Deportes

Los nombres para el futuro

Con Diego Maradona o sin él en la conducción, el equipo ya debe estacionar su mirada en Brasil 2014; quiénes podrían continuar, quiénes deben resignar su lugar y cuáles son los apellidos que suenan a la hora de hablar de un recambio.

PRETORIA.- Siempre una derrota deja heridas, pero en este caso no paraliza. La renovación de apellidos en algunos casos será imprescindible, y en otros, natural. La Argentina siempre entrega señales de vitalidad en la aparición de buenos jugadores y volverá a ocurrir, pero es cierto que ya sin la prepotencia de antes. Otra anticipada eliminación del seleccionado obliga a estacionar la mirada hacia Brasil 2014. La onda expansiva del cachetazo alemán es muy reciente y en el futuro aparecen signos de interrogación, sin ir más lejos develar si Diego Maradona continuará o será necesario nombrar otra conducción. Se abrirá una nueva frontera en materia de jugadores elegibles para el seleccionado. En los últimos 20 meses, la movilidad en las convocatorias fue intensa y desprolija. Como una tómbola que nunca despertaba pertenencia.  

Más allá del retiro anunciado de la selección de Juan Sebastián Verón, para el resto que estuvo en Sudáfrica habrá que señalar dos escenarios temporales: para lo inmediato, la madurez de varios puede seguir siendo aprovechable, como Mascherano, Jonás Gutiérrez, Tevez y desde luego Messi. Pero para el largo plazo, que tiene como prioridad el Mundial de Brasil 2014, Palermo, Pozo, Diego Milito, Samuel, Heinze y Garcé deberán dejarle lugar a un ala innovadora. Se cierran puertas, se cumplen ciclos y se motorizan ilusiones. A la mesa del fútbol le faltan condimentos si sobre ella no se arrojan nombres propios.  

Arqueros  

El último acto en Sudáfrica no resultó convincente, pero Sergio Romero (foto), con 23 años, mantendrá las puertas abiertas de la selección. El futuro lo espera en un puesto que suele premiar con actuaciones más solventes a medida que se asimilan los años. Mantenerse en el fútbol europeo le agregará roce internacional; una apuesta para creer, con apenas 11 partidos en la selección. Mariano Andújar podrá seguir relegado a una opción complementaria, mientras que Diego Pozo, con 32 años, sólo fue una apuesta local del ciclo Maradona y no tiene proyección.  

Defensores  

Los tiempos se agotan para Walter Samuel y para Gabriel Heinze, ambos con 32 años. Aún vigentes, no dudarán en ponerse al servicio de la selección para desafíos a corto plazo como la Copa América del año próximo o hasta la apertura de las eliminatorias, pero Brasil 2014 no les hará lugar. A Nicolás Burdisso (foto) siempre le dejará el crédito abierto su condición de versátil rottweiler defensivo; siempre listo para dar una mano. Martín Demichelis ofreció la versión más descolorida de la retaguardia y no pudo regalarse el Mundial que cuatro años antes no había tenido la oportunidad de jugar; aceptar sus límites y no confiarse en un abanico de virtudes que no es tan generoso como él cree lo ayudaría a afirmarse. Nicolás Otamendi todavía no completó su etapa formativa y por eso cuenta con margen para evolucionar; en algún momento, saltará a Europa y eso le pulirá sus condiciones. Clemente Rodríguez podrá ser una opción pasajera para cualquier DT, y Ariel Garcé cumplió un sueño y justificó un capricho. Nada más.  

Volantes  

Javier Mascherano (foto) también será una bandera del nuevo ciclo. Debe recuperar el nivel que hace un tiempo extravió en Liverpool, pero es un símbolo imprescindible. Le duele perder, un rasgo que le da entidad en la selección. Tal vez salir de la Premier League le permita oxigenarse. Ángel Di María y Javier Pastore reúnen atrevimiento y juventud, una saludable propulsión para no perderles el rastro. El volante de Benfica pasó sin conformar por el Mundial, pero su vertical gambeta por la izquierda va a reaparecer. Pastore ya impresionó con sólo una temporada en el calcio , en Palermo; su desfachatez atrapa.  

Mario Bolatti se encontrará con demasiada competencia en el puesto, mientras que Maxi Rodríguez es un utilitario que amenaza con ya haber ofrecido su mejor versión. Jonás Gutiérrez puede desempeñar algún papel de reparto porque su dinámica cotiza alto en el fabril fútbol actual. Para Juan Sebastián Verón se trató de la peor despedida que se podía imaginar de la selección: llegó como emblema y se fue molesto por la puerta de atrás.  

Delanteros  

Lionel Messi (foto) no cierra la herida ni la cuenta pendiente con la selección, pero al jugador más desequilibrante del mundo es inútil discutirlo. Siempre lo acompañarán las desproporciones entre los elogios y las críticas, pero es diferente. Replicarlo en la selección seguirá siendo su desafío y, también, la esperanza. Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero pertenecen a la elite europea y ofrecieron copiosa productividad en sus clubes. La selección les seguirá haciendo lugar, pero les exigirá otro carácter y compromiso. El orgullo deportivo de Carlos Tevez siempre será valorado, aunque ojalá consiga recuperar la chispa entre tanto barullo. Diego Milito tal vez pase por el diván: llegó al Mundial con 31 años en el mejor momento de su carrera, pero en la selección volvió a desperdiciar otra oportunidad. Martín Palermo debe ser el más feliz entre los 23: grabó otro capítulo para su película, que se está por terminar de rodar.  

A prestarles atención  

Juan Pablo Carrizo (foto), ahora de vuelta en River, y Oscar Ustari pueden volver a justificar todo lo que se decía y esperaba de ellos. No se olvidaron de atajar. Este puesto abre oportunidades. Habrá que observar cómo Fabián Gabbarini continúa su línea de crecimiento.  

La zona de zagueros propondrá una renovación, entonces por qué no poner la lupa sobre Ezequiel Garay (Real Madrid, foto), Federico Fazio (Sevilla) y Nicolás Pareja (Espanyol), instalados en Europa desde hace varias temporadas. A Matías Caruzzo habrá que medirlo en su salto a Boca. A Marcos Angeleri también convendrá seguirlo en Sunderland, donde acaba de desembarcar. El permanente problema de los laterales habrá que asumirlo de una buena vez y, además de Angeleri, Emiliano Insúa y Pablo Zabaleta podrían abrir el reposicionamiento del puesto. Javier Zanetti se merece el partido homenaje.  

Esteban Cambiasso no tendría que faltar, por lo menos en el comienzo, de un ciclo que busque identidad colectiva. Ever Banega (foto) y Fernando Gago no han dejado de ser dos calificados pretendientes. José Sosa tendría que haber estado en Sudáfrica y a Diego Perotti (Sevilla) valdrá la pena mirarlo con detenimiento. Como a Sebastián Blanco y a Facundo Bertoglio, antes de que integren alguna ola migratoria. Lucho González está en condiciones de ofrecer soluciones a corto plazo. ¿Juan Román Riquelme? Se reabre el debate? Con 32 años, dependerá de que no siga Maradona y el nuevo DT muestre un paladar que se adapte a la singulares condiciones del 10 de Boca.  

La zona de la cancha más potente y prolífica del fútbol argentino, igual cuenta con pretendientes en lista de espera. Lisandro López (foto), Javier Saviola, Ezequiel Lavezzi, Lautaro Acosta, Mauro Boselli... sólo se tratará de acertar en la elección en medio de la dificultad de la abundancia.  

  • Estos son los números de Leo Messi
    Las estadísticas finales con las que se despidió Messi del Mundial: jugó 450 minutos, remató 30 veces al arco, recibió 15 infracciones y cometió 3, hizo 337 pases, con un 72% de aciertos, recorrió un total de 41,85 kilómetros y la velocidad máxima que alcanzó fue de 28,72 km/h. Pero el dato más significativo es que se marchó de Sudáfrica sin convertir goles. Después de ocho partidos por mundiales, entre 2006 y 2010, sólo anotó un gol: a Serbia y Montenegro.

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (1)
8 de Diciembre de 2016|21:22
2
ERROR
8 de Diciembre de 2016|21:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LOS QUE DEBEN RAJARSE SON LA BANDA GRONDONA-MARADONA
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic