Deportes

Nacional y popular

Con el Estado de bienestar en franco retroceso, el seleccionado de España, a diferencia de su país, progresa y aglutina.

JOHANNESBURGO.- Esta España también está cambiando la relación de su población con el seleccionado. Futbolísticamente, el hincha español siempre se sintió más representado por su equipo de club que por el combinado nacional. Para ello influyeron mucho los fuertes regionalismos y las autonomías en que se divide el país. Castellanos, catalanes, vascos, andaluces y valencianos no eran de hacer causa común detrás del seleccionado. Y deportivamente, España tenía un historial de derrotas y promesas incumplidas que la alejaban aún más de la gente. Muchos amistosos de la Roja pasaron inadvertidos en un país que late y se enfervoriza con los equipos de cada ciudad. 

Al estilo Bilardo-Menotti, España también vivió durante años el debate público sobre la escuela de juego más conveniente para el seleccionado. De un lado, Javier Clemente, defensor de una línea más conservadora, eminentemente resultadista. Del otro, Jorge Valdano, con un concepto más audaz, más estético, a partir del control y la circulación de la pelota. La confrontación provocó mucho desgaste y divisiones, entre los referentes futbolísticos y las capas sociales. Lo que arrasó con todo fue la propuesta superadora de Barcelona, de Johan Cruyff en adelante. 

Desde hace un par de años, España empezó a acortar ese distanciamiento con el público. La obtención de la Eurocopa fue un quiebre y el atractivo estilo de juego atrajo miradas y creó fidelidad popular. 

Antes de que el plantel viajara a Sudáfrica surgió otro cortocircuito. Mientras el Congreso anunciaba un plan de ajustes y recortes por 15.000 millones de euros a causa de la recesión económica que afecta al país, se informaba que cada jugador del seleccionado se haría acreedor a un premio de 600.000 euros en caso de conquistar el Mundial. Ningún otro plantel convino una recompensa tan alta. En segundo lugar estaba la Argentina, con 520.000 euros por futbolista. Muchos políticos de la oposición al gobierno de José Luis Zapatero, especialmente los de Unión de Izquierda, calificaron "obsceno" el premio que se pagará, si se tiene en cuenta que las pensiones están congeladas y los salarios son reducidos. Y pidieron la intervención de la Federeación Española de Fútbol, que recibe una subvención estatal. 

En su momento, una encuesta del diario El Mundo reveló que el 93 por ciento de los consultados consideró excesivo el premio. Ante la ola de rechazo que se había suscitado, algunos jugadores están dispuestos a donar parte de la retribución a entidades ONG. Hoy es España, la 9ª economía mundial en términos de PBI, la que encuentra un placebo en el fútbol. 

La gran campaña de España en el Mundial enfrió la controversia económica, como suele ocurrir por el efecto anestesia de los resultados. La gente se vuelca a las calles a festejar los triunfos y hay preparada una multitudinaria fiesta en Madrid para mañana -el plantel se va directo del estadio al aeropuerto de esta ciudad- en caso de que el seleccionado obtenga el título. Los jugadores, en medio de la euforia, no olvidan las dificultades económicas por las que atraviesan muchos compatriotas. El volante Xavi comentó: "Es una época dura. Me alegra que la gente salga a las calles para disfrutar este momento". Expresiones de este tipo se suelen oír en países tercermundistas, en los que el fútbol representaba una válvula de escape a las penurias cotidianas. "Sabemos que hay mucha gente angustiada porque ve afectado el nivel de vida que llevaba. El fútbol no es una solución, pero si alcanza para entregar un poco de alegría e ilusión, creo que habremos cumplido con nuestra misión", agregó el volante de Barcelona. 

El director técnico Vicente del Bosque considera que su equipo está transmitiendo un mensaje integrador: "Aquí, en este plantel hay una unión que es deseable para todo el país. Estas cosas ayuda a que la gente de las distintas comunidades no se radicalice tanto". 

El eje económico quedó desplazado por los valores deportivos y la identidad futbolística con la que se siente representada toda una nación. "Esta generación de jugadores despertó a un país", expresó Fernando Hierro, director deportivo del seleccionado. 

Las históricas dinámicas de España están siendo replanteadas. Hay efervescencias nuevas y preocupaciones que antes no se contemplaban. Con el estado de bienestar en franco retroceso, el seleccionado progresa y aglutina. 

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|03:40
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|03:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic