Deportes

Barcelona es el espejo

España fue marcada por la influencia catalana por el origen y el estilo de sus hombres; siete de los 23 son del club mediterráneo y cinco integran la columna.

JOHANNESBURGO.- Nunca llegó tan lejos España en un Mundial y nunca antes en su plantel había sido tan marcada la influencia catalana, no sólo por el origen de varios de sus jugadores, sino también por el estilo que ellos le impregnan al seleccionado. En contra de lo que indica la historia futbolística de España, los vascos, castellanos y andaluces -otrora componentes del núcleo duro de los planteles- ahora son minoría. Se acabó la furia (aquella que en la cancha fue contemporánea de la Guerra Civil), o está más controlada, y su lugar lo tomaron los estetas, los que conciben el fútbol como una de las ramas del arte.  

En un país con comunidades autonómicas y regionalismos tan fuertes, lo cual provoca no pocas tensiones e insurgentes movimientos separatistas, Cataluña se constituyó en la referencia del equipo de Del Bosque. Soplan vientos del Mediterráneo, con toda su carga poética y sensualidad. A este seleccionado le queda tan bien la camiseta roja como la blaugrana. El diario madrileño As saludó desde su portada el paso a la final con una expresión típicamente catalana: " Visca [Viva] España", en referencia y reconocimiento al gol de Puyol.  

¿Dónde y cuándo nace esta España? El origen se puede ubicar en la conquista de la Eurocopa 2008, en la que el exquisito volante Xavi fue elegido el mejor jugador del torneo. En Austria se sembró la semilla del juego asociado, el toque, la posesión, la prevalencia de volantes que toman la pelota y se hacen dueños de la iniciativa y marcan el ritmo del partido. Esa idea se acentuó en los últimos dos años a partir del formidable Barcelona de Pep Guardiola, bicampeón de la Liga Española, de la Liga de Campeones 2009 y del Mundial de Clubes.  

España fue tomando cada vez más cosas de Barcelona, en concepto de juego y en las convocatorias de futbolistas. El maridaje se hizo más intenso. Siete del plantel de 23 son del club mediterráneo; cinco integran la columna vertebral del equipo: los zagueros Piqué y Puyol, y los mediocampistas Busquets, Xavi e Iniesta; quedan el delantero Pedro, titular ante Alemania y habitual agitador del ataque por su descaro y velocidad, y el arquero Valdés, citado por primera vez para el Mundial, con méritos de sobra para un puesto en el que Casillas es un líder indiscutido desde hace años. Muchos se preguntaban cómo Valdés no había estado antes. Debido a su estupendo nivel no se quería forzar una fuerte competencia interna con un inamovible como Casillas, pero Del Bosque finalmente optó por contar con los mejores y descartó a suplentes subalternos. Barcelona, poco antes de comenzar el Mundial, compró al goleador David Villa. Pero ésa es harina de otro costal, es materia del mercado de transferencias, donde Barcelona refuerza su proyecto de base.  

A esos siete hay que agregar el volante Cesc Fabregas, criado en las inferiores de Barcelona y captado desde muy joven por Arsene Wenger para Arsenal, donde potenció las cualidades de centrocampista versátil que mostraba en La Masía, cuna y escuela de los grandes valores de Barcelona. De allí también surgió el segundo arquero, Pepe Reina, que atajó en primera para el conjunto culé entre 2000 y 2002, para luego pasar a Villarreal y Liverpool. El lateral izquierdo Capdevilla nació en Cataluña, pero no tiene antecedentes con la entidad blaugrana. Con respecto a la Eurocopa de hace dos años, los nuevos barcelonistas que se incorporaron para el Mundial son Piqué, Busquets, Pedro y Valdés. La expansión del conjunto les abrió paso a la lista nacional.  

En la formación habitualmente titular hay tres representantes del otro gigante, Real Madrid: Casillas, Sergio Ramos y Xabi Alonso. Pero más allá de la comparación cuantitativa, lo sustancial pasa por el carácter y el espíritu de juego que inyectan los futbolistas del Barcelona. El origen de ellos no se empieza y acaba en un mero sello nominal; en ellos va una huella profunda e indeleble adquirida en La Masía, el centro de formación y residencia de miles de niños que ya cumplió 30 años. En esa academia se forjaron Guardiola, autor intelectual del último gran Barcelona, y Lionel Messi desde que llegó de Rosario con 13 años.  

Aun con las diferencias lógicas entre un jugador y otro, los de Barcelona que están en el seleccionado comparten un patrón: son ambiciosos y de mentalidad ganadora, transmiten fuerte personalidad y hacen de la pelota el instrumento de dominación sobre el adversario.  

Hasta la victoria sobre Alemania en las semifinales, el mejor puesto histórico de España en los mundiales era el 4° de 1950. Un plantel marcado por los vascos Zarra, Piru Gainza, Igoa, Ignacio Eizaguirre. Sesenta años después, España se inspira en Cataluña para intentar ser campeón por primera vez.  

  • Vestido de azul en la gran final
    El seleccionado español jugará con la camiseta alternativa, de color azul, la final de pasado mañana con Holanda. Con esa vestimenta, el conjunto de Vicente del Bosque venció a Paraguay por 1-0, por los cuartos de final, con gol de David Villa.

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|01:28
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic