¿A cada era le corresponde una religión diferente?

Una de las metáforas astrológicas más importantes que hay en la Biblia se asocia a las Eras, ciclos debidos a la precesión de los equinoccios y que pudieron haber definido las diferentes religiones. Aquí, una interesante nota al respecto.

Créase o no, el culto al buey Apis tuvo lugar en la Era de Tauro; en Aries surgió el judaísmo, cuyo emblema es el Carnero; y en Piscis, el cristianismo, simbolizado por el pez.

Las Eras astrológicas parecen tener una relación directa con las religiones, que "re ligan" al hombre con el cosmos, según el antiguo principio hermético que dice: "Como es arriba es abajo".

El astrónomo griego Hiparco de Nicea (190 a 125 AC) descubrió que cada 2.160 años, por variaciones en la inclinación del eje terrestre, el amanecer del equinoccio de primavera se producía en la constelación inmediata anterior y a eso le llamó precesión.

El corrimiento hacia atrás del punto vernal es muy lento: sólo un grado cada 72 años. Como cada signo tiene 30 grados, demora 2.160 años en recorrer cada uno y por lo tanto, unos 25.920 años en pasar por los 12, tiempo que se conoce como el Año de Platón.

Cada uno de estos períodos parecen haber marcado el nacimiento, maduración y caída de las distintas creencias.

Es probable que el nacimiento de Jesús, en el supuesto año 1, haya señalado el comienzo de la actual Era de Piscis, que debería terminar hacia el 2160, dando paso a la Era de Acuario.

También es posible que la Era de Aries haya comprendido el período que va entre el año 2160 antes de Cristo y el año 1; y que entre el 4320 AC y el 2160 AC, haya transcurrido la Era de Tauro.

Por supuesto, entre una y otra Era, no hay un corte abrupto: los aires del nuevo tiempo se sienten varios siglos antes, mientras se percibe el agotamiento de la que está en curso.

Por ejemplo, se supone que el Mayo Francés, el movimiento hippie y la liberación femenina, fueron preanuncios de la Era de Acuario, y que la actual recesión económica o una futura guerra mundial, marcarán el principio del fin de la Era de Piscis.

Cuando el punto vernal se hallaba en Tauro, en Egipto se le rendía culto al buey Apis; en Creta, al Minotauro; en Fenicia, a Baal; y en Cartago, a Baal-Moloch (los tres eran hombres con cabeza de toro); en India se adoraba a la vaca sagrada y en Persia a Mitra, quien capturó, domó y luego mató a un toro.

Cuando el punto vernal comenzaba a recorrer Aries, los judíos adoraron al becerro de oro al pie del Sinaí, para ofuscación de Moisés, que bajaba con las tablas de la ley.

El becerro era un torito y su idolatría, un intento de continuar en el pasado; Moisés, en cambio, representaba el advenimiento de la nueva Era de Aries o del Carnero.

Moisés ordenó que el primer mes del año fuera santificado como mes de Pascua y celebrado con la comida de un carnero; los judíos, aún hoy, soplan el shofar, que es un cuerno de carnero; y un carnero fue sacrificado a cambio de un niño.

La furia de Moisés por la adoración del becerro significaba que todos debían dejar la vieja Era de Tauro y entrar en la de Aries. En Persia, Mitra mató al toro, simbolizando lo mismo.

El regente de Aries es Marte, el dios de la guerra y fueron aquellos los tiempos en que Roma se convirtió en un imperio fabuloso conquistado por la fuerza de las armas.

Cuando el punto vernal estaba a punto de dejar Aries y entrar a Piscis, nació Cristo, el pez Ichthus, iniciales de Iesous Christós Theou Uiós Soter (Jesucristo hijo de Dios, salvador).

Jesús multiplicó peces y panes, llamó a sus discípulos "pescadores de hombres" y comió pescado en la Pascua; la mitra de los obispos y la tiara del Papa tienen forma de cabeza de pez.

En Lucas 22:10, cuando sus discípulos le preguntan dónde harán la Pascua, Jesús dice: "Cuando entren en la ciudad, encontrarán un hombre sosteniendo un cántaro de agua, síganle a donde entre." El símbolo de acuario es un hombre con un cántaro y la frase significaría que cuando el Sol deje Piscis (Jesús) sobrevendrá la Era de Acuario.

En Mateo 22.20, Jesús dice: "Estaré contigo hasta el fin del mundo", pero al parecer es una mala traducción. Según Rey James, la palabra usada no fue mundo, sino "aeon", que significa "Era".

Podría deducirse de allí que la personificación pisciana solar de Jesús, terminará cuando el Sol entre en la Era de Acuario, es decir, en el venidero año 2160.

Y por tanto, que el concepto apocalíptico del fin del mundo no sería tal, sino el fin de una Era, y quizá del cristianismo.

Fuente: Ana María Berolini, Télam
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó1/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:54
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016