Deportes

Mancuso: "Se me hace difícil pensar que Diego se baje"

El ayudante de campo y amigo de Diego Maradona habló de todo y dejó sus sensaciones acerca de la eliminación argentina y del futuro de la Selección. Habló de la tristeza de Messi, desestimó un enojo de Verón y fue clarito: "El primer gol de Alemania nos dejó locos", confesó.

Alejandro Mancuso es la mano derecha de Diego Maradona, su amigo y, como si fuera poco, su ayudante de campo en la Selección Nacional. Por eso, su palabra era una de las más requeridas para explicar la eliminación del Mundial a manos de Alemania y para tratar de ponerle algo de claridad a un futuro que aparece bastante difuso.

"Conociéndolo a Diego, se me hace muy difícil pensar que él quiera bajarse después de no conseguir el objetivo de ganar la copa del mundo. No podemos tirar abajo todo lo que se hizo bueno. Hemos crecido mucho a nivel grupal", explicó.
"Uno ya conoce bien a cada jugador, cómo funciona ante una situación adversa. Si toma la decisión de quedarse, hoy mismo hay que empezar a trabajar con lo que viene", destacó Mancu, como lo llama Diego.

En declaraciones a Radio Del Plata , el ex Boca consideró que "hay que tener la tranquilidad de urgentemente trabajar en el déficit que tuvimos y reafirmar las virtudes. Lo que hay que destacar es que el trabajo que se hizo en Pretoria fue muy bueno, el profesionalismo de los jugadores fue muy bueno", resaltó y, sobre la continuidad, insistió en que "es un tema que lo va a definir Diego" y adelantó que en las próximas horas habrá reunión con el cuerpo técnico "para analizar todo lo que fue, paso por paso".
El ex jugador explicó que: "Estábamos muy ilusionados porque habíamos hecho un gran trabajo en Pretoria y estábamos a un pasito que era nuestro objetivo de entrar entre los primeros cuatro del mundo".

Asimismo defendió al cuerpo técnico, acusado de “improvisar” frente a los teutones: “La conclusión que nosotros sacamos era seguir y continuar con esta línea porque queríamos aprovechar el momento de los jugadores. Lógicamente que pensamos el hecho de armar un 4-4-2, pero nos decidimos por esto", reafirmó.

También se expresó sobre Lionel Messi y Juan Sebastián Verón: "Lo que a mí me pasó con Messi en el vestuario fue increíble. Lo vi totalmente destrozado, con una angustia que me hizo acordar a mi hijo, que tiene 13 años. Una pena terrible. Él era el primero que quería hacer las cosas bien", respaldó a Lio. "Lo que pasa es que no podemos depender siempre de un jugador. El equipo lo tiene que respaldar. El equipo entró en un pozo en el que no lo pudo levantar y Leo no pudo resolver el problema en el cual nos metió Alemania. Sacando ese partido, la ayuda era recíproca", completó.
Sobre la Brujita explicó: "En el primer partido terminó cargado. Diego no lo quiso arriesgar para el segundo, y después contra Grecia volvió a jugar. Contra México tuvo una participación en el segundo tiempo, y con Alemania se decidió el dibujo táctico del que hablábamos antes”, tiró y aseguró que “nunca hubo ningún problema, y nosotros lo que tenemos es agradecimiento a los 23 jugadores que tuvimos".

Otro aspecto que Mancu se encargó de aclarar es la supuesta merma física de los players: "Los jugadores estaban bien, los vi bien. No jugaron prórroga. Para mí, en lo personal, no fue un tema físico sino de un desorden táctico que tuvimos. Entonces vos empezás a correr atrás de la pelota, en lugar de tocar y pasar. Entonces parece que nos superaban físicamente", justificó.

También destacó el rol de Julio Grondona tras la dura caída: "Estuvo en el vestuario, habló con Diego y tuvo una actitud de total apoyo en un momento muy difícil. Habló con Diego y habló muy bien la verdad" y que no hubo ningún problema con Carlos Bilardo: “tuvimos una convivencia de hablar todos los días. Pasamos 35 días muy buenos, porque Carlos tiene mucha experiencia. Cuando nosotros estábamos tensionados él ponía calma y tranquilidad. Los vi muy bien, con un diálogo muy abierto", dijo sobre la relación entre Diego y Carlos.

En un pasaje de la extensa charla, el ayudante de Diego blanqueó que el 1-0 de Thomas Müller le causó mucha bronca al cuerpo técnico: "Quedamos locos con el (primer) gol que nos hace Alemania. Lo hemos practicado, hemos visto videos, dónde cae el centro, dónde cae la pelota… cuando ves que todo se da como lo viste, te entra una cosa en el pecho… De la misma forma en que la jugada contra Nigeria salió tal cual la practicamos, nos pasó esto con Alemania", explicó.

"El fútbol argentino tiene que volver a creer en los marcadores de punta, en los enganches. Desde lo estructural, hay que cambiar un montón de cosas. No puede ser que se tengan que utilizar centrales para marcar el lateral porque no haya uno que tenga la calidad que buscamos. Como cuerpo técnico no nos gusta improvisar. Nos gusta tener a los jugadores donde mejor se sientan", concluyó.
En Imágenes