Deportes

Cuatro medallas serán devueltas por dóping en los Panamericanos

los brasileños Rebeca Gusmao (natación) y Fabricio Mafra (pesas), así como del ciclista colombiano Libardo Niño y del beisbolista nicaragüense Pedro Wilder Rayo, fueron confirmados como "positivos" por la ODEPA.

Dos atletas brasileños, un colombiano y un nicaragüense han sido los positivos de dopaje de los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro'07, anunció hoy la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA).

Un comunicado emitido hoy en la Ciudad de México, su sede, la ODEPA, confirmó los dopajes de los brasileños Rebeca Gusmao (natación) y Fabricio Mafra (pesas), así como del ciclista colombiano Libardo niño y del beisbolista nicaragüense Pedro Wilder Rayo, a quienes les retiró las medallas ganadas.

Gusmao dio positivo de testosterona exógena y como consecuencia le retiraron sus preseas de oro en 50 y 100 metros estilo libre, la de plata del relevo 4 por 100 estilo libre y la de bronce de la posta 4 por 100 combinados.

A Libardo Niño le quitaron el metal de plata en la prueba contrarreloj individual, por consumir Epo, a Madra su tercer lugar en la división de 105 kilogramos, por usar testosterona exógena y a Rayo la medalla de bronce, por dar positivo de boldedona.

La Organización Deportiva Panamericana, que preside el mexicano Mario Vázquez Raña, informó que en los juegos continentales participaron 5.623 atletas, de los cuales 1.274 recibieron exámenes de dopaje, 234 de ellos de manera sorpresiva fuera de competencia.

"Como resultado de este riguroso proceso, cuatro atletas arrojaron resultados analíticos adversos lo que constituye una grave violación del reglamento de los Juegos Panamericanos y del Código Mundial Antidopaje", sentencia la nota.

La Organización Deportiva Panamericana comenzó su lucha contra el dopaje desde los Juegos de Caracas, en 1983, cuando hubo siete casos positivos, pero decenas de deportistas, la mayoría estadounidenses, abandonaron el certamen al conocer que serían examinados.

En Winnipeg'99 se registraran 11 dopados y en Santo Domingo'03, una docena, por lo que los cuatro de Río de Janeiro representan una sensible disminución; según ODEPA, los de la ciudad brasileña fueron los juegos más limpios de la historia.
En Imágenes