En el operativo donde detuvieron a Tripiana, Guevara estaba a cargo según Lemos

En el 8º día del juicio que se lleva en San Rafael a represores de la última dictadura, declaró el ex soldado -que hacía el servicio militar- Mario Agustín Lemos Herrera. Señaló al imputado Guevara como uno de sus superiores. 

Esta mañana en la Facultad de Ciencias Aplicadas a la Industria, comenzó un poco retrasado la 8ª jornada del proceso legal, en el que se investiga el secuestro y desaparición de 4 personas durante la última dictadura militar, y la presunta responsabilidad de 7 hombres.

Mario Agustín Lemos es de Tunuyán y comenzó a hacer el Servicio Militar en 1975. Desde abril hasta agosto de ese año, estimativamente ya que no recuerda bien, estuvo en Tucumán luchando contra la Guerrilla. “Nosotros fuimos a Tucumán a pintar escuelas y cuando llegamos nos cambiaron el pincel por un fusil”, dice.

Volvió a Mendoza y estuvo en Campo Los Andes y luego lo trasladaron a San Rafael donde permaneció en distintas dependencias.

Una noche tuvo que acompañar a jefes militares a hacer un allanamiento en el cual “quien estuvo al mando fue el teniente Aníbal Guevara”. Lemos junto a otros soldados, se encargó de custodiar la manzana junto a policías, mientras los militares de rango ingresaban a la vivienda. Lemos indica que aunque lo vio a la distancia, reconoce que el hombre que fue apresado era Francisco Tripiana.

En una dependencia de Policía de Mendoza, que el testigo nombra como “la 32º”, le tocó custodiar la celda de este actual desaparecido. Entabló una pequeña relación, en la que además de hablar con el, le regaló cigarrillos y tortitas ya que le daba lástima verlo en su estado. Asegura que Tripiana no se encontraba bien ya que pasaba hambre y no podía bañarse. Psicológicamente tenía miedo y frecuentemente preguntaba qué harían con él. “Cuando lo custodié me dijo que era pintor y que no sabía por qué estaba allí”, dijo Lemos.

El tercer día que le tocó custodiar su celda, Tripiana le pidió papel y lápiz para que Lemos llevara una carta a familiares de la víctima en Tunuyán. El conscripto accedió a hacerle ese favor, aunque dice “desconocer qué decía la carta porque no la leyó”.

“Yo hablaba, le daba de comer y llevé la carta porque me enseñaron una forma distinta de vivir”, explica el testigo. Sin embargo dice que se enteró “por lo que se comentaba, que a los detenidos los torturaban quemándolos con cigarrillos, con picana, golpes y submarino húmedo”. Asegura no haber visto nada de eso.

Sobre el final de su interrogatorio el Presidente del Tribunal, Dr. Burad, le preguntó que pensaba de la última dictadura militar en Argentina. Lemos contestó “nunca más tiene que pasar lo que pasó en la dictadura, no hay que permitirlo nunca más”.

La tarde comenzó con el testimonio de Martínez Baca, hijo del ex Gobernador depuesto por el golpe de estado de 1976. Su interrogatorio duró aproximadamente 15 minutos ya que éste sólo tenía recuerdos de los testimonios dados por su padre. Fueron así, muy pocas las dudas que el testigo puedo evacuarle al tribunal y a las partes, quedando liberado rápidamente.

Luego le tocó el turno al testigo Carlos Villar, quien estuvo detenido presuntamente con Tripiana. Pero el paso de este testigo dejó más dudas que certezas ya que prácticamente lo único que dijo fue “no lo recuerdo”. De hecho en un momento, el Dr. Burad le dijo "¿no probó con Memorex?"

La tarde sigue con el testimonio de Osvaldo Montenegro Taboada, hombre de 71 años que también estuvo preso durante algunos meses. Era un hombre ligado al Sindicato de la Alimentación y presuntamente esa fue la razón de su detención. “Mussere nos pegaba junto con Suarez. Nos daban patadas y nos pisaban. Además nos trataban de ‘zurdos’, ‘montoneros’ y ‘guerrilleros’”, dijo Montenegro. Aseguró que “Egea estuvo la noche que los liberaron”.
Opiniones (2)
25 de Julio de 2017|13:54
3
ERROR
25 de Julio de 2017|13:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gracias por arreglar el titular.
    2
  2. Solicito a los responsables editoriales de MediaMza.com tengan a bien informar con la verdad, ya que sus titulares pueden ser malinterpretados por la opinión pública. Yo estuve presente durante todo el testimonio del soldado Lemos y en ningún momento lo señala como "RESPONSABLE DE LOS OPERATIVOS". Tengan a bien remitirse a las grabaciones o a leer las fojas testimoniales a los efectos de no transcribir las declaraciones de acuerdo a la subjetividad del periodista presente. Si van a comunicar los dichos de los testigos, es importante que estos sean los verdaderos, a los efectos de que su medio no pierda credibilidad.
    1
En Imágenes