Deportes

El Mundial de los centrocampistas

Los centrocampistas de España y Holanda, los mejores del torneo, han silenciado a cuantos delanteros se han cruzado en su camino. Los delanteros armaron mucho ruido a su llegada y se fueron de mala manera.

Cristiano Ronaldo se largó del Mundial con un escupitajo a la prensa deportiva y, para evitar que la del corazón siguiera sus pasos, anunció que había sido padre. A Messi se le vio llorar dentro del campo y fuera de él por la eliminación de Argentina. A Rooney ni siquiera le quedaron palabras para explicar el fracaso inglés. Tampoco Eto'o y Drogba tuvieron nada que decir pese a jugar en África. Los delanteros armaron mucho ruido a su llegada y se fueron de mala manera, silenciados por el juego de los mejores centrocampistas, como Xavi o Sneijder. Únicamente Villa, junto al alemán desterrado Klose, aguanta el tirón y compite por ser pichichi.

Joachim Löw anunció que la semifinal entre Alemania y España se decidiría en el centro del campo: "Nuestro problema número uno se llama Xavi; el dos, Iniesta". La tesis del seleccionador germano se cumplió sin que encontrara una solución al cuestionario. Alemania goleó a Inglaterra y Argentina a partir de su hegemonía en la divisoria, con futbolistas del calibre de Schweinsteiger, Khedira, Müller y Özil. Pero la ausencia de Müller resultó capital para que Löw no diera con la manera de responder al juego de Xavi, Iniesta, Alonso y Busquets. Vicente del Bosque ni siquiera tuvo que recurrir al renqueante Cesc y aprovechó para refrescar un ratito a Silva.

Alrededor de Xavi, el mejor jugador de la pasada Eurocopa y aspirante a ser elegido el número uno del Mundial, la selección completó, por fin, una actuación de mérito contra el equipo que más y mejor venía actuando en África, Alemania. El seleccionador español consiguió que Busquets y Xabi Alonso mezclaran tan bien como Xavi e Iniesta sin que se debatiera sobre el doble pivote con la misma vehemencia que antes se discutía sobe los carrileros. Al igual que en el Barça, los especialistas se imponen a los polivalentes en una tarea en la que el apoyo de los zagueros resulta capital a fin de que el campo resulte corto y ancho, a gusto de los medios más técnicos.

Puyol y Piqué están acostumbrados a defender desde posiciones avanzadas en el Barça. Prefieren jugar con tensión psicológica y concentración a despejar el balón desde el área de Casillas. Ayudan a los volantes a superar la divisoria con su empuje y, por otra parte, invitan a los delanteros a trabajar como medios en la presión. Pedro se cansó de hacer la goma en el partido contra Alemania. Aunque la Mannschaft no se partió, sus medios quedaron en inferioridad, superados por el juego de entrelíneas de España. Trochowski y Özil acompañaron mucho menos de lo que lo hizo al final Kroos. A los alemanes siempre les faltó un medio para aplicar el plan de Löw. El seleccionador alemán pretendía imitar a Mourinho para que el Alemania-España fuera una repetición del Inter-Barça. No le salió porque, habitualmente, la victoria siempre cae del lado del equipo que más se arriesga con la pelota.

Ahora, el reto de La Roja es superar a la oranje, que presume igualmente de tener una buena línea divisoria. Van Bommel y De Jong se combinan bien con Sneijder y, si es necesario, con Van der Vaart mientras Kuyt ayuda como lo hace Pedro.

"Va a ser un partido muy táctico y tenso", aventuró ayer Bert van Marwijk, el seleccionador holandés, sorprendido porque los españoles "apenas dejaron jugar a los alemanes". Del Bosque, mientras tanto, mantenía la serenidad y la naturalidad de los partidos anteriores. A buen seguro que se guarda una carta táctica porque, a veces, sorprende desde la alineación, como pasó contra Alemania al poner a Pedro, y en otras aprovecha la profundidad de banquillo para cambiar el tono del duelo. Los medios, sin embargo, siempre han sido fijos: Busquets, Xabi Alonso, Xavi e Iniesta, que solo se perdió el partido frente a Honduras. La incógnita está en el delantero que acompañe a Villa.

Holanda-España, Xavi contra Sneijder, los medios al poder, con Villa y Robben como agitadores ofensivos, el uno como punto y final de La Roja y el otro como vedette de los oranje. África, finalmente, le ha venido bien a Europa cuando la Copa pintaba muy cercana a América. Los medios han cambiado el pronóstico.

Fuente: El País.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|11:10
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|11:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016