Deportes

El sudafricano Oosthuizen se quedó con la gloria en el Abierto Británico

El sudafricano Louis Oosthuizen culminó una participación brillante en el Abierto Británico consagrandose con un total de 272 golpes, 16 bajo el par, por delante del inglés Lee Westwood y el sueco Henrik Stenson que quedaron 7 impactos detrás del campeón.

CLASIFICACIÓN FINAL DEL ABIERTO BRITÁNICO

Tomó el liderazgo a mediados de la segunda ronda, y nunca cedió la cima de la tabla de posiciones. Después de cada error, que no fueron muchos, respondía de inmediato y prácticamente no le dio chances al resto de los competidores.

El sudafricano de 27 años embocó un águila clave en el hoyo nueve, no mostró señales de nerviosismo en ningún momento, y luego aprovechó los errores de su más inmediato perseguido Paul Casey, para escaparse con el torneo y ganar así su primer major en St. Andrews.

La victoria fue por siete golpes, pero bien podría haber sido por más. Hizo bogey en el 17 y el 18 aprovechó su gran ventaja para disfrutar el momento y jugar más conservador.

Sudáfrica hoy estaba de fiesta debido al cumpleaños número 92 de su presidente Nelson Mandela, y Oosthuizen simplemente agregó otro logro más en el año para esta nación; incluyendo por supuesto la exitosa Copa del Mundo.

Tiger Woods, por su parte, quien había ganado en sus últimas dos presentaciones en este campo decidió volver a su viejo putter en esta última ronda tras que las cosas no le fueron muy bien en las vueltas anteriores.

Sin embargo, a pesar de que comenzó bien con dos birdies en los primeros tres hoyos, tuvo dos doble bogeys en su ronda, y firmó una tarjeta de 72 golpes.

"La verdad que no pude estirar una buena secuencia de hoyos en todo el torneo", admitió Woods. "Todavía nos queda el PGA Championship al menos".

Oosthuizen claramente no era uno de los favoritos entrando a este torneo, dado que apenas había pasado una vez el corte en sus ocho presentaciones anteriores en majors. Woods, sin embargo, ya le había puesto el ojo.

"Jugué con Oosthuizen hace un año en una ronda de práctica en el Doral", declaró Woods. "Y en ese entonces ya me sorprendía lo derecho que pegaba el drive. Obviamente ha hecho lo mismo aquí en St. Andrews".

Casey era la mayor esperanza de los británicos para romper con la sequía de 11 años por parte de un inglés ganando en el British Open, pero esa esquiva victoria deberá seguir esperando.

Sus esperanzas se esfumaron cuando pegó su drive a los arbustos en el hoyo 12; perdió su bola y anotó triple bogey.

Su compatriota Lee Westwood no pudo embocar un putt prácticamente en todo el torneo, y pares no iban a ser suficientes ante un Oosthuizen inspirado. En conclusión, otra vez cerca pero nada para Westwood.

El líder tras la primera ronda Rory McIlroy tuvo una ronda de 68, y de esta forma ya son 10 las rondas en las cuales no anotó "entre los setentas". Recordemos que el viernes anotó 80, y mientras eso lo eliminó de la contención, mantuvo esta extraña racha con vida.

El sueco Henrik Stenson y el alemán Martin Kaymer también tenían chances al inicio de la ronda final, pero ninguno de los dos logró embocar de entrada, y por eso rápidamente se transformó en una carrera de dos hombres, aunque en realidad Oosthuizen dominó de principio a fin.

El sudafricano es uno más de los supuestos "ignotos" que ganan este torneo. Ben Curtis estaba ranqueado 396 cuando ganó en el 2003, y Todd Hamilton sorprendió al mundo al vencer a Ernie Els al siguiente año.

Y justamente Els es un hombre orgulloso hoy. Los padres de Oosthuizen (Nº 54 del mundo) son granjeros, y no tenían los medios financieros para que su hijo pueda buscar una carrera en el golf, tras descubrirlo a los 9 años.

Sin embargo, se inscribió en la Academia de Ernie Els, que le costeó su desarrollo, y hoy está en la cima del mundo del golf.

"No estaría aquí de no ser por Ernie Els", enfatizó Oosthuizen.

Habiendo dicho eso, sólo su compatriota Retief Goosen había ganado un major de los primeros 10 puestos al iniciar la ronda final.

"Se que Louis va a manejar este momento de gran forma", explicó Goosen. "Tiene uno de los swings más lindos del tour, pero por sobre todas las cosas es una de las personas más agradables del circuito".

Phil Mickelson volvió a tener problemas como a lo largo de todo el torneo en los hoyos 12 y 17, y no tuvo el protagonismo que le hubiese gustado en esta edición.

El colombiano Camilo Villegas firmó una tarjeta de 75 golpes, y terminó en par de cancha.

Pero el día le perteneció a Oosthuizen.

Antes de la tercera y cuarta ronda, todos se preguntaban si el joven sudafricano podría lidiar con la presión.

No sólo lo hizo, sino que mostró una calma inusual, incluso mayor a otros jugadores con más experiencia.

Ahora la pregunta es si habrá sido cosa de un torneo nomás.

Pero cualquiera que haya visto esta edición del British Open, será rápido a la hora de responder no.

El swing, la parsimonia, la personalidad y sobre todo el dominante triunfo nos muestran que escucharemos mucho más de Oosthuizen, el nombre que aprendimos a decir esta semana, por muchos años por venir.

Oosthuizen nos hizo acordar a Tiger Woods en su mejor momento.

Pero basta de comparaciones, esta nueva estrella tiene nombre y apellido.

Louis "Shrek" Oosthuizen.

FUENTE: ESPNDEPORTES.COM

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|00:45
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|00:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic