Deportes

La FIA anuló la audiencia y se terminó el escándalo de la Fórmula Uno

La Federación Internacional de Automovilismo dio un corte final al caso de espionaje que sacudió a la Fórmula 1 en 2007, al anular la audiencia prevista para el 14 de febrero de 2008 sobre la habilitación de McLaren-Mercedes.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) puso hoy fin al escándalo de espionaje que sacudió a la Fórmula 1 en 2007, al anular la audiencia prevista para el 14 de febrero de 2008 sobre la habilitación de McLaren-Mercedes.

De esta forma, el equipo anglo-alemán ya no tendrá que temer que se le sancione de nuevo con una multa económica o una resta de puntos para la próxima temporada, que arrancará el 16 de marzo con el Gran Premio de Australia en Melbourne.

Tras la disculpa pública de McLaren la pasada semana, el presidente de la FIA, Max Mosley, pidió ya a los miembros del Consejo Mundial que "anularan la audiencia en interés del deporte y declararan el asunto cerrado".

El mismo británico advirtió en septiembre, tras la sanción récord a McLaren de 100 millones de dólares y pérdida de todos los puntos del campeonato de constructores, que todavía hubiera sido posible una sentencia más dura.   El equipo de las "flechas de plata" fue castigado por poseer datos secretos de su máximo competidor, Ferrari, que tras las disculpas públicas consintió en que el caso se cerrara definitivamente. McLaren podría haber sido sancionado en la audiencia de febrero si se hubiera constatado que utilizó la información confidencial para desarrollar sus bólidos de 2008.

McLaren aseguró que había cambiado sus estructuras y que se aseguraría de que "nada comparable volviera a pasar nunca". Además, se comprometió a asumir los costos de la investigación que llevó a cabo la FIA.
En Imágenes