Los mercados se derrumban ahora por temor a una espiral inflacionaria en los Estados Unidos

El Merval cayó 2,69%. Acciones y bonos perdieron valor de la mano de un retroceso regional liderado por Wall Street. El buen volumen, una bandera para los pesimistas.

Ha habido días mejores. De hecho, es muy probable que el de ayer se anote en las selectas jornadas donde lo mensurable de la caída resulta poco representativo del mucho más mezquino ánimo inversor. Así están las cosas en el mercado local, que no sólo obedeció a rajatabla las pérdidas que le dictaban tanto el Dow Jones como el Bovespa, sino que las consensuó con un volumen formidable de $ 224 millones. La combinación (caída + buen volumen) es de las más temidas: los inversores pagaron precios bajos para vender su activo y hasta los bonos locales llegaron a perder 2,7%.

Como siempre, una parte de las malas vinieron de afuera. El Dow Jones tropezó 1,29% y el Bovespa que perdió 4,19%(ver página 3).

Para los analistas consultados, lo más preocupante fue el argumento que circuló ayer en los mercados y que reservó altas dosis de pesimismo sobre la posibilidad de que una espiral inflacionaria en Estados Unidos lleve a la Reserva Federal de ese país a no volver a recortar las tasas de interés. Esto generó ventas sobre los activos de riesgo a nivel global, donde lo primero fue, entre otros, Brasil y después, la Argentina.

En la mochila de esta versión financiera de la desesperanza, se arrastraban dos datos claves: los precios al consumidor en EE.UU. subieron 0,8 % en noviembre, su mayor alza en dos años; y la FED de Nueva York dijo que la actividad manufacturera en las fábricas de esa región cayó fuerte.

“Día durísimo”, “contexto malo”, “embates externos”, “desarme agresivo”. Son las etiquetas que dieron aquellos que vivieron la jornada. Claro, había que ponerle una a la caída del Merval de 2,62%.

En el anonimato, uno de los principales operadores de la city señaló que “lo que se ve en el mercado es temor de que un derrape generalizado afecte a todos los sectores y a todos los mercados”. Según esta fuente, lo de ayer podría anticipar el comienzo de una tendencia decreciente y el inicio de numerosas jornadas donde los inversores del exterior buscarían salir de posiciones en emergentes.

Para Emiliano Barbieri, de Bull Market Brokers, “la tendencia bajista de corto plazo amenaza ahora con evaporar los pocos resultados que se habían obtenido durante el año”. Desde El Accionista.com, Jorge Alberti, le dijo a la agencia Reuters que “continúan complicándose las condiciones externas, y en un mercado argentino que no tiene reacción alguna por la falta de compradores institucionales los precios inexorablemente se dejan caer”. En la misma tónica, la gente de Research For Traders visualiza los próximos días como “una tendencia bajista de corto plazo”.

A la hora del saldo, los más dañados fueron los papeles del sector financiero. Los títulos de Banco Francés cerraron con baja del 5,03%, a $ 8,12, en tanto que las acciones de Macro cayeron 2,76 %. En relación con la renta fija, fueron los bonos en dólares los que mayor pérdida experimentaron de manos de los inversores extranjeros. El bono Par en u$s perdió 2,7% y el Discount en u$s cayó 1,7%.

Para los inversores, los datos no son alentadores: la jornada de hoy volverá a debatir si las perspectivas de una mayor inflación en EE.UU. y una menor tasa de crecimiento alejan aún más la posibilidad de un recorte en las tasas de interés.
Fuente Cronista
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 18:48
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 18:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial