaba todo arreglado..., eso es un cuento (...) Si estoy aguantando hace dos meses es porque quiero que se solucione. Pero si cada vez que hay una reunión con mi representante [Daniel Bolotnicoff] aparecen más piedras en el camino, y yo las voy saltando, es porque quiero un final feliz. Quiero que se solucione, pero me ofrecieron algo que es para reírse?", se descargó ayer el hombre nacido en Don Torcuato, en Radio Del Plata, cuando prácticamente al mismo tiempo una versión disparada desde sectores oficialistas decían que solamente restaban detalles para la firma de la renovación. 

Ayer con Ameal, pero el presidente no respondió el llamado. En los pasillos de la Bombonera se dice que, pese a su discurso sobre la intención de contar con Riquelme, no estaría convencido de que "siga en el vestuario" por las divisiones que ya son públicas con Martín Palermo y que perjudicaron el rendimiento del grupo. 

El dirigente Horacio Palmieri, que hasta hace un tiempo estaba en la misma sintonía de Ameal, pero luego renunció a sus trabajos en el departamento de Fútbol Internacional, también le apuntó al presidente y hasta fue más allá: afirmó que el jefe de gobierno, Mauricio Macri, está detrás de las trabas que encontró Román en las negociaciones: "Es todo un tema político. Lo quieren desgastar a Riquelme. Macri bajó línea para que hagan esto con Riquelme. Como se viene un año electoral, todo este lío es por ego personal. Hace tres meses que no hay una reunión de comisión directiva para informar sobre el tema Riquelme. No es un problema de dinero. Creo que el presidente de Boca tiene la responsabilidad de tomar una decisión. ¿O tendrá miedo de perder una votación? Román no merece ser tan manoseado". 

La ira del enganche se habría disparado luego de que Bolotnicoff recibiera la bendita propuesta por cuatro años..., pero en la que estaba incluida una cláusula que indicaba que Román tenía que prestar su imagen para publicidades de uno de los sponsors del club. "¿Me están cargando?", habría respondido el apoderado del N° 10. 

A Román no le gustó nada que Palermo, tras entrenarse anteayer en el predio de Casa Amarilla, le agradeciera el "esfuerzo" realizado a Ameal, ni tampoco que el Bichi Borghi, desde el continente oceánico, dijera que la continuidad estaba "en un 80% confirmada". Al respecto, se lamentó: "Yo siempre vivo con la verdad y no me gusta que el técnico de Boca diga por televisión que mi situación está avanzada. Desde el lunes pasado, después de la nueva reunión con mi representante, todo fue para atrás. Que digan que está un 99% arreglado confunde a la gente y no me gusta". 

A esta altura, los simpatizantes xeneizes están saturados por la situación y lo más alarmante es que no hay indicios de que se llegue a buen puerto. Los foros en Internet explotan con opiniones y ayer por la tarde un grupo realizó un banderazo, primero en la zona del Obelisco y luego en la Bombonera, luciendo un trapo que reclamaba "Riquelme hasta 2014". Lo que hace unos meses era una novela ya se convirtió en un cuento de terror. Y el final es todo un misterio. 

Fuente: Canchallena.com

En Imágenes