Deportes

Robben mantiene viva la esperanza holandesa

El volante, ya recuperado de su lesión, es el referente donde recaen los sueños del equipo naranja, que busca alzar su primera copa del mundo cancha.

La apuesta del técnico de la selección de fútbol holandesa Bert van Marwijk, de mantener al lesionado Arjen Robben en el plantel mundialista, resultó ser muy acertada, ya que el delantero se recuperó a tiempo para guiar al equipo "naranja" a la final. 

Robben sufrió una lesión en el tendón del tobillo izquierdo a seis días de comenzar el torneo y no viajó con el equipo a Sudáfrica el 5 de junio, sino que permaneció en Holanda para recuperarse. 

El delantero se reunió con sus compañeros de equipo una semana después y recién fue considerado en el tercer partido por la fase de grupos contra Camerún el 24 de junio. 

Van Marwijk explicó que el pronóstico de recuperación de Robben mejoró el día después de la lesión, por lo que el técnico se arriesgó a mantenerlo en la escuadra. 

La decisión del técnico fue ampliamente apoyada por los jugadores. "Con su propio estilo y cualidades, Arjen tiene algo que los otros no tienen", dijo el delantero Robin van Persie. 

El ingreso de Robben en el segundo tiempo ante Camerún mostró ser decisivo, cuando con un preciso remate que el arquero no pudo contener, Klaas-Jan Huntelaar convirtió el 2-1 con que Holanda venció a los africanos. 

Robben fue titular por primera vez en el partido de octavos de final ante Eslovaquia y necesitó sólo 18 minutos para compensar la paciencia de Van Marwik cuando colocó adelante en el marcador a su equipo con un disparo desde 20 metros. 

"Fue una gran experiencia estar en el campo de juego desde el primer minuto y ser decisivo para el equipo, es una gran sensación", dijo Robben tras la victoria de 2-1 ante los eslovacos. 

El delantero de Bayern Munich no jugó en su mejor nivel ante Brasil, pero aún así se las arregló para estar presente en los dos goles anotados por Wesley Sneijder, y fue un constante dolor de cabeza para la defensa rival, tanto así que Felipe Melo se fue expulsado tras cometerle una falta cuando su equipo ganaba 2-1. 

Robben anotó su segundo gol en las semifinales ante Uruguay, cuando marcó el 3-1 tras un gran centro de Dirk Kuyt. Tres minutos antes, el delantero había participado del tanto de Sneijder, que puso a los holandeses por delante en el marcador. 

Con el genio de Robben concentrando la atención de los defensores rivales, el equipo holandés fue capaz de enfocarse en el juego de equipo que la llevará a disputar la final del 14 de junio en el estadio Soccer City de Johannesburgo ante España. 

(*) Información provista por www.Canchallena.com

Copyright 2010, SA LA NACION
Robben podrá haberse perdido el inicio de la campaña mundialista con Holanda, pero se aseguró un importante rol en la final de mañana. 

En Imágenes