Deportes

Cavendish se impuso en la undécima etapa del Tour

El británico ganó en una jornada tranquila, que mantuvo a Andy Schleck al frente de la general del Tour de Francia. Mark Renshaw fue expulsado por conducta antirreglamentaria.

El británico Mark Cavendish, del Columbia, acudió puntual a la cita de los sprinters para imponerse por velocidad en la undécima etapa del Tour de Francia, disputada entre Sisteron y Bourg les Valence, de 184,5 kilómetros, jornada tranquila que mantuvo al luxemburgués Andy Schleck (Saxo Bank) al frente de la general.

Un "hat trick" para el ciclista de la Isla de Man, de 25 años, que ya dejó su sello en Montagis y Guegnon en la primera semana de carrera. Tras la lógica "desaparición" en los Alpes, reapareció en una jornada diseñada para los guepardos. Y no falló. Se presentó a la cita para firmar su decimotercera victoria en la Grande Boucle.

El triunfo de Cav, por delante del italiano Alessandro Petacchi (Lampre) y del estadounidense Tyler Farrar (Garmin), se produjo en un sprint extraño, en el que su lanzador Mark Renshaw se deshizo a cabezazos de Julian Dean (Garmin), y luego cerró el paso a Farrar, quien aún escapó de la maniobra para ser tercero. Después de esas escenas apareció el líder con el camino expedito para rematar la faena. Renshaw pagó su antideportividad con la expulsión del Tour.

José Joaquín Rojas (Caisse D'Epargne) se metió en la pomada con el cuarto lugar, no así Oscar Freire (Rabobank) quien no encontró "piernas para ganar".

Otra jornada de calor, disputada a 39,4 kms/hora, de tranquilidad en todo el recorrido hasta que los equipos de los sprinters decidieron echar abajo la escapada de rigor y preparar la llegada masiva. Los favoritos aguantaron el tirón sin sobresaltos y la general no se movió en espera de días más trascendentes, quizá el este viernes con la llegada a Mende, con un final en subida.

Andy Schleck acabó su segundo día de amarillo bien protegido por el Saxo Bank, que tomó al final la delantera del pelotón para evitar cualquier despiste con la aparición del viento. El campeón de luxemburgo contrarreloj y vencedor en Avoriaz, mantuvo a 41 segundos a Alberto Contador (Astana) y a 2.45 a Samuel Sánchez (Euskaltel), segundo y tercero respectivamente.

No podían fallar los sprinters a su cita, ya que no van a tener muchas opciones ante la llegada de los Pirineos el próximo fin de semana, donde se espera el vuelo en las cumbres entre Schleck y Contador. El terreno camino del Macizo Central era muy favorable, con el Col de Cabre (3a) como única dificultad de la etapa.

Hacía falta una escapada potable para instalar la tranquilidad en el pelotón. Los voluntarios fueron Geslin (Bouygues), Augé (Cofidis) y Benítez (Footon), el mejor de todos en la general el español a hora y media. Pasaron por el puerto con una ventaja de 2.50 minutos y no se alejaron ya mucho de esa renta.

El grupo dejó vía libre al trío en fuga. Tiempo para rodar a ritmo lento bajo el sol de justicia. El termómetro mordía señalando los 35 grados. Era cuestión de dar la orden de caza e iniciar la etapa de verdad. Benítez, ya con el gran grupo a la vista trató de marcharse en solitario, pero sin posibilidad alguna de éxito.

A 23 kilómetros de meta apareció el viento de costado. El Saxo Bank acorazó a Andy Schleck y ordenó a Cancellara imponer un ritmo de los suyos, por lo tanto estiró el pelotón casi en fila india.

Contador puso a Vinokurov a su lado ante la posibilidad de que se produjeran cortes y mandó a cola de pelotón a los hombres que utilizará en la montaña, es decir, De La Fuente, Tiralongo, Jesús Hernández y Dani Navarro. Hay que ahorrar fuerzas para la batalla de los Pirineos.

Los hombres de Bjarne Riis se apartaron una decena de kilómetros después para que el Columbia, Lampre y Sky discutieran la llegada. Ya no hubo más intentos, así que se lanzó el esprint y llegó la lamentable escena de sucesivas acciones reglamentarias.

El australiano Mark Renshaw se llevó a su rueda a Cavendish y se abrió paso a mamporros al servicio de su líder. El Garmin pagó el pato. Primero apartó de tres cabezazos a Julian Dean cuando se puso a su altura y luego cerró a Tyler Farrar.

Renshaw le puso el triunfo en bandeja a Cavendish, pero los jueces tomaron nota y le expulsaron del Tour. Tarjeta roja directa.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:33
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes