Deportes

Argentina y Brasil se pierden mientras Uruguay brilla

En un Mundial dónde los sudamericanos parecian aparecer sobre los europeos, las semis marcaron la superioridad de los del viejo continente, aunque Uruguay se metió entre los fuertes e hizo brillar una estrella Celeste.

Diego Maradona dijo en la Copa del Mundo que Sudamérica jamás podría igualar el nivel de los europeos y sus palabras no pudieron cobrar más sentido tras los resultados en los cuartos de final.

Sudamérica fue ampliamente alabada por colocar a cuatro de sus representantes entre los ocho finalistas, uno más que Europa, mientras que el otro representante fue la selección africana de Ghana.

Sin embargo, sólo Uruguay, uno de los equipos que menos pagaba en las apuestas previas al torneo, avanzó a las semifinales.

Pese a que Lionel Messi y Kaká llegaron a Sudáfrica como favoritos para disputar la final, junto a jugadores europeos como Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney, quedaron en el camino tras las decepcionantes derrotas de sus equipos.

Los técnicos Oscar Tabárez de Uruguay, Gerardo Martino de Paraguay y Marcelo Bielsa de Chile se destacaron por su trabajo al cargo de las selecciones. Sin embargo, entre las tres escuadras sólo existe un verdadero jugador de clase mundial, el uruguayo Diego Forlán.

Diego Maradona y Dunga, por otra parte, dejaron fuera a jugadores clave, pese a que las críticas apuntaron a que estos futbolistas podrían haber mejorado el nivel de sus escuadras tal como lo hacen en sus equipos en Europa.

El problema radica en los corazones de los dos grandes de Sudámerica.

"EXITO DE EQUIPO"

"Lo de Uruguay fue un gran logro, con un Forlán inspirado (y) el éxito se fundamentó en el juego de equipo", dijo Osvaldo Ardiles, campeón mundial con Argentina en 1978, en una entrevista con Reuters.

"Argentina empezó muy bien pero después vino la debacle con Alemania. Con los jugadores que tenía pudo haber llegado más lejos. El fracaso más grande fue el de Brasil, después de llegar a Sudáfrica como favorito junto a España", agregó.

Ardiles señaló que Brasil tuvo la posibilidad de formar un plantel lleno de jugadores talentosos como en 1982, pero en cambio armó "un equipo más mezquino y (trató de) ganar".

"Dunga puso sus fichas a las individualidades y le salió mal", resumió el ex campeón del mundo argentino.

Kaká tuvo la compañía de lo que una vez Eric Cantona catalogó como un "equipo de obreros", luego de que muchos de los talentos brasileños fueran marginados de la selección.

Dunga se hizo cargo de la selección tras el Mundial de 2006, con el objetivo de inyectar disciplina en una escuadra percibida como un equipo demasiado mediático y cercano a los hinchas, como en el caso de Ronaldinho.

Sin embargo, en el proceso, Brasil le dio la espalda al estilo y se mostró extremadamente nervioso cuando cometió un par de errores en la derrota de cuartos de final ante Holanda.

Dunga no era el liderazgo que el equipo brasileño necesitaba en ese momento.

Maradona dijo tras la abultada derrota de Argentina por 4-0 ante los alemanes que en sus días como jugador, un futbolista se podía "poner el equipo al hombro", pero que ahora aquellos como Messi y Rooney dependen de sus equipos para alcanzar su mejor nivel.

"Ahora es diferente, creo que nosotros jugábamos mas para uno y el jugador de hoy es más practico, más colectivo, hace todo con un compañero, es la nueva tendencia", sostuvo Maradona.

"Nosotros teníamos jugadores que se ponían el equipo al hombro. Rooney y Messi se darán cuenta cuando el equipo los necesite y estarán disponibles", añadió.

FALTA DE CHISPA

Messi, quien brilló al principio del torneo pero que se fue apagando en el mediocampo con cada partido, le faltó el tipo de protagonismo que Maradona exhibió cuando como capitán llevó a la selección argentina a ganar el Mundial de 1986.

Tabárez tuvo un proceso sin precedentes a cargo del conjunto uruguayo, con un período de cuatro años de preparación para el Mundial.

Argentina, en tanto, volvió al mismo sistema que la llevó a conseguir los dos títulos de su historia, en 1978 y 1986.

"Esperemos que esta actuación en el Mundial nos abra la mente y nos haga pensar que este es el camino para seguir siendo competitivos", remarcó el capitán uruguayo Diego Lugano a Reuters.

En tanto, los otros países sudamericanos han estado haciendo planes, conscientes de que tendrán que hacer su mayor esfuerzo para llegar al próximo Mundial, que tendrá lugar en su propio continente: Brasil 2014.

Colombia volvió a contratar como técnico a Hernán "Bolillo" Gómez, quien estuvo a cargo de la selección de su país en Francia 1998 y luego pasó a dirigir al seleccionado ecuatoriano que se clasificó por primera vez a un Mundial en el 2002.

El uruguayo Sergio Markarián, a cargo de Paraguay entre 1999 y 2002, fue designado como nuevo entrenador de Perú, que finalizó en el último lugar de la eliminatoria para el Mundial de Sudáfrica y disputó por última vez la máxima cita del fútbol en 1982.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|00:39
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|00:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic