Deportes

Así se formó el nuevo dream team de la NBA

Conocé detalles de la negociación que le permitió a Miami contar con LeBron James y sus amigos Dwyane Wade y Chris Bosh.

Pat Riley, presidente del Heat, ha sido el genio tras los movimientos que llevaron a James desde Cleveland y a Bosh desde Toronto para unirse a Wade en Miami, demostrando tener un gran poder de convencimiento al lograr que sus estrellas aceptaran menos salario con tal de conseguir un anillo de campeón.
  
Fuentes no reveladas dijeron a la cadena ESPN que James y Bosh firmaron contratos por seis años y 110,1 millones de dólares mientras Wade, con tal de jugar con sus amigos, aceptó un trato de seis temporadas y 107,5 millones.
  
De acuerdo al pacto, en la temporada 2010-2011 James y Bosh recibirán 14,5 millones de dólares y Wade otros 14 millones.
  
Cada jugador aceptó recibir 15 millones de dólares menos durante la vigencia del contrato, pero a cambio tienen de beneficio una cláusula de terminación temprana de su compromiso con el equipo, después de la cuarta temporada en Miami.
  
De acogerse a ese término, los tres podrían regresar a la agencia libre en el verano boreal de 2014.
  
También se conoció que los contratos de Bosh y James se completaron mediante cambios y negociaciones con sus anteriores equipos. De esta forma, el Heat cedió a los Cavaliers, a cambio de James, dos futuras selecciones de primera ronda y otras dos de segunda en los drafts de 2013 y 2015, y dos turnos de primera ronda (2011 y 2012) a los Raptors por Bosh.
  
Raptors y Cavs recibirán además excepciones financieras por valor de 14,5 millones de dólares, lo que les da margen para conseguir en el futuro otros buenos jugadores en la agencia libre.
  
Por lo pronto, y sin haber ganado aún un partido, la Troika Caliente de Miami ya ha recibido nombre de Dinastía en la prensa local.
  
El viernes, unos 14.000 entusiasmados aficionados recibieron a sus nuevos heroes en la Arena American Airlanes de Miami, donde James, Wade y Bosh se comprometieron a ganar el título en la venidera campaña.
  
"Sabemos lo que quieren los aficionados, y no los defraudaremos", indicó James, mientras el público coreaba ruidasamente un estribillo que se ha convertido en grito de guerra en la NBA: "Beat L.A" (Derrotemos a Los Angeles).
  
Los Lakers, con sus astros Kobe Bryant y Pau Gasol, han ganado los últimos dos campeonatos, y cinco en la última década bajo el mando de Phil Jackson, para establecerse como verdadera dinastía en la NBA.
  
Pero Pat Riley está dispuesto a cambiar las tornas, y ya casi tiene amarrada la contratación del escopetero Mike Miller, mientras el sábado se anunció que también está tras el armador titular de los Lakers, el veterano Derek Fisher, quien anda tanteando el mercado en su condición de agente libre.
  
Fisher, importante protagonista en los 5 títulos de los Lakers, tiene programada el lunes una reunión con Riley, quien tratará de mejorar la oferta financiera que el equipo de Los Angeles hizo al armador.
  
Inicialmente se dijo que la cifra puesta sobre la mesa era de 2,5 millones por un año, pero la presión de Kobe Bryant hizo que la gerencia lagunera aumentara esa cifra.
  
Y mientras LeBron era recibido como un redentor en Miami, en su antigua morada de Cleveland ya comenzaron a desmontar el gigantesco mural con su imagen en el centro de la ciudad. Algunos aficionados se desquitaron lanzado piedras al cartelón.
  
También, el sitio web Fathead.com, cuyo dueño es Dan Gilbert, propietario de los Cavaliers, rebajó el precio de las camisetas de LeBron James de 99,99 dólares a 17,41, cifra esta última igual al año de nacimiento del mayor traidor en la historia patria de Estados Unidos, Benedict Arnold.
  
Arnold, nacido el 14 de enero de 1741, fue un general estadounidense que se pasó al bando británico durante la Guerra de la Independencia de Estados Unidos.
  
James ha sido calificado como un "traidor" y un "desleal" por el resentido dueño de los Cavs.
En Imágenes