Deportes

La fiesta: una marea roja de alegría con foco en Madrid

Miles de personas disfrutaron en la capital de España frente a una pantalla gigante la clasificación a la final. El cántico "A por ellos, oé!" a todo volumen y el estruendo de los bombos se apoderó de una marea de hinchas. En Barcelona, no hubo festejos.

Miles de personas estallaron de júbilo en la explanada del estadio Santiago Bernabeu de Madrid tras la victoria de España ante Alemania (1-0) en semifinales del Mundial y su pase a la final, mientras en Barcelona la alegría era mitigada y en Mallorca los alemanes se lamentaban. 

El cántico "íA por ellos, oé!" a todo volumen, el pitido de las vuvuzelas, las banderas de España ondeando al viento y el estruendo de los bombos se apoderó de una marea de hinchas que acudieron a presenciar el partido en una zona al aire libre acondicionada al lado del estadio del Real Madrid bajo un fuerte dispositivo policial. 

"Estamos eufóricas, "con mucha alegría en el cuerpo", "nos merecíamos ganar", coreaban con alegría Julia y Nuria, de 18 años, mientras a su lado un joven se lanzaba al suelo de alegría, un perro daba saltos y otras eran atendidas por los servicios de socorro. 

"Sí, sí, sí, este año sí", "yo soy español, español, español", "Villa, Villa, Villa, Villa maravilla" y "España, España, España" son algunos de los estribillos que coreaba la hinchada para celebrar el pase de España a la final, frente a Holanda, por primera vez en su historia. 

Los petardos con humo rojo celebraron el gol de cabeza de Puyol, mientras los aspersores trataban de refrescar a la afición con una temperatura sofocante durante el partido, de unos 36 grados. 

En Barcelona, capital de Catalunya, región de fuerte sentimiento nacionalista, algunos petardos y pocas bocinas de coches sonaron en el centro de la ciudad, a pesar de que en la Roja son titulares la mayoría de los jugadores de Barcelona. 

La céntrica plaza de Cataluña, que ante similares proezas del Barça se suele llenar de gente, estaba como cualquier día corriente 25 minutos después de finalizado el encuentro. 

Algunos jóvenes, surgidos de los bares donde vieron el partido, se fueron dispersando con algunos gritos de "España, España", pero sin las grandes algarabías que se registran con las proezas del club local. 

Joan Giar, hincha del Barça, se lamentaba "que dure tanto la Roja". "Tendría que terminar de una vez por todas, así los jugadores del Barça pueden irse de vacaciones y descansar, que nos espera una temporada dura". Sin embargo, por primera vez en mucho tiempo se vieron algunas banderas españoles en antenas de taxis, alguna moto y algún hombro a modo de mantilla. 

Mientras, en Palma de Mallorca, en las islas Baleares, la colonia alemana residente allí y los miles de turistas de ese país no escondía su decepción. 

"íNein!" (no, en alemán), se oyó en Playa de Palma de boca de los aficionados teutones cuando Puyol marcó el gol que dio la victoria a España 

"Perdimos contra España en la Eurocopa 2008, ahora hemos perdido contra ellos en el Mundial: dos veces en dos partidos importantes es demasiado", se quejaba Judith, una alemana de 18 años. 

"Ahora por lo menos tenemos que ganar a Uruguay por el tercer puesto", suspiró tras ver el partido en el restaurante Deutsche Eck (el rincón alemán), en la "Bierstrasse" (calle de la cerveza) de Playa de Palma, ataviada para la ocasión con numerosas banderas alemanas y españolas. 
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|09:14
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|09:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016