Emanuel Ginóbili y un agasajo entre vinos y bellos paisajes

El reconocido basquetbolista fue invitado por Bodegas Norton a recorrer sus instalaciones, y degustar un delicioso almuerzo en el Restó "La Vid". En la nota, enterate quénes fueron los invitados especiales y algunos de los pormenores de la visita.

A pesar del cúmulo de conjeturas, amagues de cancelación e incertidumbre que hacían pensar que la visita de Emanuel Ginóbili a nuestra provincia no iba a concretarse; para alegría de los adeptos al básquet y de los fanáticos del destacado bahiense, los malos augurios se disiparon cuando el propio manager del deportista confirmó su llegada.

Aprovechando esta destacada presencia en Mendoza, Bodega Norton invitó a Manu Ginobili a visitar la casa vitivinícola. Lo recibió Michael Halstrick, su presidente, y varios de los integrantes de su staff.

Súper interesado. En un clima descontracturado e informal, Manu se mostró amigable y muy buena onda con todos. La visita comenzó con una recepción en el Wine Bar, en donde el basquetbolista destacó la impresionante vista a la Cordillera de los Andes -"¡Qué privilegio tienen los mendocinos acá! Seguro ustedes viven este paisaje como algo cotidiano, pero quiero decirles que convivir con este marco, o levantarte todas las mañanas y tener la posibilidad de presenciar esta belleza es un regalo absoluto", comentó-.

En plena charla. Alejandro Panighini, Humberto Pagano (Confederación Mendocina de Deportes), Manu Ginobili, Pedro Zapata y Luis Steindl.

Comensales V.I.P. Luego de recorrer todas las instalaciones, Ginóbili almorzó en el restaurante "La Vid", junto a algunos invitados especiales, la mayoría del ámbito político. ¿El gran ausente? El gobernador Celso Jaque. Si bien en un primero momento el mandatario iba a formar parte de dicho agasajo, finalmente fue suplantado por el ministro Mario Adaro, por "problemas de agenda". Por lo bajo, algunos comentaban que pudo más la reunión con el empresario Eskenazi por los temas referidos a YPF y la extracción de petróleo en Llancanelo que la recepción oficial al afamado deportista.  

Visitantes sorprendidos. La llegada del crack de los Spurs  causó sorpresa a muchos de los turistas que estaban almorzando en "La Vid". No fueron pocos los que lo reconocieron y buscaron como souvenir una fotografía o el autógrafo del ídolo. Pacientemente y con una sonrisa, todos fueron consentidos.

Un presente delicioso. Con motivo de su visita, Manu recibió una botella de vino muy especial, de manos de Michael Halstrick. Se trató de uno de los vinos premium de Norton: Un Guernot Langer Swarosky, ícono de la bodega.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial