Deportes

Grondona cede la iniciativa a Maradona

El dirigente, que continúa en Sudáfrica por su condición de vicepresidente de la FIFA, intuye que el entrenador renunciará solo; es una estrategia para no asumir el costo político de echar a un ídolo popular.

JOHANNESBURGO.- Julio Grondona, que permanece en Sudáfrica en su condición de vicepresidente de la FIFA, decidió no hacer declaraciones a la prensa, pero igual no deja de atender su teléfono para decirle a cada uno que lo contacta -a un promedio de siete cronistas o productores por hora- que se llamó a silencio público y no hará excepciones con nadie. Con los que tiene más confianza se excusa con la broma de que el hermetismo se lo recetó su médico para preservar el estado de salud. "A los 78 años no puedo seguir peleándome con medio mundo", se justifica.  

El presidente de la AFA se guarda sus pensamientos y sensaciones sobre el futuro del seleccionado argentino. Públicamente no dice una palabra sobre si le ofrecerá o no la renovación del contrato a Diego Maradona. Si está conforme con la campaña del seleccionado en el Mundial. Si ya tiene in péctore al que va a ser el nuevo director técnico. Por ahora todo es misterio y lo seguirá siendo por varios días. Grondona no quiere apurarse y ni siquiera tomará una decisión cuando, el lunes próximo, regrese a Buenos Aires. Por ahora hay más preguntas que respuestas, más conjeturas que definiciones.  

La situación no es muy diferente de las eliminaciones de la Argentina en los últimos dos mundiales, cuando terminaron los contratos de Marcelo Bielsa y José Pekerman. En ambos casos se tomó un tiempo para decidir lo que creía conveniente. Con el rosarino acordó una renovación varias semanas después de la eliminación en la primera rueda. Con Pekerman mantuvo una charla en la que el DT le ratificó lo que había anunciado minutos después de la eliminación por penales ante Alemania: su ciclo estaba terminado.  

¿Tiene Grondona una posición tomada sobre la continuidad de Maradona? Por ahora su estrategia no es tomar la delantera, sino dejar que Maradona dé el puntapié inicial. "Si él [por Maradona] quiere seguir, seguirá. Lo que Diego decida estará bien. Se lo ganó", se le oyó a Grondona, que en su círculo íntimo desmintió el rumor periodístico de que estaba disconforme con lo hecho por el entrenador.  

Maradona hasta ahora no se decantó por una posición. Envió algunos mensajes en el sentido de que su ciclo estaba cumplido, pero también se entusiasma con el apoyo que recibió de varios referentes del plantel, del multitudinario recibimiento en Ezeiza y de los consejos de su familia para aceptar una segunda oportunidad.  

En el caso de que Maradona esté dispuesto a dar un paso al costado, ¿Grondona lo convencerá de lo contrario? "Yo no lo convenceré de nada, yo sólo le preguntaré qué quiere hacer", confió el presidente de la AFA. Esto refuerza la teoría de que el dirigente le cederá la iniciativa a Maradona. ¿Será porque ya conoce el final? ¿Acaso ya sabe que el ex N° 10 no tiene fuerzas para seguir, entonces deja que se vaya solo y así no asume ningún costo político y popular de su salida? Una estrategia similar adoptó cuando le ofreció el puesto a Carlos Bianchi, que no es santo de su devoción, a sabiendas de que el Virrey lo iba a rechazar, pero de esa manera cumplía con el deseo de buena parte de la gente. Grondona está enfrentado con la prensa, que es la que más cuestiona la gestión de Maradona, que encuentra más aceptación entre la gente.  

Grondona, por el momento, no quiere que le hablen de otros candidatos para conducir al seleccionado. Cuando alguien le mencionó la posibilidad de Miguel Angel Russo, Alejandro Sabella o Ramón Díaz, le contestó socarronamente: "Sí, en mi ferretería tengo algunas vacantes que cubrir". No quiso ser peyorativo con las capacidades de esos tres entrenadores, sino que pretendió demostrar que por su cabeza no pasa ningún nombre. Ni siquiera el de Gerardo Martino: "Yo se lo recomendé a los paraguayos", se ufanó, sin agregar una palabra.  

Sobre el rendimiento del seleccionado en el Mundial, Grondona considera que el equipo no tuvo resto físico en los últimos 20 minutos frente a Alemania, con lo cual exime de mayores responsabilidades a Maradona y deposita la carga en otro sector del cuerpo técnico. Es un incondicional defensor de Lionel Messi (todavía no le perdona a Pekerman que no lo haya puesto ante Alemania en los cuartos de final de 2006) y cree que el resto del equipo no supo aprovechar que el delantero de Barcelona atrajera a más de un marcador.  

Cuando Alfio Basile dejó el seleccionado, Grondona tuvo muy en cuenta los consejos de sus hijos, Humberto (director técnico) y Julio (presidente de Arsenal), para ofrecerle el cargo a Maradona. Por estos días no está muy contento con la exposición pública de Humberto, al que le resta crédito como vocero de sus pensamientos. No comparte varias de sus declaraciones a la prensa. Le prestará más atención a lo que diga Julio. Esta historia empezó en Sudáfrica, pero continuará y tendrá final en Buenos Aires. Restan muchos más capítulos.  

  • Segura también deja el camino libre al DT
    El secretario de selecciones nacionales de la AFA, Luis Segura, confió que la continuidad de Diego Maradona "depende de él", y estimó que "lo ideal sería que termine su contrato", que vence tras la Copa América que se disputará en nuestro país el año próximo.

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|07:27
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016