Combustibles: Estados Unidos encara reformas por vía legislativa

La cámara de diputados pasará esta semana normas que obligarán a las automotrices a mejorar 40% en trece años la eficiencia de sus vehículos. Hacia 2020, en efecto, el tope promedio será 35 millas por galón. O sea, seis kilometros por litro.

En general, la propuesta se parece a la aprobada meses atrás en el senado. Por entonces, Detroit se oponía estruendosamente. Su argumento central no ha variado en decenios: carece de la tecnología y los recursos financieros necesarios para alcanzar esa meta. En otras palabras, continuará el ingreso o la fabricación local de marcas orientales y europeas –dos cosas que la industria detesta-, mucho más eficientes en combustible.

No obstante, las compañías habían abandonado su histórica oposición frontal a toda economía en el consumo poco antes de que el senado aprobase su versión de la ley. Pero sólo para proponer una alternativa mucho más débil que la actual. Desde mediados de año, en efecto, los presidentes ejecutivos de General Motors, Ford Motor y Chrysler hicieron un sostenido cabildeo personal. La relativa lenidad del proyecto pasado por los representantes indica que sus esfuerzos tuvieron algo de éxito, aunque no mucho.

El compromiso surgió tras días de arduas negociaciones y fue fruto de dos operadores. Una, Nancy Pelosi (jefa de la cámara), demócrata por California. Otro, John Dingell –demócrata, Michigan-, principal apoyo de las automotrices en el Capitolio. La propuesta debe sortear diputados esta semana, si bien el senado insiste en cambios, pues la versión de diputados omite unos US$ 16.000 millones en impuestos sobre la actividad petrolera, iniciativa que George W.Bush (hombre de este sector) amenaza con vetar.

Sea como fuere, la propuesta de los representantes forzará cambios, aunque se tome trece años. Para 2020, sospechan algunos observadores, las reservas mundiales de hidrocarburos estarán en plena fase declinante. Por ende, bienes de uso como los autos deberán haberse replanteado como consumidores de combustibles fósiles. Dejando eso de lado, las automotrices tienen desde 1984 un tope de 27,5 galones por milla (cuatro litros por kilómetro) para vehículos livianos y 22,2 mpg (3,8 litros/km) para utilitarios deportivos y similares.

Según este compromiso, las empresas mantendrán las distinciones entre tipos de vehículos, pero la media combinada será de seis kilómetros por litro de nafta. A criterio de Pelosi, “es un avance considerable en los esfuerzos por la seguridad en combustibles y crea bases para seguir adelante en 2008”. La diputada confía en que los ambientalistas apoyen la propuesta. Por el contrario, las tres grandes de Detroit insisten que cumplir con las nuevas normas les insumirá miles de millones y “privará al usuario de opciones”.

Sin embargo, aun con las reformas jurídicas, EE.UU. seguirá a la zaga de otros países en cuanto a uso eficiente de combustibles. Por ejemplo, las compañías de la Unión Europea debe promediar hoy mismo 6,8 litros por kilómetro (o sea, 40 mpg). Ello explica que sus automóviles sean más chicos y menos potentes. Vale decir, consumen menos combustible y emiten menos dióxido de carbono.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 04:50
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 04:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho