Deportes

Lance Armstrong, como un turista en el Tour de France

El norteamericano, heptacampeón de la competencia, está muy retrasado en la actual prueba y se dedica a divertirse; bromea con los espectadores y conversa con su compañero de equipo, mientras compite.

Casi 16 minutos de retraso en los Alpes y 15:14 minutos en la primera etapa en los Pirineos. Sin duda alguna, el heptacampeón Lance Armstrong, de casi 39 años, se había imaginado una despedida muy distinta del Tour de France. 

A falta de fuerzas, está dispuesto a seguir hasta París con humor negro. Abandonar no lo contempla. El norteamericano bromea con los espectadores, arranca a toda velocidad la peluca roja de la cabeza de un aficionado y conversa animadamente con su compañero de equipo Jaroslav Popovich mientras cruza la línea de meta a muchos minutos del ganador. 

El estadounidense dispone ahora de todo el tiempo que quiera en una profesión en la que se lucha duramente por los segundos. Su Tour de France terminó hace ya tiempo, tras su hundimiento en Morzine, donde perdió 11:45 minutos. 

"Yo no soy de los que abandonan y tampoco lo haré ahora", dijo el ganador de siete Tours de France tras ocupar el puesto 70 en la meta de la primera etapa pirenaica el domingo, con final en la cima de Ax3 Domaines. 

En su decimotecer Tour, Armstrong ha descubierto la dimensión turística de la prueba que recorre Francia. "Es una situación nueva para mí. Puedo escalar los puertos con calma, mirar a mi alrededor, hablar con espectadores, pasar un buen momento". 

Al diario francés L´Equipe, órgano central del Tour, no le gusta en absoluto su nueva manera de correr. Su derrumbe lo comenta así: "Primero ciclista profesional, luego cicloturista y a continuación sólo turista". 

Con la llegada del ocaso deportivo vino también la mofa de los aficionados. "Se vende bicicleta. Pregunten a Lance Armstrong", pintó un bromista en la calzada. Sus rivales, sin embargo, no se suman a las burlas. 

"Si se le califica de turista, ¿qué soy yo con el doble de retraso? ¿Un doble turista?", se preguntó el veterano Jens Voigt. 

Para Armstrong, abandonar está descartado, pero mantener el ritmo de los mejores ya no es posible. El coqueteo de Amstrong al inicio del Tour con una posible octava victoria se vio castigado cruelmente. 

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|02:23
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|02:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016